Análisis

Crítica de No confíes en nadie con Nicole Kidman, Colin Firth y Mark Strong

Por Raquel Hernández Luján
-

CRÍTICA DE: No confíes en nadie (Before I Go to Sleep) - DIRIGIDA POR: Rowan Joffe - PROTAGONIZADA POR: Nicole Kidman, Colin Firth y Mark Strong. Ya en cines.ARGUMENTO: Christine Lucas es una mujer que, a raíz de un accidente sufrido a los 25, es incapaz de recordar el pasado y de retener los recuerdos más recientes. Cada día, al despertarse, cree que está soltera y que aún tiene que tomar grandes decisiones, pero, como todos los días, descubre que vive con su marido y que las decisiones vitales ya están tomadas.

El segundo largo de Rowan Joffe parte con dos ventajas fabulosas para cautivar al espectador: un bestseller de S. J. Watson publicado en 2011 titulado "Before I Go to Sleep" y un tridente interpretativo potentísimo liderado por Nicole Kidman (Stoker) a la que acompañan Colin Firth (Un plan perfecto) y Mark Strong (Mindscape).

Sin embargo, ni la labor de adaptación que realiza el propio director ni su tarea guiando a los actores hace brillar dichas fortalezas. El guión no solo es confuso sino engañoso tratando de "colarle" al espectador un par de goles bastante tramposos y tan solo Colin Firth consigue cautivar con su interpretación.

Sorprende la parquedad de Nicole Kidman, en cuyos hombros recae el protagonismo de la cinta pero que no consigue transmitir en ningún momento la intensidad dramática que se le presupone a una persona que está redescubriendo sus miserias a diario.

Ella es en la ficción Christine Lucas, una mujer que, afectada por una amnesia selectiva, no consigue grabar en su memoria nuevos recuerdos: cada mañana debe afanarse por recordar lo que su mente ha borrado durante la noche, volviendo al mismo punto cada día y dejándose guiar por las personas que "editan" su vida y tratan de hacérsela digerir en tan breve periodo de tiempo. Las 24 horas del día dan para lo que dan.

El gancho argumental, dentro de que no es del todo original (por nombrar un ejemplo Memento supo explotar con mayor acierto la idea), sí que contiene suficientes atractivos para atrapar el interés del espectador rápidamente puesto que de la mano de Christine vamos recomponiendo el puzle de su pasado y los hechos que la llevaron a perder la memoria.

Si hablamos de las deudas de No confíes en nadie con obras precedentes, el plano del ojo de Los otros de Amenábar está prácticamente calcado además de que se repite en varias ocasiones, por no hablar del tufillo a telefilm de sobremesa en el que "ella", la protagonista femenina, es la víctima sobre la que se cierne la sombra de un malvado. Busque al villano y si no encuentra otro mejor, cómprelo...

El ritmo tampoco es el más adecuado para componer el relato habida cuenta de que el desenlace es previsible desde los primeros impases de la cinta, y eso que el argumento da un par de giros para atolondrar al espectador y tratar de sorprenderlo sin excesiva fortuna.

Es una lástima que No confíes en nadie muestre sus cartas tan pronto y tenga un desenlace tan flojo... De haber conseguido mantener el pulso de los primeros minutos de la cinta podríamos estar ante un thriller notable que dosificara la información con más inteligencia y prescindiera de imágenes tramposas.

El subrayado final de la parte más dramática (que por otra parte tampoco funciona demasiado), no contribuye a dejar un buen sabor de boca. Es lento, muy lento, y de nuevo cierta frialdad dinamita las posibilidades de una escena que debería ser potentísima.

El conjunto, a pesar de contar con unos apartados técnicos de calidad (curiosa fotografía, ambientación sugerente y un buen diseño de producción), no satisfará a quien vaya esperando un thriller redondo, de esos ante los que hay que quitarse el sombrero, porque el asombro nunca llega y el metraje (unos 90 minutos de duración) habría necesitado un buen tijeretazo en la sala de montaje: unos diez minutos menos nos habrían ahorrado el laxo clímax. Pues eso... no confíes en nadie y menos en el director...

Valoración

Un thriller que va de más a menos perdiendo interés y ritmo a medida que se desarrolla por su falta de coherencia interna y sus giros de guión forzados. Una pena, la novela de la que parte daba para más.

Hobby

60

Aceptable

Lo mejor

El arranque de la historia cautiva al espectador que pronto queda atrapado en el misterio.

Lo peor

Las trampas que la trama tiende por el camino y la planísima interpretación de Nicole Kidman.

Lecturas recomendadas