Análisis

Crítica de Los Juegos del Hambre: Sinsajo parte 1

Por Raquel Hernández Luján
-

CRÍTICA DE: Los Juegos del Hambre: Sinsajo parte 1 (Hunger Games: Mockingjay part 1) - DIRIGIDA POR: Francis Lawrence - PROTAGONIZADA POR: Jennifer Lawrence, Josh Hutcherson, Natalie Dormer, Sam Claflin, Liam Hemsworth, Julianne Moore, Gwendoline Christie y Philip Seymour Hoffman. En cines a partir del 21 de noviembre.ARGUMENTO: Las cosas han cambiado para siempre en Panem después de que Katniss Everdeen hiciera añicos los Juegos para siempre. Bajo el liderazgo de la presidenta Alma Coin y el consejo de sus amigos más leales, Katniss deberá luchar por salvar a Peeta Mellark y a toda una nación alentada por su valentía.

Cuando supimos que la tercera entrega de la adaptación de la trilogía de Suzanne Collins iba a dividirse en dos partes nos pareció que la lógica de esta decisión obedecía en exclusiva a la búsqueda del mayor rendimiento económico posible de Los Juegos del Hambre: Sinsajo. Y, obviamente, es uno de los objetivos que se persiguen, pero también hay que señalar que esta primera parte resulta no solo de lo más pertinente, sino necesaria narrativamente.

En primer lugar, porque supone el giro que necesitaba hacia una temática más adulta y una serie de planteamientos alejados de la frivolidad imperante en los Juegos que nos sumergen de lleno en una batalla dialéctica y propagandística: el caldo de cultivo para el enfrentamiento final. Ya se han caído las máscaras, el Capitolio se ha retratado con sus actos y resulta de facto imposible contener el impulso de los distritos por liberarse del yugo.

En segundo lugar, porque el viaje emocional de Katniss Everdeen era más que necesario para comprender sus implicaciones personales y su valor como símbolo ante una nación oprimida. Se trata de un recorrido hacia la madurez en la que el conflicto se maximiza alcanzando no ya solo a una serie de tributos ejemplarizantes para amedrentar a la población sino a la nación al completo.

Pero al mismo tiempo es un proceso de autodescubrimiento de la propia Katniss interpretada por una maravillosa Jennifer Lawrence a la que vemos pasar por todo ese arco de registros que echábamos en falta en la primera película: el miedo, la tristeza, la furia, el desconsuelo y, finalmente, una aceptación basada en el desconcierto del giro que da la trama al final.

Magnífico el montaje paralelo en varios momentos, pero sobre todo en esa secuencia en la que la arenga política que termina de enfervorecer a los oprimidos se liga de forma íntima a las motivaciones emocionales de la propia Katniss que contempla con horror el maquiavélico y retorcido plan de Snow para derrotarla.

Por el camino, toda una serie de intérpretes secundarios que realizan un gran trabajo: tanto Julianne Moore como la presidenta Alma Coin, líder del austero y rígido distrito 13 que supone el último bastión de los rebeldes que se han ido preparando para la guerra bajo tierra; como Phillip Seymour Hoffman del que podemos disfrutar de forma póstuma interpretando a Plutarch o Sam Claflin, cuyo personaje, Finnick Odair, entabla una relación de empatía con Katniss muy especial y revelará desconcertantes datos sobre el presidente Snow... Como siempre, Donald Sutherland, borda su papel y engulle la cámara en cada aparición pero también cuando lanza sus mensajes a través de inmaculadas rosas...

Los Juegos del Hambre: Sinsajo parte 1 es completamente diferente a sus dos predecesoras, muchísimo más arriesgada al desarrollar de forma brillante el caldo de cultivo de un conflicto armado en una sociedad desigual y al mostrar sin ambages los intereses creados alrededor de la búsqueda del poder.

El manejo de la propaganda, los eslóganes, la búsqueda de la verosimilitud en los mensajes que en verdad están más que estudiados para mover a las masas... todo resulta alarmantemente familiar por sus paralelismos con regímenes totalitarios y sus métodos de autopromoción pero también con las operaciones de las fuerzas especiales de naciones democráticas que a día de hoy siguen sorprendiendo al mundo. En resumen, resulta mucho más pegada a la realidad y también mucho más dramática, aunque alejada del sentimentalismo de la primera entrega.

Quienes busquen espectacularidad, grandes dosis de acción o diversión/entretenimiento, saldrán muy defraudados del cine porque la película apenas cuenta con una secuencia movida, que sin embargo es tremendamente efectiva y le sirve a Katniss para lanzarle al presidente Snow la famosa amenaza de "Si ardemos, tú arderás con nosotros".

Por el contrario y a mi juicio con gran tino, la película se toma el tiempo de desarrollar tramas argumentales importantes y de explicar la sublevación y la génesis del conflicto desde el momento en el que se "enciende la llama" en la población. Parece ser que al fin Los Juegos del Hambre conectan con el espectador tratándolo como un adulto y ofreciéndole algo que rompe con lo anterior, incluso a nivel estético. Ha llegado la oscuridad y las espadas están en alto.

Si quieres leer las críticas de las películas anteriores, aquí tienes la de Los Juegos del Hambre y la de Los Juegos del Hambre: en llamas. El año que viene, sobre estas fechas, conoceremos el final de la saga cuando salga a la luz Sinsajo parte 2.

Valoración

Magnífico puente hacia el final de la saga, que al fin da un giro de madurez hacia la profundidad de la novela de la que parte tomándose el tiempo necesario para desgranar los por qués de la guerra que está por llegar.

Hobby

85

Muy bueno

Lo mejor

El sustrato político y la inmersión en una guerra dialéctica que precederá al enfrentamiento.

Lo peor

No hay licencias a la diversión, el asueto o el romance. Es una cinta muy dramática y emocional.

Lecturas recomendadas