Análisis

Crítica de Un plan perfecto (Gambit)

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: Un conservador de arte contrata a una mujer para estafar a su jefe. El plan es que se haga pasar por la nieta de un hombre que tenía en su poder un cuadro de Monet para vendérselo al adinerado coleccionista.2012 - DIRIGIDA POR: Michael Hoffman - PROTAGONIZADA POR: Colin Firth, Cameron Diaz, Alan Rickman, Tom Courtenay y Stanley Tucci. Ya en cines.

Esta película dirigida por Michael Hoffman es un remake de la película estrenada en España con el título Ladrona por amor (1966) que por aquel entonces protagonizaron Michael Caine y Shirley McLaine y que incluso fue nominada a los Oscar en tres categorías: mejor dirección artística, mejor vestuario y mejor sonido.

 

La película de Hoffman es menos ambiciosa en ese sentido, pero consigue actualizar el relato aportándole un toque diferente. Supone su regreso a la dirección desde su notable retrato de los útimos días de Leon Tostoi en La última estación en 2009, contando para la ocasión con un libreto alocado de los hermanos Coen, cuyo sello se hace sentir en las disparatas situaciones que se suceden en la película tanto como se hecha de menos su magia detrás de la cámara. De hecho es bastante anecdótico el hecho de que hayan firmado juntos un guión para otro director.

 

Verdades y mentiras

Empecemos con las verdades: el principal escollo que encuentra la película para funcionar con fluidez es la total falta de conexión entre los dos protagonistas. Ambos hacen bien su trabajo: Cameron Diaz se mete bien en la piel de provinciana texana señorita Puznowski y ni que decir tiene que el papel de estirado inglés le va que ni pintado a Colin Firth, pero hay que reconocer que tienen una increíble carencia de química. Su personaje protagoniza desde la contención algunas de las escenas más divertidas mientras que Stanley Tucci viene a bajar el tono de la comedia con su exageradísimo personaje. ¿Es Cameron Diaz una mala decisión de casting? Puede ser, parece que el propio guión da a entender que se trata de alguien más joven y natural, pero viendo que se descartó a Jennifer Aniston solo puedo decir que me alegro de que la escogieran a ella... 

 


 

Sigamos con las mentiras: una buena comedia sobre una falsificación, tiene que estar plagada de ellas. El entrañable Tom Courtenay (visto recientemente en El cuarteto) es el encargado de preparar la falsificación (muy divertida su escena tratando de imitar a Pollock) pero algunos giros inesperados en el guión nos depararán la sorpresa de saber que hay muchas más mentiras en toda la historia.

El estilo de la película: surrealista

Cuadros custodiados por leones, un jefe aficionado al nudismo, un clamoroso engaño que incluye un Monet colgando de la pared de una sucia caravana y varios enredos más, incluyendo una mascarada en una mansión con góndolas y un grupo de japoneses dispuestos a asaltar el catering de la fiesta...

 

 

Bajo cualquier luz el guión de Un plan perfecto es una locura que arranca con un viaje a Texas para buscar a la susodicha aficionada al rodeo en el que se muestra incluso una carrera de perros en la que los jockeys son monos (¡!) para dar el salto a un Londres en el que descubriremos las interioridades del hotel Savoy. Pero qué demonios, esa es la grandeza de la película...

 

Puede que no sea la mejor comedia del año pero la sensación en la butaca es agradable y sobre todo, original en su planteamiento y desarrollo. No falta algún puntual momento de chiste fácil respecto a los atributos de Firth o incluso una flatulencia inesperada, pero no incomodan y te sacan más de una sonrisa (no sé cómo lo veréis pero tal y como está el patio yo lo agradezco mucho).

 

 

Además de ser muy entretenida sabes que cualquier cosa puede suceder y es grato ser sorprendido en una cinta sin demasiadas pretensiones (aunque se deja sentir cierta crítica hacia el coleccionismo de pacotilla, ese de acumulación que no entiende el arte si no es por su precio de mercado).

 

Lo que sí es muy recomendable es verla en versión original para apreciar el trabajo de los actores y la elaboración de su acento así como para ver aún mejor reflejado ese choque tan premeditadamente acusado entre unos y otros. 

Valoración

Comedia ligerita de imprescindible visionado en versión original para poder extraerle todo el jugo a las conversaciones y a la confrontación entre la elegancia y exquisitez inglesa y la fortaleza y el coraje texano.

Hobby

68

Aceptable

Lo mejor

Las locuras que suceden en el Savoy y un Colin Firth impecable (incluso sin pantalones)

Lo peor

La inexistente química entre la pareja protagonista, Cameron Diaz resulta simpática pero nada más.

Lecturas recomendadas