Análisis

Crítica de Nameless Gangster

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: En los años 80, un funcionario de aduanas corrupto está a punto de ser despedido. Decidido a dar un último gran golpe, al intentar cerrar un trato vendiendo una bolsa de heroína, termina aliadándose con uno de los jefes mafiosos más importantes de Busan. Su alianza es fructífera, hasta que en los 90 se emprende una lucha sin cuartel contra el crimen organizado.2011 - DIRIGIDA POR: Jong-Bin Yun - PROTAGONIZADA POR: Choi Min-sik, Ha Jung-woo y Kim Yun-seok. Estreno en España el 18 de enero de 2013.

Apoyándose en una brillante factura técnica (y cómo nos está malacostumbrando el cine surcoreano a disfrutar de puestas en escena impecables y fotografías de lo más sugerentes), Nameless Gangster comienza mostrando la corrupción del sistema coreano de aduanas desde una perspectiva no exenta de humor para ir poco a poco acumulando un mayor poso significativo.

De un tono relajado a uno mucho más dramático y trascendental vemos el periplo de un hombre que pasa de estar a punto de quedarse en la calle a tenerlo todo.

Se trata de la paulatina escalada de un don nadie, que podría ser un hombre cualquiera (un gánster sin nombre como anuncia el título de la película), hasta llegar a tener un cierto statu-quo dentro de las redes de crimen organizado.

Dime con quién andas y te diré quién eres

Lo importante es a quién conoces y los lazos de sangre. Pero el poder tiene un precio y los valores se van perdiendo con el tiempo... Al final, encontramos un durísimo alegato en contra de esencia humana, capaz de pasar por encima de todo, incluso de aquello que considera sagrado un gánster... la familia... ¿os suena del algo? Las resonancias al cine de Scorsese, Coppola o Brian de Palma están ahí, aunque quizás no sean lo más interesante de la película ni por supuesto lo que le aporta su originalidad.

A pesar de mostrar el paso del tiempo valiéndose de distintos elementos visuales, la banda sonora o la evolución de los personajes, el trabajo de Jong-Bin Yun es bastante sobrio en cuanto a acción se refiere, de modo que el metraje, en algunos momentos, aunque te mantiene enganchado hasta conocer el final, se hace un tanto largo y diluye el ritmo de algunas escenas clave. De esta forma las secuencias más interesantes quedan deslavazadas en una película que con un montaje más ajustado habría brillado mucho más.

Duelo de titanes

El duelo interpretativo entre dos de los actores surcoreanos más reputados: Ha Jung-woo (The Yellow Sea, Time) y Choi Min-sik (el inolvidabe Oh-daesu de OldBoy y uno de los diamantes que suele esgrimir Park Chan-Wook en sus películas) es directamente genial. Ambos realizan un trabajo excelente en todos los sentidos además de mostrar una química de lo más interesante.

Ambos suponen dos formas contrapuestas de comprender el crimen: el primero no es especialmente inteligente, pero se mueve como pez en el agua y es un mafioso violento de manual, pero quien más nos interesa es esa rata escurridiza que tantos contactos tiene y tan bien sabe moverse: sobresale especialmente Choi Min-sik al que vemos arrastrarse, negociar, recibir castigos, fanfarronear, ascender y caer en desgracia, todo un periplo que conforma un abanico emocional tan complejo como maravillosamente retratado.

Y él es el hilo conductor a través del cual vemos el estado del país, digamos que es su representación a pequeña escala, casi diríamos un anti-gánster como llave para comprender las reglas del juego.

Qué esperar de Nameless Gangster: the Rules of Time

Nameless Gangster no es una película imprescindible, pero tiene ciertos momentos de gran lucidez y secuencias memorables por sus implicaciones, sobre todo en esa relación entre los dos personajes principales.


Y no hemos hablado de la violencia... dejad a un lado exageraciones y efectos especiales apabullantes, en este plano es muy natural y directa. Si hay que golpear a alguien con lo que uno encuentra a su alcance (por ejemplo un teléfono), allá que lo verás como sucedería tal cual, sin un sonido espectacular, pero sintiendo cada golpe como real. Aunque a veces es más violento que quien te prometió fidelidad te aborrezca o te aparte de su lado con desprecio.

Valoración

"Las reglas del tiempo", era el segundo título de esta historia basada en hechos reales. "El Padrino coreano" muestra lo implacable que son esas reglas para las alianzas de poder y es que lo único que no cambia con los años es la ambición.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

Un elenco colosal y una fotografía muy contrastada que incide en la sordidez de la mafia.

Lo peor

El exceso de metraje, el mensaje llegaría igualmente con un montaje menos generoso.

Lecturas recomendadas