Análisis

Crítica letal de Redada asesina

Por Laura Gómez
-

ARGUMENTO: Un escuadrón de fuerzas especiales especiales de élite intentará derribar las defensas de un edificio que sirve de refugio para los criminales más peligrosos de Indonesia. Quedarán atrapados en ese espacio imperturbable, rodeados de asesinos.   2011 – DIRIGIDA POR Gareth Evans. PROTAGONIZADA POR Iko Uwais, Doni Alamsyah, Joe Taslim, Yayan Ruhian y Ray Sahetapy. YA A LA VENTA en DVD. 

Gareth Evans le regala al espectador una propuesta pasional que contiene la influencia de las artes marciales que ya había manejado en sus anteriores títulos, Merantau y Footsteps.  “Que no quede ni una de esas cucarachas viva” es la bala que abre la veda a 100 minutos de adrenalina en estado puro.

Una de las mejores películas de acción que hemos podido ver en los últimos años no viene de la mano de Hollywood, sino de una coproducción británica e indonesia. Auguramos un remake americano no dentro de mucho, eso sí, que la despojará de ese tempo tan bien inducido por el director británico. Sin artificios, cámara lenta ni bullet time, solo una hora y media de luchas encarnizadas y perfectamente coreografiadas. Redada asesina (The Raid)funciona como un ballet sangriento.

Acción sin pretensiones

Estamos acostumbrados a los convencionalismos del tríptico narrativo, incluso en el género acción: presentación de personajes, desarrollo de la trama y desenlace que pone toda la carne en el asador en cuanto a pirotecnia para crear un climax con las escenas más impactantes. Redada asesinarompe con esta estructura y nos ahorra la presentación para plantarnos amputaciones, machetazos, palizas, fusilamientos y puñaladas para todos los gustos desde el minuto cinco. Este desenlace de hora y media es la eclosión del género de acción del pasado 2011. En este restaurante, la carta es variada, pero…camarero, mi bistec está poco hecho.

Se desarrolla en un edificio de 30 plantas (intuimos muchos visionados de La Jungla de Cristal en esta producción) controlado por secuaces de nuestro particular capo oriental. El protagonista es Rama, un agente novato que será el encargado de masacrar a sus acólitos para llegar hasta el jefe final. Y es que Redada asesina no podría beber más de los videojuegos de combates imposibles. Sus coreografías son sencillamente impecables y no hay dos movimientos iguales: planos secuencia de más de medio minuto que despliegan un abanico de técnicas solo al alcance de expertos. Desde nuestros protagonistas del SWAT hasta el secundario más insignificante manejan con precisión cada movimiento en esta cinta.

Como detalle que muestra la personalidad de la película, Gareth Evans no recurre al abuso de la cámara lenta para narrar las continuas escenas de acción, sino que escoge un par de momentos concretos para incluir los recursos típicos de un blockbuster, sin caer en la arbitrariedad. La planificación de las escenas de acción de Redada asesina está en su punto de cocción.

Una trama sencilla y satisfactoria

Otro tópico del género es su ausencia de profundidad en el guión. Redada asesina, en este caso, tampoco sobresale. La idea principal es sobrevivir a las hordas de criminales, aunque el director intenta establecer una empatía con el espectador incluyendo esa relación entre nuestro protagonista y su hermano, uno de los sicarios del escuadrón enemigo. La fuerza de Redada asesina no reside en su historia, sino en cómo se desarrolla una idea tan básica como recorrer pisos matando enemigos, con una claridad visual no tan fácil de encontrar en el cine de acción, que se mueve entre los planos atropellados y el slow motion. Se dejan ver algunas referencias muy agradecidas, como ese momento del martillo a lo Old Boy o la escena slasher del armario que homenajea al maestro George A. Romero, cambiando la llegada de los zombies por un hatajo de hombres armados hasta los dientes.

Muy conseguido el efecto agobiante que causa la banda sonora, compuesta por Mike Shinoda (Linkin Park) y Joe Trapanese. Matices electrónicos y algún corte más guitarrero convierten esta score en una pieza notable y disfrutable como producto individual. Por otro lado, el uso de los efectos de sonido en The Raid elevan, si cabe, la atmósfera frenética y decadente que rezuma la cinta. Esos disparos, esos golpes secos, esos filtros para el ambiente sucio y suburbano…

La enésima demostración de que no hace falta un presupuesto estratosférico ni un casting de reconocidos actores para sacarse de la manga una de las mejores películas de acción de la década. Con mucha adrenalina, rodada con muy buen gusto estético y coreografías sublimes y de credibilidad extraordinaria, pero sin un guión original ni un tratamiento profundo de éste, porque no nos hace falta. Redada asesina es lo que es: una cinta de acción sin pretensiones. Su trama no es tan absurda como las películas protagonizadas por Tony Jaa, ni las relaciones entre los personajes están tan conseguidas como cuando pillamos a Johnnie To muy en forma, pero el director británico se aleja de los giros de guión fáciles y le confiere a la cinta un grado de credibilidad más que satisfactorio. Rotunda y directa.

Valoración

Una de las mejores películas de acción de los últimos años. Sus escenas de acción quitan la respiración y son un ejemplo de cómo rodar este género. Guión simplista, como siempre, pero para qué más.

Hobby

82

Muy bueno

Lo mejor

Maravilloso trabajo de coreografías, dirección y montaje dinámico pero nunca atropellado.

Lo peor

Una trama la mar de sencilla, pero siempre sin pretensiones de ir más allá.

Lecturas recomendadas