Análisis

Crítica de Ouija, basada en el famoso tablero de Hasbro

Por Raquel Hernández Luján
-

CRÍTICA DE: Ouija  - DIRIGIDA POR: Stiles White - PROTAGONIZADA POR: Olivia Cooke, Ana Coto, Daren Kagasoff, Bianca A. Santos, Douglas Smith, Shelley Hennig y Sierra Heuermann. Ya en cines.ARGUMENTO: Un grupo de jóvenes utiliza una Ouija para contactar con un amigo que ha muerto recientemente. Los problemas surgen cuando sin querer convocan a una presencia oscura.

La peor cara del "terror comercial" o lo que es lo mismo "miedito de baratillo" se alía con una falta escalofriante de ideas en el guión de Ouija para dar a luz una película más simple que el mecanismo de un chupete.

La historia, que arranca con un prometedor prólogo, pronto naufraga en las pantanosas aguas de un género cada día más maltratado en aras de llegar al mayor público posible.

Ouija no puede ser menos ambiciosa... Se pone a sí misma el listón tan bajo que no convencería ni a un párvulo. La premisa de que el cine de terror tiene que conseguir estremecer al espectador en su butaca y sacarle de su área de confort queda dinamitada por los tópicos de siempre. A la postre estamos ante más de lo mismo y lo peor es que... te lo esperas. 

Mira que habría sido increíblemente fácil realizar una película con un mínimo de solvencia en la que el famoso tablero de Hasbro (dejaremos a los Iker Jiménez de turno dirimir si de un juego se trata o de algo más) fuese el protagonista... A buen seguro habéis escuchado historias de campamento más tenebrosas que la que se ha escogido para ser llevada a la gran pantalla.

Para nadie es un misterio que la Ouija, supuestamente, se utiliza en "sesiones de espiritismo caseras" para tratar de contactar con el más allá. Se trata por tanto de un portal hacia lo desconocido y, en este caso, cinco adolescentes terminan por contactar con quien no desean, una presencia terrible que irá a por ellos sin piedad. Y ya. 

Entre medias todos los clásicos ya desgastadísimos: efectos de sonido, ojos en blanco, asesinatos sin una gota de sangre (no se salva ni por ser un espectáculo dantesco, ni eso tiene)... No solo no sorprende sino que hasta molesta ver cómo se hacen películas siguiendo un patrón tan burdo por no hablar de la resolución insatisfactoria de la trama.

Las interpretaciones tampoco son el punto fuerte de la película en un reparto en el que las únicas caras algo conocidas son las de Olivia Cooke (Bates Motel) y Douglas Smith (Percy Jackson y el mar de los monstruos). Y en el caso de los rostros veteranos tenemos a Lin Shaye, indefectiblemente unida ya a Insidious. En su defensa hay que decir que el director Stiles White es debutante y que, quizás, le ha delatado la falta de experiencia en la tarea de guiar a los actores. Seamos bienpensados.

Menos disculpas tiene el guión de la cinta que ha coescrito junto a Juliet Snowden con quien ya había trabajado previamente en The Possession, otra película que no pasará a los anales de la Historia del Cine por su originalidad.

¿Estamos ante el declive definitivo del cine de terror? ¿No estamos acostumbrando demasiado a ver los mismos clichés una y otra vez como si de un juego de espejos macabro se tratara? Maldita sea, lo parece, y da una especial rabia cuando te das cuenta del partido que se le podría haber sacado al tema y lo rentable que sale realizar películas como ésta.

Si queréis pasar miedo de verdad echad un ojo a lo que recaudan cuando en ellas se invierte tan poquito... En el caso de Ouija, la inversión de 5 millones de dólares ha salido de fábula si contamos los 50 que ha recaudado solo en Estados Unidos, alcanzando el número uno y suscitando la eterna sensación de dejà vu de siempre. ¡Cómo nos venden la moto!

Valoración

Una película más que se queda a las puertas de generar auténtico terror dejándose llevar por los derroteros de siempre. Una lástima porque tenía un gran potencial.

Hobby

40

Malo

Lo mejor

El prólogo, en el que sí que consigue generar, al menos, algo de expectación...

Lo peor

Pierde una oportunidad fantástica de explotar el juego más terrorífico de las leyendas urbanas.

Lecturas recomendadas