Análisis

Crítica de Oz, un mundo de fantasía

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: Oscar Diggs es un mago de circo de dudosa reputación que tiene que abandonar la polvorienta Kansas. Cuando llega a Oz, está convencido de que conseguirá la fama y la fortuna que cree merecer. Pero, cuando las brujas Theodora, Evanora y Glinda (Michelle Williams) empiezan a dudar de su categoria como mago, empieza a tener problemas.2013 - DIRIGIDA POR: Sam Raimi - PROTAGONIZADA POR: James Franco, Mila Kunis, Rachel Weisz, Michelle Williams, Abigail Spencer. Ya en cines.

La vida en la polvorienta y gris Kansas se agota para el ilusionista Oscar Diggs (James Franco), obligado a realizar sus burdos trucos un día tras otro sin conseguir satisfacer nunca enteramente a su público. Sus sueños de grandeza, sin embargo, le impiden dejar de lado su pasión, la magia, para tener una anodina vida como empleado y casarse así con la mujer a la que ama, de modo que va de conquista en conquista para resarcirse.

La verdad es que si analizamos el comienzo de la película Oz, un mundo de fantasía, es brillante. Con una ventana empequeñecida que nos transporta a otra época y un atrevido blanco y negro en una propuesta claramente enfocada al público infantil, Sam Raimi rinde un sentido homenaje a los comienzos del cine como atracción de feria y de paso recrea un circo que, como en el caso de la cinta original, resonará en el mundo de Oz: caras conocidas, situaciones parecidas... todo "igual pero diferente".

Destino: Oz

Después de este prólogo que nos presenta a un embaucador y charlatán Diggs y tras tener que huir a la carrera, el ilusionista iniciará un tormentoso viaje en globo que le llevará a un lugar en el que por fin podrá sentirse como en casa. La pantalla se ensancha y el color aparece con toda su fuerza, deslumbrando al espectador. Este primer golpe de efecto es apabullante junto con el maravilloso mundo que nos permite descubrir la cinta al más puro estilo Disney, conjugando la belleza de las imágenes con la banda sonora: cañas que susurran con el paso del viento creando maravillosas melodías, hadas de río con pequeños dientecillos, flores con gemas como pétalos... Y un trío de brujas muy particular para jugar con ellas al quién es quién. Y a cuál más bella: Rachel Weisz, Mila Kunis y Michelle Williams son las tres actrices que encarnan a las hechiceras en cuyas manos está el reino de Oz.

Una vez que se pasa el impacto inicial, la cinta, todo hay que decirlo, va perdiendo algo de interés porque el "meollo" de la trama es un tanto simple. La presentación de los personajes es un poco lenta y el guión se desenvuelve con cierta torpeza para justificar la aparición de la bruja del oeste. Aún con ese lastre que hace que al metraje le cueste avanzar, seremos testigos de la aparición de un personaje que es sin duda el más impresionante de la cinta a pesar de no ser de carne y hueso: la muñeca de porcelana.

Impresionante la recreación de la textura de la porcelana, su brillo y tintineo. Algo más trasnochado resulta el mono alado que ataviado como un botones sirve a Diggs desde que éste le salva de las fauces de un león, (¿será éste aquel que perdió el valor?).

Correcta para el público infantil, algo escasa para el adulto

El derroche de color en la naturaleza, el vestuario y los seres que habitan Oz y de elementos imaginativos como ese precioso viaje en pompas de jabón, hacen que visualmente la película sea muy estimulante en esta segunda parte del metraje, de modo que al público infantil le agrada muchísimo.

Por el contrario para un adulto el guión se queda bastante corto en cuanto a sus pretensiones (y no será por falta de metraje), aunque se entona algo más en su parte final, cuando van a resolverse los conflictos principales. Es por eso que el ritmo no es muy fluido pasando por abundantes momentos valle en los que la acción apenas progresa o lo hace a un paso muy lento.

De lo que no cabe duda, es de que, si uno "se deja hacer por la película" y trata de transportarse con ella al mundo que propone, queda cautivado por el diseño visual y el encanto de la fantasía. Una concepción más dinámica de la aventura en la segunda parte que ya está en proceso le hará un gran favor a la secuela de esta cinta. Adelantándose al previsible éxito que tendría la cinta y en un ataque total de confianza en ella, Disney encargó al coguionista de la película, Mitchell Kapner que comenzara a escribir el guión un mes antes del estreno mundial de Oz, un mundo de fantasía.

De momento nada se sabe de la trama, pero es bastante probable que se opte por retomar la novela de Lyman Frank Baums "El maravilloso mago de Oz", en la que se basó la famosa adaptación de la Metro Goldwyn Meyer de 1939. La novela actualmente es de dominio público, pero el material extra añadido al metraje como los zapatos de rubí, no podrían incluirse en el nuevo guión ya que Warner posee los derechos de la película protagonizada por Judy Garland. Otra opción podría ser que se decantaran por la adaptación de alguno de los otros catorce relatos que el autor escribió tras el éxito de su novela.

Valoración

Agradable y estimulante visualmente, esta precuela del mago de Oz nos despierta la nostalgia a la vez que ofrece respuesta a algunos interrogantes de la forma más colorista posible. Muy recomendable.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

La muñeca de porcelana, el diseño de los personajes y el color, es un viaje fantástico.

Lo peor

Es irregular en cuanto ritmo y un pelín larga, pero consigue mantener el interés.

Lecturas recomendadas