Análisis

Crítica de Horns con Daniel Radcliffe

Por Raquel Hernández Luján
-

CRÍTICA DE: Horns - DIRIGIDA POR: Alexandre Aja - PROTAGONIZADA POR: Daniel Radcliffe, Juno Temple, Max Minghella, Kelli Garner, Joe Anderson y Sabrina Carpenter.ARGUMENTO: Merrin aparece muerta y su novio Ignatus Perrish es el único sospechoso. En el aniversario de su muerte suceden cambios en su vida que le llevarán a buscar la venganza.

Horns es una película de profundas contradicciones, empezando por la propia presentación del personaje: Ig, a quien da vida un Daniel Radcliffe entregado en cuerpo y alma a deshacerse de una vez por todas del sambenito de Harry Potter.

Él ha estado enamorado de Merrin (Juno Temple) toda la vida y su historia de amor empezó siendo críos, pero cuando es asesinada él es el principal y único sospechoso. Las cosas se complican cuando empiezan a salirle unas protuberancias en la frente que pronto se revelan como cuernos. Más allá del cambio físico o su interpretación metafórica, desde ese momento tendrá la capacidad de descubrir los secretos de cualquiera que le toque (¡menuda carga sobre sus hombros!).

La mirada de Alexandre Aja (Las colinas tienen ojos) es siempre un punto de vista interesante, sobre todo cuando, como en este caso, parte de un material tan curioso como la novela del mismo título de Joe Hill, el hijo de Stephen King y por lo que se ve, heredero del gusanillo del terror de tintes fantásticos.

Fotografía, efectos especiales e interpretaciones se conjugan para poner en pie una propuesta visualmente muy atractiva pero que a la vez no consigue despegar del todo debido a esas constantes contradicciones de las que antes hablábamos y en las que bascula de forma constante el metraje: lo sagrado y lo profano, lo estéril y lo sucio (como en la escena del quirófano), el amor y la depravación en pugna a cada segundo, pero de una forma que resbala de forma peligrosa hacia lo ridículo y sobre todo, lo inverosímil.

El espectador está entrando y saliendo de la historia, así que no, no se trata de un visionado fácil pero quizás es la parte final la más decepcionante, cuando se abre paso la venganza sobrenatural y accedemos a los impases más edulcorados de la historia, que no deja de ser un relato de amor adolescente con maniqueo desenlace y no tanto esa reflexión que esperábamos acerca de el alma negra que todos tenemos dentro y que reprimimos por nuestro propio bien (seamos justos también diciendo que es lo que más divierte de la película).

Respecto a ese humor tan peculiar hay que decir también que funciona fenomenal en el corto plazo, en el momento de sacarte la risa jocosa instantánea, pero no tan bien si lo analizamos en perspectiva tras el visionado de la película en su totalidad, donde pierden peso específico esas salidas de tono.

Horns, dentro de no ser una película perfecta sí que tiene el aliciente de la frescura y la inconstancia de un guión que te trae y te lleva por donde quiere. Nada es predecible en una cinta un tanto lenta, un tanto inconstante, pero original al fin y al cabo.

Como thriller azanza a trompicones, pero es de recalcar que la finalidad última no pretende ser, ni mucho menos, parir una cinta al uso ni de fácil etiqueta, lo cual es muy loable. En gran parte la sensación que te deje dependerá de tus expectativas y las ganas que tengas de unirte a una propuesta inusual de parca lectura pero disfrutable en su desarrollo.

La mejor conclusión que puede sacarse de Horns es que vamos a redescubrir a Daniel Radcliffe que se ha empeñado en reconstruir su carrera poniendo un punto y aparte y avanzando haciendo suyos papeles complejos, exigentes y difícilmente olvidables. Lo da todo en la película implicándose hasta la médula. Bien jugado.

Tampoco cabe duda de que Aja se lo ha pasado bien construyendo este relato, así que veremos qué nos tiene reservado en The 9th Live of Louise Drax en la que veremos a Jamie Dornan, Sarah Gadon y Aaron Paul y que aspira a estrenarse este mismo año. Como siempre tendremos que esperar que nos sorprenda este inusual director francés. 

Oh là là!

Valoración

Curiosa cinta que explora el lado oscuro del ser humano desde el fantaterror con grandes dosis de humor negro. Lástima que se queda solo en eso, sirviendo de vehículo eso sí para la emancipación de Radcliffe.

Hobby

65

Aceptable

Lo mejor

La notable mezcla de géneros y los momentos más gore, además de la factura técnica.

Lo peor

El conjuntos es irregular, a pesar del interesante punto de partida.

Lecturas recomendadas