Análisis

Crítica de Orgullo + Prejuicio + Zombis

Por
-

CRÍTICA DE: Orgullo + Prejuicio + Zombis (Pride and Prejudice and Zombies) - DIRIGIDA POR: Burr Steers - PROTAGONIZADA POR: Lily James, Sam Riley, Bella Heathcote, Douglas Booth, Jack Huston, Charles Dance, Lena Headey, Matt Smith, Emma Greenwell, Janet Henfrey, Sally Phillips, Dolly Wells, Hermione Corfield, Raiden Integra, Millie Brady. En cines a partir del 1 de abril de 2016.   ARGUMENTO: Una plaga misteriosa se ha extendido en la Inglaterra del siglo XIX. La tierra está infestada de muertos vivientes. Aparece nuestra radiante heroína Elizabeth Bennet, una maestra de las armas y las artes marciales, independiente, perspicaz y testaruda. Las circunstancias amenazantes del momento obligan a que entre en acción para formar una alianza con el señor Darcy, un caballero guapo pero arrogante que ella detesta intensamente, pero por el que siente, muy a su pesar, un gran respeto por sus prodigiosas habilidades como cazador de zombis. Dejando de lado sus prejuicios personales y sociales, Elizabeth y el señor Darcy se unen una batalla sangrienta para librar al país de la amenaza zombi.

En 2009 el escritor y guionista Seth Grahame-Smith tuvo la brillante idea de adaptar la inmortal novela de Jane Austen, Orgullo y prejuicio, añadiéndole un toque más popular en esos momentos: zombis. Un par de años después, la conocida actriz Natalie Portman (la eterna Reina Amidala de la primeros episodios de Star Wars) compró los derechos de esta moderna adaptación con la intención de protagonizar la versión cinematográfica que dirigiría el prestigioso David O. Russell (el director de The Fighter). Como suele ocurrir en Hollywood, el proyecto cambió de manos y Orgullo + Prejuicio + Zombis acabó siendo dirigida por el impersonal Burr Steers y protagonizada por la nueva cenicienta, Lily James.

 

 

Orgullo + Prejuicio + Zombis cuenta como en una pequeña zona localizada de la Gran Bretaña del siglo XIX, las cinco hermanas Bennett no solo tienen que luchar contra el destino de encontrar marido, sino que tendrán que hacer frente a una plaga zombi. Para ello su padre las ha entrenado en el noble arte de la lucha y las armas de la época. Para descubrir el misterio de la propagación de la plaga llega a la localidad el señor Darcy, un tipo muy peculiar que vivirá un relación amor/odio con una de las señoritas Bennett, Elizabeth. Este es básicamente argumento de la cinta, donde se mezclan momentos archiconocidos de la novela original con pasajes fantásticos.

 

 

La adaptación cinematográfica deja mucho que desear frente al texto original de Grahame-Smith. Mientras que en la novela el humor negro reinaba por doquier, en su versión cinematográfica son meras pinceladas, y esa metáfora donde los propios zombis eran un estamento social más, queda diluida entre un romance que hemos presenciado más de mil veces. Tampoco ayuda que la cinta no establezca un tono y un ritmo definido. No sabemos muy bien si es una comedia romántica con monstruos, una película fantástica con romance, una cinta de amor con pinceladas de acción…

 

Gran parte del problema de la cinta reside en la dirección de Steers. Este señor viene de dirigir perlas como 17 otra vez o Siempre a mi lado, con Zac Efron de protagonista, cintas edulcoradas para un publico juvenil, y claro, con Orgullo + Prejuicio + Zombis ha pretendido hacer lo mismo y se no ha cuajado. Tras una arranque espectacular, donde Darcy desenmascara a un zombi en una reunión social y le corta la cabeza, vienen unos créditos sorprendentes donde se nos hace un resumen de la situación en Gran Bretaña en esos momentos.

 

De ahí en adelante es otra vez la misma historia de amor de siempre (con algún que otro detalle fantástico y alguna huérfana secuencia de acción) hasta sus 20 minutos finales donde otra vez se vuelve a dar rienda suelta a la acción y a la gamberrada. Apuntar que estamos ante una cinta dirigida al gran publico, así que la casquería y el gore esta limitado a un par de planos, algo que también resulta molesto para una producción de estas características.

 

 

Si reparamos en la secuencias de acción podemos decir que son sencillas y con poca sorpresas, algo muy criticable para los días que corren, pues ya cualquier serie de televisión tiene coreografías y secuencias más elaboradas que Orgullo + Prejuicio + Zombis. El único momento que hace que sobresaltemos algo en la butaca, es ver aparecer en un bosque a un mujer zombi con su hijo en el mismo estado. Este maquillaje sorprende ante una cinta que abusa de efectos digitales hasta para la escasa sangre que sale en pantalla.

 

Lily James se asienta como actriz de época. Mucho más guapa aquí, con su melena morena original, que con el pelo rubio oxigenado que lucía en La cenicienta de Kenneth Branagh. La joven actriz resulta más convincente con la espada y el puñal que soltando su verborrea romántica. Sam Riley le da la replica perfectamente y dibuja un señor Darcy bastante correcto y en sintonía con el de la novela. Los momentos donde muestra su hastió por la sociedad son sublimes. Jack Huston, que interpreta al villano de la función, esta bastante desaprovechado y su interpretación dista mucho de la excelencia a la que nos tenía acostumbrados en Boardwalk Empire. También aparecen en escena los siempre correctos Charles Dance y Lena Headey. Estos dos últimos son figuras muy presentes de la serie Juego de tronos, por lo que no seria de extrañar que su participación en esta cinta haya sido una jugada para atraer a las salas a los fans más acérrimos de los Lannister.

 

 

Una pena que la cinta no haya gozado del éxito que se pretendía, por lo que es más que probable que nos quedemos sin la secuela que nos prometen tras los primeros títulos de créditos finales. Pero tranquilos, si os quedáis con ganas de más muertos vivientes, mirad todo lo que se avecina:

 

Valoración

A este tipo de cintas se les pide acción, algo de sangre, y que sean entretenidas, y esta no los cumple ninguno de los tres requisitos. Quizá si la hubiera dirigido otro director…

Hobby

35

Malo

Lo mejor

El prologo, sus créditos iniciales y sus minutos finales.

Lo peor

No tiene ni tono ni ritmo. No sabemos si debemos llorar, reír o aplaudir.

Lecturas recomendadas