Análisis

Crítica de Noche en el museo: el secreto del faraón

Por Raquel Hernández Luján
-

CRÍTICA DE: Noche en el museo: el secreto del faraón (Night at the Museum: Secret of the Tom) - DIRIGIDA POR: Shawn Levy - PROTAGONIZADA POR: Ben Stiller, Robin Williams, Dan Stevens, Ricky Gervais, Skyler Gisondo, Patrick Gallagher, Anjali Jay, Matthew Harrison, James Neate, Owen Wilson, Steve Coogan, Rebel Wilson, Ben Kingsley, Rami Malek, Mizuo Peck, Dick Van Dyke y Mickey Rooney. Ya en cines.ARGUMENTO: El guarda nocturno del museo Larry Daley, emprende una aventura para evitar que la magia desaparezca para siempre, lo que le llevará al Museo Británico de Londres junto a sus amigos.

Shawn Levy (Los becarios) vuelve a dirigir esta tercera entrega de Noche en el museo que, por supuesto, cuenta con Ben Stiller (La vida secreta de Walter Mitty) como protagonista. Eso sí, todo apunta a que es la última vez que se calzará el traje de vigilante nocturno.

Después de haber pasado por Museo de Historia Natural de Nueva York y el Smithsonian de Washington tocaba darse un garbeo por el Museo Británico de Londres saltando el charco en compañía de sus históricos amigos. ¿La razón? La tablilla de oro macizo del faraón comienza a mostrar una extraña corrosión que provoca que se deterioren los seres animados del museo.


Como comedia familiar, Noche en el museo: el secreto del faraón es claramente un producto destinado a un target muy específico que busca sacar su mayor rentabilidad de las fiestas navideñas, pero, al margen de que repita la fórmula que otras veces le ha dado éxito, lo cierto es que permite pasar un buen rato. No te hará retorcerte de risa en la butaca, pero te sacará la sonrisa en un par de ocasiones.

Los momentos más ocurrentes y divertidos nos permiten movernos dentro de la arquitectura imposible de Escher cuando los protagonistas caen dentro de uno de sus grabados o encararnos con un Hugh Jackman que se interpreta a sí mismo.

También hay "momentos dejà vu": al T-Rex de Nueva York lo sustituye un triceratops en Londres y el villano de turno es Lancelot, que confunde la misión de Daley con una de sus cruzadas por un objeto mágico, ¿no será la famosa tablilla el santo grial?

Y entras las tramas que menos funcionan encontramos la paterno-filial: el hijo del vigilante ha crecido y quiere dedicarse a pinchar música en Ibiza (no es broma)... así que debe debatirse entre ser un padre autoritario o flexible ¡eso sí que es una cruzada!

Las nuevas incorporaciones entre las que encontramos a Rebel Wilson, Dan Stevens o Ben Kingsley funcionan bien mientras que los amantes de Ben Stiller podrán disfrutar de él por partida doble: como Larry Daley y como Laaa, un nuevo compañero prehistórico que se unirá a su panlla de aventureros en la cruzada por conservar la magia que les hace cobrar vida cada noche.

Por su parte, los habituales nos brindan bastantes momentos simpáticos como es el caso del vaquero Jedediah (Owen Wilson) junto a su amigo romano miniaturizado Octavius (Steve Coogan), el mono Dexter, Atila el huno, Sakajawea o Roosevelt.


Entre los veteranos cabe destacar el regreso de un marchoso Dick Van Dyke junto al desaparecido Mickey Rooney a quien se nombra en los títulos de crédito finales junto a Robin Williams, otro intérprete que nos ha dejado este año. Esta nostalgia se traslada al final de la historia, festivo pero también un poco tristón.

Es hora de que Ben Stiller pase página para hacer cosas nuevas y parece tenerlo claro. Por el camino nos ha ofrecido tres piezas de entretenimento familiar que no pasarán a las historia del cine con letras doradas, pero que han cumplido con las expectativas puestas en ellas, que no es poco. Humor blanco, tramas sencillas y quizás, y solo quizás, puede que hasta haya despertado interés acerca de la historia de sus personajes al haberles permitido cobrar vida.

Valoración

Otra simpática comedia familiar que se desenvuelve con mayor soltura que su segunda entrega y cuenta con varios momentos divertidos de verdad. El camino ya está trillado, pero es un final digno para la saga.

Hobby

68

Aceptable

Lo mejor

El momento Escher en el Museo Británico de Londres y el cameo de Huge Ackman... digo... Hugh Jackman

Lo peor

Algunos scketches merecerían haber estado más pulidos para hacer brillar el conjunto.

Lecturas recomendadas