Análisis

Crítica oscura de Todos tenemos un plan

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: Dos hermanos gemelos viven vidas totalmente independientes. Agustín es médico pediatra y lleva una vida gris cargada de frustración. Pedro, por el contrario, hace lo que quiere y se mantiene al margen de la ley mirando solo por su interés. Sin embargo, un cáncer le consume y decide ir a ver a Agustín para que le ayude a poner fin a su sufrimiento.    2012. DIRIGIDA POR Ana Piterbarg – PROTAGONIZADA POR Viggo Mortensen, Soledad Villamil, Daniel Fanego, Javier Godino, Sofía Gala y Óscar Alegre.

Aparentemente Todos tenemos un plan se basa en la idea de que "por más que la mona se vista de seda...". Viggo Mortensen realiza una tarea complicada dando vida a dos hombres netamente distintos desde la cuna. Se incide mucho en el hecho de que a pesar de ser gemelos, Agustín y Pedro son antitéticos en su forma de hablar, de moverse y relacionarse.

El primero es un hombre ordenado, cauto y cuidadoso mientras que el segundo no le teme a nada y vive a salto de mata. La enfermedad le lleva a ver a su hermano, que adoptará su personalidad para salir del bucle repetitivo en el que se ha convertido su vida.

Sin embargo y a pesar de las diferencias, tienen más en común de lo que creen: el tiempo que han pasado separados les ha hecho llegar, cada uno por su lado, a un callejón sin salida. Ambos tienen una obra literaria en sus casas: "Los desterrados" de Horacio Quiroga. No es baladí: se trata de un libro de cuentos en los que el orden y la barbarie están en pugna, igual que sucede entre ellos. 

Cuando Agustín pretenda hacerse pasar por su hermano, tendrá que sumergirse en su forma de vida, adoptando sus costumbres, su manera de moverse e incluso su rol como apicultor. "Cuando la colmena anda mal, hay que sustituir a la reina". Y eso es lo que sucede cuando Agustín conquista la particular colmena humana del Delta del Tigre en la que vivía su hermano. La búsqueda de algo por lo que merezca la pena vivir o morir ha comenzado.

La película es un tanto críptica. Hay que dedicarle un tiempo para poder desenmarañar el mensaje que no es evidente desde un primer momento. Ana Piterbarg comete ciertos errores en la medición de los tiempos que hace que algunos pasajes se alarguen demasiado. No obstante, la fotografía es muy interesante, recreándose en las bajas luces y aportando gran cantidad de información sobre la personalidad de los hermanos y de las personas que se relacionan con ellos.

En cuanto a la dirección de actores, Soledad Villamil (El secreto de sus ojos, No sos vos, soy yo) es despojada de su atractivo y queda relegada a un segundo plano que no explota todo su talento. Tiene ciertos momentos emocionalmente muy fuertes en los que la contención se torna casi inverosímil.

Ambiente cargado para una película en la que la dualidad y la reflexión sobre el bien o el mal que podemos causar a nuestro alrededor, se tornan protagonistas y en la que algo tan dulce como la miel puede resultar una trampa mortal aprisionando a sus víctimas.

Valoración

La suplantación de identidad es el eje de una obra correcta pero que no termina de deslumbrar por un tempo interno muy lento y un mensaje final un poco confuso. Los personajes se rigen de forma desconcertante por ambientes tétricos y lúgubres.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

Viggo Mortensen, que realiza un trabajo muy complejo metamorfoseándose en dos personas diferentes.

Lo peor

El final parece ir a la deriva, se hace largo y algo no termina de cuadrar...

Lecturas recomendadas