Ozark
Análisis

Crítica de la primera temporada de Ozark, la serie de Netflix

Por Raquel Hernández Luján
-

Crítica de la primera temporada de Ozark, la serie de Netflix creada por Bill Dubuque y Mark Williams protagonizada por Jason Bateman y Laura Linney.

Ozark es un drama estrenado por Netflix el pasado 21 de julio compuesto por diez episodios. Esta primera temporada está pensada para ser autoconclusiva pero, tras el visionado, es evidente que hay más de dónde rascar y personajes con historias que se pueden desarrollar a futuro.

Ofertas flash de Amazon. ¡No las dejes escapar!

En líneas generales, con episodios de aproximadamente una hora de duración el equipo de guionistas se ha planteado la trama como "una película dividida en diez partes", en palabras del propio Jason Bateman, que no solo protagoniza sino que produce la serie además de haberse implicado en el proyecto como director del episodio piloto.

Así que si la primera duda que tienes al término del visionado es si habrá una segunda temporada ésta es la respuesta: "Si hacemos una segunda temporada será una secuela, otra historia. Con el mismo reparto, pero tendremos que pensar algo nuevo, una continuación”.

Ozark

Sexo, droga y toneladas de dinero

De un tiempo a esta parte el narcotráfico y el blanqueo de dinero han sido dos temas al alza en las ficciones audiovisuales que nos llegan. The Wire fue la serie que hizo eclosionar el subgénero y a ella se adhirieron luego otras series y películas con puntos de vista muy distintos: Breaking Bad, Sicario, El consejero, Salvajes, Narcos, La reina del sur, El capo, Snowfall y próximanente El Chapo y Barry Seal... Vamos, que nos salen la drogas por las orejas.

La originalidad, o al menos la seña de identidad de Ozark, es que no nos muestra el punto de vista de un narcotraficante como tal sino de su contable, un padre de familia con un don para los números y una vida en principio anodina. Por si tenéis la tentación de pensarlo, no tiene absolutamente nada que ver con Breaking Bad: ni el personaje principal tiene la misma fuerza ni la factura técnica consigue brindarle una personalidad propia tan fuerte como la de la serie de Vince Gilligan.

Ozark

Hay un esfuerzo en Ozark por virar la fotografía a tonalidades frías que generen desconcierto e inseguridad en espectador o, lo que es lo mismo, una atmósfera intrigante y peligrosa. Como explica Bateman “cuando se trata de captar a la audiencia hay que encontrar el equilibrio en muchos departamentos para crear un ambiente específico. Para mí ese es el reto como director, es difícil y me gusta".

Obra en su contra la forma en la que se consumen los productos de Netflix, algo que reconoce como un problema propio de la plataforma. "no tienes la garantía de que la gente vaya a ver la serie en un ambiente de oscuridad. La gente lo ve en sus dispositivos en la playa, por ejemplo". 

Ozark

Los Byrde, una especie invasora

Ozark nos habla de la familia Byrde, formada por el matrimonio de Marty y Wendy y sus dos hijos adolescentes, Charlotte y Jonah. Tienen una vida completamente normal hasta que se mudan in extremis a otro lugar totalmente distinto: pasan de residir en los suburbios de Chicago para llegar a una pequeña comunidad veraniega en Ozarks, Missouri, donde deben integrarse para blanquear en tiempo récord una ingente cantidad de dinero que procede de un cártel de drogas mexicano.

Ozark

A todas luces el comportamiento de los Byrde al llegar a este lugar es el mismo que el de una especie invasora, sobre todo teniendo en cuenta que el principal objetivo de Marty es fagocitar negocios ruinosos en los que invertir indecentes cantidades de dinero para lavarlo para la mafia.

Por el camino se encontrará numerosos obstáculos: una red de distribución de estupefacientes propia, una investigación del FBI encubierta que trabajará para pararle los pies y modelos de negocio cargados de problemas propios como un club de striptease.

Ozark

Personajes poco creíbles y giros inesperados

No sé si hasta aquí os he invitado mucho al visionado, porque la verdad es que la duración de los episodios se antoja un poco excesiva para lo que la serie quiere contar. De hecho, el último episodio dura casi el doble que uno normal, una costumbre que personalmente me enoja un poco... ¿por qué se quiere contar todo de golpe en el último minuto? En cualquier caso, si legas al ecuador de Ozark querrás terminar de verla, porque los mejores giros de guión (y alguno más tramposillo también, pero bueno) se suceden en último tercio de la serie.

Otras tramas parecen no llevar a ningún sitio, sobre todo las relacionadas con los dos hijos menores que escapan un poco al tema principal: el dinero. "¿Qué es el dinero?" Ozark comienza con una disertación de Marty Byrde acerca de esta cuestión y ya será el hilo conductor de las acciones de todos los personajes. “No es sinónimo de tranquilidad. No es sinónimo de felicidad. El dinero es, en esencia, el resultado de nuestras elecciones”.

Ozark

Bateman lo aclara aún más: “el dinero es un personaje más en el sentido de que es la motivación de toda la acción. La gente reacciona ante él, mueve a la gente a hacer cosas, es una tentación”.

Otro punto débil es de que algunos personajes son muy exagerados: es el caso de Roy, Ruth y Russ, en ese orden. Las interpretaciones del reparto son adecuadas, pero la forma en la que están concebidos los personajes los hace muy difíciles de creer: ni el histriónico agente del FBI ni la enfant terrible ni mucho menos el perdedor grandullón consiguen hacer que nos sintamos concernidos por sus problemas o entender sus motivaciones personales. Dan demasiados vuelcos a lo largo de solo diez episodios.

Ozark

Algo que sí funciona para captar al espectador son esos cuatro dibujos que aparecen al comienzo del episodio y nos dan pistas sobre lo que sucederá a lo largo del episodio. Es un detalle que puede parecer superfluo pero que funciona bien para crear un microclima de suspense.

Ozark se deja ver. Definitivamente no es la serie del verano, Juego de tronos se está llevando la palma en todos los sentidos, y no puede evitar caer en tópicos que la hacen predecible en algunas ocasiones pero en otras sorprende y nos ofrece un puñado de personajes que sí atrapan nuestra la atención y hasta nos dejan con curiosidad de cara a una futurible segunda temporada. Quedamos a la espera de ver si renueva y se entona, aunque quizás sea ya el momento de poner de moda nuevos temas televisivos. Os dejo más sugerencias para sacarle todo el partido al verano:

Valoración

Ozark es una serie que narra una huída hacia adelante de una familia en apariencia normal. Sin ser perfecta, se viene arriba en los tres últimos episodios, dejándonos intrigados de cara a una más que probable segunda temporada.

Hobby

68

Aceptable

Lo mejor

Las pistas que aparecen al comienzo del episodio y los giros de guión de los últimos episodios.

Lo peor

Hay muchas subtramas irrelevantes, personajes poco creíbles (Ruth, Russ y Roy) y una enfermiza visión del sexo. En serio, ¿qué les pasa con este tema?

Lecturas recomendadas