Análisis

Crítica de El llanero solitario

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: Un grupo de rangers de Texas sufre el ataque de una banda de forajidos. Un indio llamado Tonto encuentra al único superviviente, un joven abogado para el que crea una nueva identidad: el llanero solitario. Desde entonces, el héroe, su caballo Silver y su nuevo ayudante Tonto, recorren el estado para vengarse de los forajidos y hacer triunfar la justicia.2013 - DIRIGIDA POR: Gore Verbinski - PROTAGONIZADA POR: Armie Hammer, Johnny Depp, Tom Wilkinson, William Fichtner, Ruth Wilson, Helena Bonham Carter y James Badge Dale. En cines a partir del 21 de agosto.

Mañana se estrena en nuestro país El llanero solitario, exactamente 80 años después de que el personaje debutara en el serial de una radio de Detroit el 30 de enero de 1933. El famoso héroe enmascarado John Reid vuelve reencarnado en Armie Hammer (La red social, J. Edgar) recuperando el antifaz negro, el sombrero blanco, su caballo Silver y a su fiel compañero Tonto. Aunque el tono general es bien distinto de los relatos que hicieron famosa a esta extraña pareja.

Como película de aventuras, cumple perfectamente con las expectativas: contiene más acción e ideas cinematográficas que muchas de las películas que hemos visto recientemente, pero una enorme falta de contención en el montaje lastra la cinta a la que le sobran más de veinte minutos de metraje y hace más evidentes sus puntos débiles.

El mayor problema de El llanero solitario es la falta de enfoque: no es el héroe el protagonista de la cinta sino su ayudante, al que da vida un Johnny Depp al que hemos visto en demasiadas ocasiones interpretando el mismo tipo de papel. ¿Dónde quedó el intérprete de cintas tan dispares como Ed Wood, Donnie Brasco, ¿A quién ama Gilbert Grape? o Don Juan de Marco? Con más o menos razón, la crítica ha puesto el acento en la aparente incapacidad del actor de salir del registro en el que parece sentirse tan cómodo, pero sería injusto juzgar toda la película solo por este hecho, porque de hecho, aunque lo hayamos visto mil veces ya, no deja de ser efectivo en su actuación.

Y no dejemos de lado el elenco de intérpretes que pueblan este mundillo: encontramos a Tom Wilkinson (John Adams), como el nacionalista Latham Cole; William Fichtner (Elysium) como al antagonista Butch Cavendish; a Barry Pepper (La trama), como el militar Capitán J. Fuller; James Badge Dale (Iron Man 3) como el Ranger de Texas Dan Reid, el hermano mayor de John y a Ruth Wilson (Luther) como la esposa de Dan y la exnovia de John, Rebecca Reid.

Gore Verbinski ha tratado de aunar dos mundos en principio dispares: las comedias de aventuras al más puro estilo Indiana Jones con el espíritu del western apuntando hacia el público juvenil/familiar. Solo le ha faltado medir un poco mejor los tiempos y afinar la puntería dándole mayor protagonismo al sentido del humor o decantándose por una historia decididamente seria. Se podría haber ahorrado los conejitos asesinos o la incomprensible asimilación de la fiebre del oro por la fiebre de la plata y haber mantenido el tono de la última y extenuante secuencia del tren, la más divertida y entretenida de la película.

Autoconsciente de lo poco oportuna que es tanto la película como recuperación de un personaje que se antoja anticuado como reclamo para un público juvenil que demanda menos ingenuidad, la cinta arranca con un espectáculo itinerante en los años 30, del que Tonto forma parte. Él será quien le cuente a un niño la historia de "el llanero solitario". Los guionistas Justin Haythe, Ted Elliott y Terry Rossio recurren al flashback como vehículo de la narración. De modo que hay un relato dentro del relato para contarle a los niños de hoy que antes nos gustaban mucho las historias de vaqueros, un curioso reflejo en la pantalla de la pretensión final de la película.

El diseño de producción es desde luego apabullante, con una recreación de los primeros ferrocarriles y un mimo en el vestuario que tiene como guinda al excéntrico personaje de Helena Bonham-Carter (por cierto, como curiosidad es la primera vez que vemos a la actriz junto a Johnny Depp en una película que no ha dirigido Tim Burton).

El trabajo de fotografía de Bojan Bazelli es también bastante reseñable (ya había trabajado con Verbinski anteriormente en The Ring), con unos paisajes y unos entornos naturales perfectamente ensamblados en la historia en la que la banda sonora de Hans Zimmer se hace notar.

¡Qué lejos quedan los tiempos de la radio! Aquellos en los que las simples voces de los locutores servían de demiurgos para conjurar personajes y paisajes y crear en nuestra imaginación el más rico de los mundos... Ahora da la sensación de que ni los presupuestos millonarios, ni las caras conocidas son suficientes para atraer al público a las salas de cine.

Valoración

Bienintencionada pero pasada de metraje, esta cinta de aventuras juvenil gustará a "niños grandes" y ofenderá a los seguidores de Johnny Depp, que parece estancado en un mismo personaje.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

La banda sonora y las secuencias de acción en las que intervienen trenes.

Lo peor

Un Johnny Depp muy quemado y problemas en el montaje que hacen que el metraje sea excesivo.

Lecturas recomendadas