Análisis

Crítica de La noche más oscura (Zero Dark Thirty)

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: La descripción de la busca y captura de Bin Laden lleva al espectador hasta el corazón del poder y a la primera línea de la misión encabezada por un grupo de agentes, que culmina en el asalto de su residencia en Pakistán.2012 - DIRIGIDA POR: Katryn Bigelow - PROTAGONIZADA POR: Jessica Chastain, Jennifer Ehle, Joel Edgerton y Chris Pratt. Ya en cines.

Vista desde un punto de vista eminentemente práctico La noche más oscura es más simple que el asa de un cubo: el proceso por el cual un grupo de agentes de la CIA logra hacerse con el paradero de Bin Laden.

El telón de fondo lo conocemos de sobra: los atentados que revolucionaron al mundo vulnerando la seguridad nacional de los Estados Unidos, la de sus embajadas y las de sus aliados. Bigelow lo sabe y no redunda en ello: ni el dolor de las familias, ni en el drama de los fallecidos.

De hecho su punto de vista es tan frío que no genera ninguna empatía con los servicios de inteligencia estadounidenses cuando muestra las torturas a los detenidos, el trato que se le da a los presos en cárceles secretas en paraderos sin determinar o los procedimientos claramente vejatorios para con aquellos que son sospechosos de guardar relación con Al-Quaeda. Pero lo curioso es que tampoco genera empatía respecto a estos últimos. Su separación emocional sobre los hechos narrados es sorprendente.

Por esa ausencia de dramatismo hay quien se ha adelantado a decir que se trata de una película próxima al género documental, pero no es así ni mucho menos. Ni siquiera la parte final se aleja de la ficción.

La heroína frente al mundo

El eje vehicular de toda la película es el personaje de Maya (Jessica Chastain), que se incorpora en 2001 a las investigaciones de campo y que será capital para focalizar la atención en la residencia de Bin Laden en Pakistán.

La evolución de su personaje se muestra de una forma escalonada, no lineal, lo que marca esa distancia tan premeditada respecto al relato. Su relación con el equipo queda patente pero no se desarrolla excesivamente ni es una película rica en diálogos. Sea como fuere, si al comienzo del relato le cuesta mirar un duro interrogatorio, poco a poco veremos como se transforma en una pequeña bestia capaz de cualquier cosa por obtener la cabeza del hombre más buscado del mundo. Y eso que la burocracia parece en algunos momentos el mayor enemigo a batir, más que el propio terrorismo.

No es el mejor papel de Chastain, cuya fragilidad física hace que en algunos momentos parezca extremadamente vulnerable y poco creíble, como cuando pierde los estribos frente al alto mando de la CIA. El resto de los intérpretes queda diluido en el guión de Mark Boal, que parece tener el firme propósito de no desviar la atención de la heroína.

Un proceso episódico

La estructura de la película es claramente climática, pero tiene un gran hándicap y es ese parcelamiento de la información en agrupaciones de secuencias casi independientes precedidas de un rótulo... Inevitablemente los pequeños saltos temporales y los cambios de registro rompen el ritmo de una de por sí alargada película en la que el mayor interés se centra en el tramo final.

Bigelow sabe fotografiar una escena, hacerla plásticamente hermosa gracias a la luz, el juego de enfoque/desenfoque y el encuadre, sabe incluso darle credibilidad, pero yerra a la hora de darle una coherencia interna a la película.

La Operación Gerónimo

El objetivo: Bin Laden. El proceso: una chapuza. El espíritu crítico... ¿dónde? Pues totalmente ausente. Bigelow no se moja ni lo más mínimo, ni respecto a la cuestión política de fondo, ni a la hora de abordar esa noche más oscura. Casi se puede decir que lo más reaccionario de la película es su título porque sí fue una noche oscura para la democracia mundial en general y la estadounidense en particular, que se cobró una venganza por su mano. Sin regodearse en ella a posteriori, pero pasando por encima de todo para alcanzar su meta.

Me resultó mucho más escalofriante ver las imágenes de Hillary Clinton boquiabierta mientras observaba junto a Obama y su gabinete de asesores las imágenes del asalto a la casa de Bin Laden que esta película, que se queda a medio camino de muchas cosas. En resumen: la realidad supera a la ficción.

Valoración

Larga concatenación de hechos que llevan a unos agentes de la CIA a dar con el paradero de Bin Laden y acabar con su vida.

Hobby

72

Bueno

Lo mejor

La esmerada fotografía y la recreación del fortín de Bin Laden y de la Operación Gerónimo.

Lo peor

La ausencia de un enfoque, da la sensación de no aportar gran cosa como relato. Le sobra metraje.

Lecturas recomendadas