Análisis

Crítica de Los payasos asesinos del espacio exterior - ¡Putea al redactor!

Por Borja Abadie
-

¡Seguimos enfrentándonos a nuestros mayores temores con Putea al redactor! Vosotros nos decís qué pelis y juegos malos, malos tenemos que analizar y nosotros cumplimos vuestros más bajos deseos. La crítica de los payasos asesinos del espacio exterior es la segunda parada de esta feria del "mal" gusto porque vosotros lo habéis elegido. ¿Es la historia de estos payasos chanantes tan mala como habéis prometido?

Cuando supe del nacimiento de la sección putea al redactor me dije: ¿qué probabilidades hay, de entre tanta gente que escribe en Hobby Consolas, de que me toque el análisis de una película escogida por vosotros con el único fin de hacernos la vida imposible? La realidad demuestra que debo de jugar más a la primitiva y aquí estoy, con la crítica de Los payasos asesinos del espacio exterior bazo el brazo. La película, dirigida por Stephen Chiodo en 1988 narra las estrambóticas aventuras de Mike Tobacco (interpretado por el actorazo Grant Cramer, al que no conoceréis de películas como Fin de año maldito) y Debbie Stone (interpretada por la jaquetona Suzanne Snyder (que tampoco os sonará de La mujer explosiva o La divertida noche de los zombis).

Ambos se encuentran retozando en la cima del mundo, que dicho así suena muy sexy y romántico, pero que no deja de ser un peñasco de un pueblo de mala muerte en EE.UU. al que van las parejas a enrollarse. Un descampado a modo de picadero, vamos. Entre beso y beso los tortolitos ven caer un meteorito. Como gente de bien que son, se deciden a investigar el lugar de la caída, para descubrir que en lugar de una roca gigantesca lo que ha llegado desde el cielo es una carpa de circo. Los jóvenes llaman la atención de los moradores del circo, un grupo de payasos asesinos del espacio exterior (sabía yo que el nombre de la película estaba escogido con mucho acierto) que se dedicará a matar de mil formas a los habitantes del inocente pueblecito sólo para alimentarse.

El caso es que las grandes estrellas son, al menos para un freak como el que suscribe, los hermanos Stephen y Charles Chiodo, que dirigen y co escriben la película, después de trabajar como expertos en efectos especiales para la excepcional Critters, todo un film de culto de los años 80. Su gran mano, nunca mejor dicho, para las marionetas se deja ver en buena parte de Los payasos asesinos del espacio exterior, un fil de bajo presupuesto que se destapa como unverdadero homenaje a las películas de serie b de los años 50, como La masa devoradora (The Blob), Tarántula o La guerra de los mundos, por ejemplo. La diferencia aquí está en que en vez de enfrentarse a extraterrestres al uso, insectos gigantes o masas informes que arrasan todo a su paso, los protagonistas se las tienen que ver con un grupo de letales payasos alienígenas.

El desfile de muertes es genial. El arsenal de los payasos no tiene nada que envidiar al de las locas creaciones de Insomniac Games. Tenemos una pistola de desintegra a todo sobre el que impacta, una escopeta que lanza palomitas asesinas, cajas de pizza en las que se esconde un payaso, guantes de boxeo que son capaces de arrancarle la cabeza de un puñetazo a todo un motero chungo de los 80, tartas que sepultan a los humanos y los derritan como si estuvieran hechas de ácido, etc....

Aunque lo mejor, quizás, son las inteligentes estratagemas que usan los aliens circenses para atraer a los inocentes humanos y que caigan en sus redes, como imitar los movimientos de un muñeco de propaganda para pasar desapercibidos al más puro estilo Pliskin, hacer un simpático espectáculo de marionetas que sonrojaría a todos los partidos políticos españoles por igual, aparecer en un coche muy pequeñito del que salen montones de payasos (todo un clásico del humor) o un numerito con sombras chinescas que terminan por zamparse a los incautos humanos.

Tampoco puedo olvidarme de otras escenas memorables, como un payaso haciendo un perro con globoflexia que cobra vida (aunque no cambia su plástica forma) para perseguir a los humanos u otro que utiliza a un humano como marioneta de ventriloquia (justo antes de arrancarle el corazón) para comunicarse con ellos. El mensaje, para quien pueda interesar es claro y profundo: "no temas nada, sólo queremos matarte". 

Y todo esto presentado en un envoltorio a medio camino entre el humor absurdo y las referencias a clásicos del terror como Alien, ahí es nada. Los parecidos son incuestionables: son criaturas alienígenas, matan sin cesar, tienen naves espaciales repletas de vainas con humanos (aunque estos están envueltos en algodón de azúcar), etc...  La película, eso sí, no se toma nunca en serio a sí misma. En ocasiones tiene muy poca gracia, en especial la pareja de hermanos heladeros que tiene diálogos a lo C-3PO y R2-D2 pero que se parece más a tener dos Jar Jar Binks en la misma película.

Aunque la intención de analizar Los payasos asesinos del espacio exterior no podría ser más perversa la realidad es muy distinta. Más que puteado me siento halagado y, pese a que el tono puede dar a entender que estoy de broma o siendo irónico, la verdad es que es una de esas películas entretenidas que te ves sin apenas darte cuenta.

Tiene puntos flacos, como algunas actuaciones demasiado forzadas, un ritmo algo lento en algunas escanas u otras que hasta sobran pero el cómputo global es bastante positivo y estamos deseando que se cumpla esa "amenaza" de los hermanos Chiodo de hacer una segunda entrega en 3D a estrenar en 2018. Si hacen un crowdfunding aquí tienen al primer micromecenas. El film es tan entretenido que, de hecho, me pregunto si no habéis sido demasiado benévolos con nosotros. Estamos buscando verdadera escoria del celuloide y el videojuego y he visto películas muchísimo peores que la de estos payasos asesinos del espacio exterior, y no miro a nadie J.J. Abrams.

Valoración

Una estrafalaria y simplona película que no es, ni de lejos, tan mala como una sinopsis puede dar a entender, ya que es una respetable muestra de ese cine de terror y humor de los 80 que tan buenos momentos nos ha regalado.

Hobby

65

Aceptable

Lo mejor

Las escenas de muertes. El diseño de algunos bichejos.

Lo peor

El ritmo es demasiado lento en ocasiones. Algunos gags muy flojos.

Lecturas recomendadas