Análisis

Crítica de El mundo perdido (Jurassic Park II)

Por Raquel Hernández Luján
-

CRÍTICA DE: El mundo perdido (The Lost World: Jurassic Park) - DIRIGIDA POR: Steven Spielberg - PROTAGONIZADA POR: Jeff Goldblum, Julianne Moore, Pete Postlethwaite, Arliss Howard, Richard Attenborough, Vince Vaughn, Peter Stormare, Vanessa Lee Chester, Camilla Belle, Richard Schiff, Joseph Mazzello, Ariana Richards. Estrenada en 1997.ARGUMENTO: Cuatro años después del desastre ocurrido en el Parque Jurásico de la isla Nublar, John Hammond revela a Ian Malcolm que existe otra isla en la que se criaban los dinosaurios antes de ser transportados a la isla Nublar. Ian, acompañado por dos expertos, deberá acudir a la isla Sorna para rescatar a una científica, aunque los planes cambiarán drásticamente.

Han pasado cuatro años desde que se estrenara con gran éxito Parque Jurásico y la idea de resucitar de nuevo a los dinosaurios es demasiado poderosa como para no sucumbir ante ella, así que "El mundo perdido", la novela del 95 de Michael Crihton también tendrá su versión cinematográfica de la mano de Steven Spielberg, aunque el resultado final no es ni de lejos tan satisfactorio por no señalar cuánto se aleja de su origen literario.

 

Un nuevo grupo de científicos se interna en Sorna, "la zona B" en la que Hammond criaba a las criaturas que luego enviaba creciditas a la Isla Nublar, sede de su parque temático arrasado tras el huracán. Cuando Ian, superviviente de la primera aventura prehistórica descubre que Sarah, su novia paleontóloga forma parte de dicho equipo no duda en acudir en su rescate, aunque se le colará un polizón en la aventura: su hija Kelly.

El catálogo de dinosaurios se amplía, y, aunque hay secuencias de acción muy logradas en las que tanto los carnívoros como los herbívoros lucen en todo su esplendor, en general, el tono de la película hace que pierdan protagonismo y sobre todo que seamos incapaces quedar enganchados a la historia. Al final no son más que bestias agresivas de las que huir.

 

Las escenas nocturnas y lluviosas son mucho más creíbles que aquellas en las que vemos a los dinosaurios a plena luz del día. Con todo, el trabajo de ILM sigue siendo impresionante a la hora de generar los efectos especiales de la película en la que lo que más falla es el ritmo y el guión de David Koepp, que esta vez no da en la tecla.

En general, es muy irregular: con magníficas escenas que nos remiten a la primera entrega y largos periodos en los que los intereses humanos se cruzan sin despertar demasiado interés (personajes estereotipados y maniqueos, demasiadas explicaciones y adelantos de lo que vamos a ver... como dice Goldblum "luego llegan los gritos y las carreras").

 

 

El mundo perdido tira por los derroteros de la supervivencia extrema dejando de lado las interesantes reflexiones acerca de las implicaciones de devolver al mundo especies extintas. Ian apenas hace algunas referencias a la teoría de la indeterminación de Heisenberg en una brevísima conversación con su pareja, obsesionada con la observación invisible de las especies que han sobrevivido en Sorna.

 

Los parlamentos que intercambian los científicos acerca de las características de los dinos y su comportamiento están metidos con calzador y resultan pomposos y artificiales y la banda sonora de John Williams solo resulta efectiva cuando recurre a las melodías ya conocidas pero no consigue realzar secuencias predecibles en las que la banda sonora parece ausente.

 

Dentro del grupo de aventureros al más puro estilo King- Kong que se internan en la isla de Sorna, el gran desaprovechado es quizás Roland Tembo, el cazador al que interpreta Pete Postlethwaite, que recuerda de alguna forma al capitán Ahab por su obsesión de dar caza a un T-Rex, si bien esta buena idea no consigue tampoco frustificar de ningún modo. 

El mundo perdido adolece de muchos de los problemas que suelen tener las segundas partes que se plantean al calor de un gran éxito: la sombra de Parque Jurásico es alargada, el cambio de personajes le sienta bastante mal a la saga y la repetición de ciertas fórmulas no funciona.

Los resortes del suspense que manejaba Spielberg con maestría en esta ocasión son más bien tediosos y falta un abono argumental que nutra al conjunto del interés que hace que no apartes la mirada de la pantalla. Y nos faltaba una tercera entrega por llegar... ¡Esperemos que Colin Trevorrow nos deje mejor sabor de boca con Jurassic World

Valoración

El mundo perdido tiene todos los problemas que se le pueden achacar a una secuela: no alcanza la magia de la primera entrega ni sus personajes enganchan en su historia de supervivencia.

Hobby

60

Aceptable

Lo mejor

El atractivo arranque, el ataque del T-Rex a la caravana y el abanico de nuevas criaturas.

Lo peor

Las tramas de los humanos son aburridas, burocráticas y no generan empatía.

Lecturas recomendadas