Análisis

Crítica de Plan en Las Vegas

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: Cuatro grandes amigos se reúnen después de más de cincuenta años para celebrar la despedida de soltero de uno de ellos, que está a punto de casarse con una jovencita explosiva.2013 - DIRIGIDA POR: Jon Turteltaub - PROTAGONIZADA POR: Morgan Freeman, Michael Douglas, Robert De Niro, Kevin Kline y Mary Steenburgen. Ya en cines.

Todo en Plan en Las Vegas es, como anuncia ya el título de la película, un fastuoso spot de la ciudad del pecado y quizás uno de los mayores desaciertos de una cinta que arranca con el saborcillo de Aquellos maravillosos años relatándonos la camaradería de un grupo de jovencitos que se autodenominan "los cuatro de Flatbush" en su Brooklyn natal.

Genial por cierto el casting de los actores que encarnan a las versiones adolescentes de Robert De Niro (1943), Michael Douglas (1944), Morgan Freeman (1937) y Kevin Kline (1947). Ojo, que entre todos suman seis Oscar y nueve nominaciones además de representar casi 16.000 millones de dólares con la recaudación de sus más de 350 películas a lo largo de los últimos 40 años. Decidme si no es motivo suficiente como para ir a ver la primera película en la que los cuatro comparten cartel.


58 años después sus vidas han cambiado mucho, ya que todo su periplo vital les ha llevado a encontrarse en situaciones muy dispares: Paddy (Robert de Niro) es un amargado viudo que no consigue superar el fallecimiento de su esposa; Archie (Morgan Freeman), es el clásico abuelo sobreprotegido por su hijo tras su reciente amago de infarto; Sam (Kevin Kline) vive en Florida, rodeado de jubilados y apartado de cualquier estímulo para seguir adelante y Billy (Michael Douglas) sencillamente se ha rebelado contra la vejez y está a punto de casarse con un bombón de 31 añitos en Las Vegas.

El tiempo les ha pasado factura, pero viajan con la idea de desmelenarse y pasarlo en grande, por más que la juventud parezca dominar el ocio de Las Vegas. La primera hora de película además de ser muy divertida, introduce en el grupo a un personaje brillante: el de la madura cantante de jazz Diana (Mary Steenburgen), cuyas líneas de diálogo afiladas cortan como una cuchilla.

La química entre los actores es innegable, pero es cierto que Morgan Freeman sobresale del conjunto no solo por la concepción de su personaje sino también por la solidez interpretativa de un hombre que hace suyo a su sexagenario inhibido.

La cinta va de más a menos, acierta en la búsqueda de la comicidad en los guiños a la vejez y el paso del tiempo, pero no remata con el humor gamberro y el atrevimiento que habrían sido necesarios para elevar el tono de la comedia al final. Resulta demasiado amable y políticamente correcta sin llegar a la náusea pero recreándose en exceso en un epílogo que poco aporta salvo mucho azúcar.

Sea como fuere el viaje a Las Vegas se transforma en un proceso iniciático para los cuatro protagonistas, cuyo fin es "volver a empezar" porque nunca es tarde si la dicha es buena: en el caso de Paddy reconciliarse con el pasado para poder avanzar, en el de Archie retormar las riendas de su vida, en el de Sam recuperar la chispa y en el de Billy aceptar su edad y actuar en consecuencia.

Bien visto, pero no tan bien ejecutado sobre todo como decíamos en ese clímax final de la fiesta de soltero y el tramo último que subraya en exceso ese conformismo buenista que tanta pupa hace en su búsqueda de agradar al público general. Y en el fondo ese materialismo inherente a Las Vegas: si tienes pasta, todo el mundo te baila el agua, ¡viva el capitalismo salvaje!

Valoración

Comedia poco corriente en sus primeros compases que se viene abajo en el tramo final, una verdadera pena si tenemos en cuenta el reparto de lujo. El guión de Dan Fogelman es demasiado amable y poco pícaro.

Hobby

60

Aceptable

Lo mejor

Morgan Freeman, que sabe combinar su vis cómica con problemas que sí parecen acordes con su edad.

Lo peor

Los veinte minutos finales vienen a moralizar demasiado... pierde toda la fuerza.

Lecturas recomendadas