Análisis

Crítica de Lucy, con Scarlett Johannson

Por Fátima Elidrissi
-

CRÍTICA DE Lucy (2014) - DIRIGIDA POR Luc Besson - PROTAGONIZADA POR Scarlett Johansson, Morgan Freeman, Choi Min-sik, Amr Waked, Yvonne Gradelet, Jan Oliver Schroeder, Julian Rhind-Tutt, Pilou Asbæk, Analeigh Tipton, Nicolas Phongpheth, Luca Angeletti, Loïc Brabant, Pierre Grammont, Pierre Poirot, Bertrand Quoniam, Pascal Loison, Pierre Gérard, Isabelle Cagnat, Frédéric Chau. YA EN CINES.   ARGUMENTO: Lucy da vida a una mujer corriente que es obligada a ejercer de mula por una mafia taiwanesa. Su vida cambiará por completo cuando la bolsa de droga que lleva en su interior se rompa y el contenido entre en contacto con su cuerpo, confiriéndole increíbles habilidades.

Ya lo dice el refrán. El que mucho abarca poco aprieta. Y esto es lo que ocurre con el regreso de Luc Besson al cine de ciencia ficción cargado de acción en Lucy. A partir de una trama intencionalmente sencilla el director de cine francés intenta construir un inestable edificio que mezcla un relato profundamente existencial con elementos de las historias de superhéroes, el origen del universo con frenéticas persecuciones por las calles de París, el clásico científico “incomprendido” con la mafia taiwanesa… todo sobre los hombros y los tacones de Scarlett Johannson. Y es que el director de El quinto elemento consigue captar la atención del espectador con un planteamiento cuanto menos original, pero al salir del cine cuesta trabajo discernir si la película funciona o no.

Besson dirige, escribe y produce Lucy, un moralista relato sobre la condición humana en el que una chica corriente adquiere superpoderes de forma inesperada. Ah, ¿pero lo que queréis es saber el curioso significado de las letras chinas de esta imagen? Mirad, mirad.

Desde el comienzo, la película promete ponerse intensa a la menor oportunidad cuando la primera imagen que ve el espectador es una célula dividiéndose y reproduciéndose. Acto seguido una atractiva estudiante con pinta de inocente entra en escena encarnada porScarlett JohannsonLucy.

Después de una noche de fiesta, su novio (de una semana) le pide que entregue un misterioso maletín en la recepción de un hotel de Taipei al señor Jang (Choi Min-sik). Ella se niega, según dice porque tiene examen el lunes, pero después de quedarse sin argumentos el muchacho, que para más señas lleva un sombrero de cowboy, la obliga a hacerlo. Todo suena muy turbio pero por si no nos habíamos dado cuenta la película introduce en esta secuencia escenas de un ratón acercándose a una trampa así como una serie de fragmentos que podríamos llamar la caza en la sabana. Sutil.

A partir de este momento el caos que acompañará a la joven durante los 85 minutos que dura la película entra tumbando la puerta cuando una banda de mafiosos taiwaneses empiece a matar a diestro y siniestro arrastrando a la aterrorizada Lucy por los pasillos del hotel.

Unos cuantos cadáveres después, el contenido del maletín resulta ser CPH4, una potente droga azul de última generación (que no ha cocinado Walter White) que Lucy se verá obligada a transportar como una mula en el interior de su cuerpo. Pero tras recibir una paliza el contenido de la bolsa entrará en contacto con su cuerpo, convirtiendo a Scarlett en unasuperwoman cuyas habilidades irán creciendo a medida que su capacidad cerebral vaya aumentando.

Para explicar la transformación de Lucy en una máquina de matar la película utiliza al Profesor Norman (Morgan Freeman), un científico que según avanza la cinta explica los inexplorados límites de la mente humana haciendo honor al mítico eslogan de la película: “Una persona normal utiliza el 10% de su capacidad cerebral. Imagina lo que ella puede hacer con el 100%”. 

¿Es posible que una película sea inteligente y estúpida a la vez?

La viuda negra de Los Vengadores se abrirá paso entre patadas y disparos mientras comparte unas cuantas reflexiones sobre la vida, el conocimiento y el universo. Por el camino, carteles informativos irán señalando el aumento de la capacidad cerebral de Lucy como si de un videojuego se tratara, que en definitiva es como funciona la narración. Acompañada de un banda sonora al más puro estilo techno, este relato pseudointelectual se sostiene gracias a unos increíbles efectos especiales, que hacen realistas los poderes de la protagonista así como la transformación que va sufriendo su cuerpo.

Mientras la cara de Scarlett Johansson pasa por una serie de estados de ánimo que podría pasar por una colección de memes: atontada, asustada, emocionada, circunspecta... Para terminar por recorrer los dos últimos tercios de la cinta con el ceño fruncido y pinta, como el relato, de intensa.


La carrera de Lucy por alcanzar el máximo de su capacidad cerebral y así el conocimiento supremo es convenientemente mezclada con escenas de acción donde la actriz muestra sus habilidades como superheroína, lanzando por los aires a los malos con una leve sacudida de su mano enfundada en un vestido de cóctel. Porque su cerebro ya no sólo le permite aprender idiomas en segundos, acceder a los más recónditos recuerdos de su memoria o controlar ondas electromagnéticas. Ahora también puede manipular otros cuerpos.


La premisa y el desarrollo de Lucy son tan absurdos que cuesta distinguir si la película lo hace a propósito o no. Increíblemente irregular, la cinta se antoja una colección de secuencias mejor o peor conectadas donde el único motor es Scarlett Johansson, ya sea enfrentándose a la mafia taiwanesa, controlando todos los aparatos electrónicos a su alcance (con cómicos resultados) o conduciendo en dirección contraria por las calles de París.

La película lanza más preguntas que respuestas así que no esperéis una conclusión satisfactoria al final de la cinta. Por vuestro propio bien, si queréis disfrutar de la película no penséis demasiado: ignorad las incoherencias de la trama para poder disfrutar de este thriller de acción y, como Lucy, sobrevivir milagrosamente al chute.

Valoración

Un entretenido thriller de acción envuelto en una historia de ciencia ficción... si nos centramos en el trepidante desarrollo del primero e ignoramos el absurdo de la segunda.

Hobby

68

Aceptable

Lo mejor

Las escenas de acción de Johannson: de maestra en artes marciales a levitadora de villanos.

Lo peor

La película insiste en exponer la información a través de los diálogos. ¡Menos decir y más mostrar!

Lecturas recomendadas