Análisis

Crítica de I Am Your Father, sobre David Prowse (Darth Vader en Star Wars)

Por Raquel Hernández Luján
-

CRÍTICA DE: I Am Your Father - DIRIGIDA POR: Toni Bestard y Marcos Cabotá. PROTAGONISTAS: David Prowse y Marcos Cabotá. Ya en cines.ARGUMENTO: Homenaje a David Prowse, el hombre que encarnó a Darth Vader, el villano más memorable de la historia del cine, de forma anónima y sin mostrar nunca su cara. 

Toni Bestard y Marcos Cabotá han tenido la inteligencia comercial de haber sabido ver que había un posible documental pendiente sobre la figura de David Prowse que de cara al estreno del Episodio VII de Star Wars sin duda puede generar un gran interés entre los fans de la saga cinematográfica. No es en absoluto baladí que se haya estrenado apenas un mes antes de que llegue a carteleras El despertar de la fuerza y no ha debido ser nada fácil llegar a tiempo. Resulta tan oportuno como oportunista.

 


 

Nos hallamos ante el primer Darth Vader y, como dice el cartel de esta obra consagrada a dignificar su labor como intérprete: "Conoces las películas, conoces al villano, ahora conoce al hombre". Es muy probable que de hecho más de dos se pregunten ¿pero no era James Earl Jones? El acento de Prowse hizo que se descartara utilizar su voz, de modo que solo su expresión corporal y su complexión sirvieron para construir al personaje que conocimos en el Episodio IV. Que se utilizara otra voz, la respiración de una tercera persona y se usaran filtros para tratarla es lo de menos, lo cruel es que él se enteró de la sustitución en la butaca mientras veía la película en el estreno.

 

Precisamente el punto de partida de I Am Your Father es dar a conocer que el hombre de casi dos metros que estaba debajo de la máscara era David Prowse y que no solo se le privó de la posibilidad de prestarle su voz al personaje por motivos mejor o peor justificados sino que, de hecho, cuando al fin se pudo ver el rostro de Darth Vader en el Episodio VI, no fue el suyo el que vieron millones de espectadores sino el de Sebastian Shaw.

 


 

Hay que reconocer que toda la historia que hay detrás de las cámaras de la saga Star Wars genera un morbo casi instantáneo y los coleccionistas de anécdotas abundan por doquier, con lo cual en este documental encontrarán un reducto ideal para dar rienda suelta a sus conocimientos y teorías propias. Cabotá, de hecho, se confiesa uno de ellos y recoge los testimonios de cosplayers, fans y adictos a las convenciones además de erigirse como coprotagonista de esta pequeña aventura que le llevará a hacerle a Prowse una proposición... indecente. 

 

Se trata ni más ni menos que de darle la oportunidad de la que fue privado en su día: regrabar la escena en la que es despojado del casco de Darth Vader y decir sus frases ahora que con el paso del tiempo y la llegada de la madurez suenan más graves sus palabras. Esta escena, para más señas:

 

 

Y aquí llega el coitus interruptus ya que, como era de esperar, LucasFilm no dio su permiso para que se mostrara en el documental de forma que solo se ha podido ver en un pase especial privado en la sala Artistic Metropol de Madrid para los propios ejecutores del rodaje (cámaras, técnicos de sonido, maquilladores, etc.) y David Prowse, claro.

 

¿Dónde reside el verdadero valor del documental entonces, si nos deja a medias? Pues, desde mi modesto punto de vista en el sentido homenaje a los actores y actrices que han desempeñado su trabajo bajo una máscara o un maquillaje que les ha privado de una fama más que merecida. Muchos de ellos son recordados en los títulos de crédito finales y es fácil darse cuenta de que sus egos quedaron neutralizados para grandeza de sus personajes.

 

 

Más allá de eso, permite que exploremos en la personalidad de David Prowse, que conozcamos algunos aspectos personales de su vida como la relación con su esposa y sus hijos, su pasado como campeón de halterofilia y su labor y dedicación a la formación de los niños desde que protagonizara los anuncios de Green Cross que finalmente le llevaron a conseguir uno de los mayores honores para un británico: el reconocimiento de la reina de Inglaterra.

 

Da igual que el espectador se posicione a favor o en contra de la tesis de Cabotá de que de alguna forma Prowse fue "maltratado" por el estudio (que el documental es tendencioso salta a la vista) y en concreto por George Lucas, puesto que al declinar hacer declaraciones en el documental, éste se queda cojo, lo realmente importante es que hay una especie de justicia poética al resarcir a un hombre (y un buen hombre) que a pesar de su edad y su nula relación con LucasFilm sigue siendo un fiel embajador de Star Wars y ha dedicado buena parte de su vida a seguir firmando autógrafos y a dejar satisfecha a la horda de fans de la saga aceptando desenvolverse en un segundo plano.

 

David Prowse es Darth Vader. Es bonito que el tiempo le de la razón y Cabotá haya exhibido esa inteligencia a la hora de restitule lo que era suyo. Ojalá hubiera conseguido abordar con mayor profundidad muchos de los aspectos que esboza y le hubiese dado aún más peso específico a su protagonista, quedando él mismo menos expuesto en la cinta (en este caso un realizador invisible le habría hecho mucho bien). 

 

Os dejo con el tráiler de I Am Your Father para que veais una muestra de lo que aparece en el documental recomendándoos de paso que le echéis un ojo a este reportaje sobre los actores que hay debajo de los cascos y caracterizaciones de la saga de Star Wars:

 

Valoración

Cita ineludible para los amantes de la trilogía original de Star Wars que descubrirán el episodio más sombrío de la saga, el que se cocía entre bambalinas.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

Rezuma cinefilia y amor hacia la profesión del actor, incluso el enmascarado.

Lo peor

El coitus interruptus de no poder ver el nuevo material rodado. Es tendencioso.

Lecturas recomendadas