Una noche fuera de control
Análisis

Crítica de Una noche fuera de control, comedia con Scarlett Johannson

Por Raquel Hernández Luján
-

Crítica de Una noche fuera de control, comedia dirigida por Lucia Aniello y protagonizada por Scarlett Johannson, Kate McKinnon, Zoë Kravitz y Demi Moore. En cines a partir del 21 de julio de 2017.

Los problemas de Una noche fuera de control no los origina la eficiente realización de la directora debutante en el largo Lucia Aniello ni su reparto, encabezado por la siempre solvente Scarlett Johansson, sino un guión raquítico lleno de ideas que se meten de lleno en el terreno del mal gusto y que, para nuestra desgracia, no son graciosas. Porque admitamos que algún sketch colaría si por lo menos te sacara una risa socarrona...

¿Fan de Scarlett Johansson? ¡Descubre sus mejores películas en Blu-Ray!

Estoy segura de que todos habéis pensado "ésta será como Resacón en Las Vegas pero con mujeres!. Pues aquella al lado de ésta, la verdad es que era bastante más divertida, para que os hagáis una idea del nivel.

Jess (Scarlett Johansson), Alice (Jillian Bell), Frankie (Ilana Glazer) y Blair (Zoë Kravitz) son amigas desde la Universidad. Ya ha pasado una década desde su época de estudiantes y, ahora, las cuatro se reúnen de nuevo para celebrar que Jess va a casarse con su prometido Peter (Paul W. Downs).

Alice convence a las demás de ir a celebrarlo a Miami, así que emprenden un viaje acompañadas de Pippa (Kate McKinnon), una amiga australiana de Jess. Las cinco mujeres alquilan una casa frente a la playa en Miami, donde piensan llevar a cabo la despedida de soltera. Al llegar conocen a sus vecinos, los obsesos del sexo Pietro y Lea (Ty Burrell y Demi Moore). La fiesta está en su máximo apogeo cuando deciden contratar a un stripper. Pero ahí será cuando todo se tuerza, pues el hombre muere accidentalmente. A partir de ese momento, tendrán que decidir qué hacer mientras los problemas comienzan a sucederse. 

Puede que Una noche fuera de control sea la peor película que ha protagonizado Scarlett Johansson en su carrera... Y yo me pregunto ¿qué necesidad tenía de embarcarse en este proyecto? Queda claro que es el principal reclamo comercial para acudir al cine a ver esta cinta, pero parece muy alejada de aquello a lo que puede llegar a aspirar... 

Funciona tan mal como comedia porque los gags no tienen ritmo alguno y los diálogos carecen de brillantez o ingenio, por lo demás, la película cuenta con un reparto bastante simpático: Kate McKinnon Ty Burrell tienen una vis cómica extraordinaria que aquí se desperdicia.

Una noche fuera de control

El punto de partida, no es malo. La idea de darle la vuelta al tópico de que los fiesteros son los hombres para verlos en una despedida de soltero de lo más sibarita, es gracioso en sí, pero no la manera en la que se desarrolla la contrapartida: la juerga femenina no consigue exprimirle el humor a la situación.

Por el contrario, la película tira por la calle de en medio tomando ideas de cintas ya vistas y pasándolas por la reconversión femenina. Así, los estereotipos pasan a feminizarse pero con idéntico (o incluso peor) resultado que el de las películas que emula, porque ni siquiera es genuina o innovadora. Tratar a los hombres como cosas no es gracioso per se, meterse coca no es gracioso per se. ¿Dónde está el contexto hilarante? 

Una noche fuera de control

Por otra parte, ¿así se va a reivindicar la imagen de la mujer en el cine? Pues qué pena, si nos igualamos que sea por arriba y no a la baja. No digo ni mucho menos que no se puedan retratar todas las realidades del mundo, pero estos rollos de apología de la farra, las drogas y hasta el asesinato, a mí personalmente no me hacen gracia (tela la cancioncita del final de la película, que se supone que es la guinda). Si queréis comprobar si os hace gracia dadle la vuelta e imaginad que es un hombre el que la canta hablando de una mujer y vemos el impacto que tiene. ¿Es divertido? Ni en un caso ni en el otro, me temo.

Bienvenidos los chistes sobre los consoladores, la regla y la depilación, bienvenida la novedad de ver a mujeres cometiendo estupideces (¿por qué siempre tienen que ser las más listas, guapas y maravillosas o villanas maquiavélicas y desequilibradas?) pero el tono de la película está tan pasado de rosca y la construcción del guión es tan caótica que no llega ni al aprobado. Y no os he comentado todavía que desarrolla otro cliché dramático archimanoseado como el de la amistad puesta a prueba por el típico colega plasta y finaliza de la manera más pastelosa posible...

Una noche fuera de control

Una noche fuera de control no es la comedia que hará que las mujeres nos riamos de nosotras mismas, ni que los hombres descubran este microuniverso nuestro que está fisiológicamente fuera de su alcance, ni mucho menos, como parece pretender muy en el fondo, la que abra el camino a una forma más desprejuiciada de ver a la mujer en pantalla.

Valoración

Una comedia bien realizada y con un reparto interesante en la que los gags, sencillamente, no funcionan. Ocasión desperdiciada.

Hobby

40

Malo

Lo mejor

Le da la vuelta a algunos tópicos como el de las despedidas de soltero en las que se desfasa.

Lo peor

Que es para crear nuevos tópicos acerca de lo juerguistas que tienen que ser las mujeres para igualarse (a la baja) a los hombres. Pues vaya.

Lecturas recomendadas