Crítica de It
Análisis

Crítica de It (Eso) con el nuevo Pennywise de Skargsgard

Por Raquel Hernández Luján
-

Crítica de It (Eso), dirigida por Andy Muschietti con el nuevo Pennywise de Skargsgard y protagonizada por Jaeden Lieberher, Sophia Lillis y Wyatt Oleff. En cines a partir del 8 de septiembre de 2017.

Andy Muschietti (Mamá) dirige esta película, adaptación de la novela It (Eso) una de las más célebres del autor estadounidense Stephen King, que es además uno de los escritores más versionado en los últimos tiempos tanto en cine (La torre oscura) como en TV (La cúpula, Haven, Mr. Mercedes, 22/11/63, La niebla...). Y eso a pesar de ser francamente difícil de trasladar a la pantalla tanto por el tono como por el contenido y la forma de sus trabajos.

El guión lo escriben Chase Palmer (Biopunk) y Gary Dauberman (Annabelle) en base al primer trabajo de Cary Fukunaga (creador de True Detective), mientras que el reparto lo encabeza Bill Skarsgård (Atómica) como Pennywise junto a los jóvenes actores Finn Wolfhard (Stranger Things), Jaeden Lieberher, Jeremy Ray Taylor, Sophia Lillis, Finn Wolfhard, Chosen Jacobs y Wyatt Oleff.

Consigue el Funko Pop! de Pennywise a un precio irresistible

Son los años 80 en el pequeño pueblo de Derry, en el estado de Maine. En él vive una pandilla de siete niños conocidos como "el club de los perdedores", que debe enfrentarse a sus problemas cotidianos con los matones de la escuela. Pero su vida da un giro inesperado cuando, durante el verano, una gran amenaza se cierne sobre ellos después de que una oleada de extrañas muertes provoquen el pánico y el terror entre los habitantes del lugar.

Uniendo sus fuerzas, el grupo de amigos decidirá buscar al asesino. Entonces descubrirán que los crímenes fueron cometidos por una entidad maligna: un sádico monstruo llamado Pennywise, que luce un terrorífico disfraz de payaso y reaparece cada 27 años. ¿Serán capaces de plantar cara a este engendro de apetito insaciable que se alimenta del miedo de los niños? 

De momento y antes de profundizar en nuestro propio análisis de It, tres pinceladas: la crítica internacional se ha desecho en elogios a la cinta; el mismísimo King ha dicho estar encantado con el resultado final y se está encargando de recuperar los derechos de algunas de sus novelas y junto con American Horror Story: Cult ha despertado una ola de indignación en el colectivo de los payasos profesionales (tengamos en cuenta el impacto que tiene este tipo de narraciones en la industria del entretenimiento), así que está claro que no es una película que vaya a pasar desapercibida puesto que traerá consigo consecuencias importantes.

El germen de la novela y en qué ha derivado

Algo que puede indignar en determinados sectores es el hecho de que esta nueva película de It no es en sí misma una película de terror, o al menos no lo es en su corazón. Es evidente que cada aparición de Pennywise supone una ingente dosis de mal rollo, pero lo importante de la historia es la otra cara de la moneda: la forma en la que un grupo de jóvenes se une para darle fin a la amenaza.

Como ya os contamos cuando analizamos el telefilm de 1990, el parecido del Pennywise de la novela y de Tom Curry con Roland McDonald no era casual si bien el villano no es exactamente un payaso, sino un ser indefinido que puede adoptar la forma de un tétrico clown para alimentarse de los miedos de sus víctimas.

Y ahí reside el mérito de Stephen King: encontrar en las fobias (en este caso la coulrofobia o temor a los mimos y los payasos) la savia perfecta para darle vida a su monstruo. Andy Muschietti ha sabido exprimir ese filón en la película también a las mil maravillas.

Una de las fuentes de inspiración de King es la historia real de Pogo el payaso, llevada al cine en Gacy, el payaso asesino. Esa paradoja del bufón colorido, divertido y bonachón, pero a la vez perverso y desquiciado es el leit motiv de la novela y la película que no escatima a la hora de explotar las múltiples posibilidades que la dirección artística le ofrece. Y el espanto que producía en el libro imaginar "aspectos imposibles" como una foto que tomaba vida o un globo que se movía contra el viento encuentran su traslación de un modo u otro también.

Pero ¿hasta qué punto es fiel al libro esta nueva versión de It? Pues hay que señalar que es bastante libre, pero que ha conseguido atrapar su esencia: los elementos de la novela como la intolerancia, la xenofobia e incluso los temores infantiles (y adultos, qué demonios) están presentes de una manera muy fidedigna, por más que no se haya seguido el recorrido de la narración de la novela de forma textual.

Por lo demás y a pesar de durar dos horas y cuarto, It ha pasado por alto algunos momentos míticos de la novela como la construcción del dique que, de alguna manera, unió al grupo por primera vez. Las relaciones entre los personajes se consolidan y evolucionan a lo largo de la cinta pero no se muestran desde cero salvo en el caso del primer encuentro entre Ben y Bev. La sensación que nos queda es que nos habría gustado profundizar más en la visión de cada uno de esos niños, en el origen de sus miedos y en su propia batalla personal además de la grupal por superar a Pennywise, materialización de la maldad que rige el mundo al fin y al cabo. 

Habla también a favor de la película el hecho de que no manosee los tópicos nostálgicos de los años 80: hay un contexto, pero no es más que un telón de fondo para una historia en la que lo que se narra (factores fantásticos aparte) es el paso hacia la madurez y la superación del miedo. Dicho lo cual se aprecia una enorme influencia de películas como Los Goonies o series como Stranger Things a la hora de mostrar las relaciones de amistad entre los niños protagonistas (y ojo, porque la novela de King no iba por ahí ni de lejos y eso le chirriará a los más puristas).

Si no eres amante de los sustos, puede que acabes un poco harto de secuencias que acaban con el audio en estridencia y el payaso desfigurado, también hay que advertirlo. Muschetti es muy efectista y juega constantemente con las mismas cartas entrando en un carrusel de sobresaltos que le impide crear terror de verdad, del que te hace sugestionarte cuando te quedas a solas: el lenguaje audiovisual actual en el que parece necesario un clímax cada diez minutos no le hace bien al material de base. El relato pedía a gritos más sutileza y momentos valle (¡pero es que es una novela de 1.500 páginas! Por más que se haya tomado la mitad más o menos sigue siendo una tarea titánica).

Puede que lo pases mal en el cine en momentos puntuales pero cuando salgas le darás vueltas a la historia de los personajes más que acordarte de Pennywise (sí, a pesar del magnífico trabajo de Skarsgard y de la postproducción sigue dando más miedo Tim Curry, más sencillo y más realista también).

A la espera ya del segundo episodio

Como ha expresado el director en una entrevista reciente: "Decidimos hacer una primera parte, que era la parte de los niños, sin ninguna interferencia, porque es una historia digna de contar con todos sus detalles y toda su duración. Pero hay algo que me gustó mucho del libro, que básicamente me parece esencial también, que es el diálogo entre las dos líneas temporales. Si me dejan, la segunda parte va a tener esos saltos". Así que si os ha gustado esta primera entrega, sabed que hay otra en el horno que nos brindará la otra parte de la historia.

En fin, It (Eso) es una película notable que ha generado una gran expectación: es récord de preventa en entradas y Warner Bros. nos ha permitido verla solo un día antes de su estreno en España, así que sabían que se traían algo muy gordo entre manos. En realidad es muy difícil no defraudar así que mi consejo es que acudáis a la fuente: la novela, para poder juzgar hasta qué punto la realización es buena y en qué puntos el guión flaquea al intentar domesticar a una bestia de la narración como Stephen King. ¡Qué ganas de que llegue el día en que un estudio se meta en el fango hasta el fondo y trate de adaptarlo en toda su complejidad, brutalidad y extensión!

Valoración

Partiendo de la base de que una novela de Stephen King es inadaptable en una película destinada al público general, el resultado es bastante satisfactorio aunque se haya suavizado bastante. El guión se queda con lo esencial y nos emplaza a una segunda entrega en la que veremos a los niños ya crecidos.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

Las interpretaciones, especialmente las de Sophia Lillis, Jeremy Ray Taylor y Finn Wolfhard, en ese orden.

Lo peor

Que no se hayan podido rodar a la vez la 1ª y la 2ª parte (el crecimiento de los niños podría dificultar los flashbacks al pasado). Es muy efectista.

Lecturas recomendadas