Análisis

Crítica de Rebelde (War Witch)

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: En Rebelde (War Witch) conoceremos la historia de Komona, una niña de doce años que vive pacíficamente con sus padres, hasta que es secuestrada por el ejército rebelde y se ve obligada a combatir como niña soldado. Por su capacidad para salvarse, es nombrada  “bruja de la guerra”. Su única salida será Mago, un chico albino de quince años que desea casarse con ella.2012 - DIRIGIDA POR: Kim Nguyen - PROTAGONIZADA POR: Rachel Mwanza, Alain Bastien, Serge Kanyinda, Ralph Prosper, Mizinga Mwinga, Jean Kabuya, Jupiter Bokondji, Starlette Mathata y Alex Herabo. Ya en cines.

Nguyen crea un drama con ciertos tintes fantásticos que se abren paso en el lamentablemente familiar escenario bélico africano que nos muestra con crudeza del mundo de los niños de la guerra. Aunque Rebelde (War Witch) podría estar ambientada en cualquier conflicto del África subsahariana, se rodó íntegramente en la República Democrática del Congo y, concretamente, en su capital: Kinshasa.

 

La cinta estuvo nominada al Oscar a la mejor película de habla no inglesa en la pasada edición de los galardones (finalmente fue Amour, del reciente ganador del Premio Cervantes Michael Haneke, la que se hizo con la estatuilla) y pudo verse por primera vez en España en el marco del Festival de Cine de Sitges del 2012.

 

La fabulosa actriz Rachel Mwanza, obtuvo un Oso de Plata a mejor actriz por esta película en el Festival Internacional de Cine de Berlín mientras que Rebelde (War Witch) se alzó con el premio a la mejor película en el Festival de Tribeca. Voy a tratar de contaros por qué ésta es una de esas películas que consiguen removerte las entrañas...

 

Recluta a la fuerza

Komana es una niña cuando el ejército rebelde entra en su poblado y es obligada a asesinar a su familia, siendo reclutada como soldado para una causa que ni siquiera comprende. Por el hecho de salir indemne de un combate, es nombrada "bruja de la guerra", una especie de talismán para el comandante que por una parte le servirá de protección, pero por otra la convertirá en víctima de aberraciones de todo tipo.

 

La violencia en esta parte de la película es brutal, ver a niños con fusiles en las manos dispuestos a morir y matar es muy duro y el director no escatima en medios para mostrar la realidad tal y como se da. No hay paños calientes aunque tampoco carnicerías explícitas.

 

 

En medio de tanta desgracia que no consigue racionalizar, y acosada por los fantasmas de sus padres insepultos, Komana conoce a un chico albino al que todos llaman Mago con el que consigue escapar y enterrar a sus padres con dignidad. Como bien sabréis, las personas albinas son víctimas de persecuciones en algunas zonas de África, al atribuírsele a su piel, sus huesos, su pelo e incluso su sangre poderes mágicos como dar suerte o atraer la riqueza. Por esta razón son literalmente "cazados" para que los brujos locales los utilicen como ingredientes para hacer pociones "mágicas". El guión también recoge y muestra los lugares en los que dichas personas son aisladas por su propia protección, dando a entender la dificultad de salir adelante en su situación.

 


 

Komana y Mago consiguen comenzar una nueva vida pero su felicidad vuelve a verse truncada cuando la joven pareja es descubierta por la milicia y la "bruja de la guerra" tiene que volver al lado del comandante.

De niña a mujer y madre

Se trata del tercer largo del director canadiense Kim Nguyen, que consigue mostrar de forma magistral el tránsito a la vida adulta de Komana, forzada a crecer de forma apresurada, sin perder de vista el pensamiento mágico que suele rodear los ambientes próximos a las guerrillas que se desarrollan en la selva. Su desgarrador pero sencillo relato en primera persona, es un diálogo con su bebé nonato al que espera con cierta zozobra.

 

A pesar de lo durísima que es la película y de retratar una realidad no solo incómoda sino también trágica, Nguyen consigue mostrar esperanza e incluso, a través de su personaje principal, Komana, fortaleza y decisión a la hora de salir adelante y continuar a pesar de todo: no hay sensiblería ni un subrayado de la brutalidad evidente, no es necesario ser explícito cuando el relato habla por sí mismo de una realidad tangible y dramática.

 

 

La fotografía que, por su parte, en algunos momentos se aproxima al documental, no deja de perseguir atrapar esa belleza cambiante de la naturaleza captando atardeceres tan hermosos que parecen un regalo del cielo o detalles que son de una gran elocuencia para insinuar sin mostrar directamente (¿no es hermoso conseguir mostrar el agradecimiento de quienes sufren ante lo que la tierra les da?).

 

Especialmente perturbadores son dos escenarios: el del poblado de albinos, que deben ser protegidos porque son considerados amuletos y el del poblado de Mago en el que la historia del carnicero del pueblo pone los pelos de punta. ¿Se puede mostrar la violencia sin ver correr litros de sangre? Pues sí, sin lugar a dudas, y el relato del carnicero viene a demostrarlo.

 


 

Han pasado tres años en la vida de Komana en los que el tránsito a la madurez ha sido más que traumático, pero la vida sigue y ése es el mensaje con el que se cierra la película. No podemos elegir dónde nacemos, cómo se desarrolla nuestra vida, ni siquiera qué será de nosotros mañana, pero algo está claro: siempre habrá alguien para tendernos la mano y permitirnos descansar, al menos, durante un rato.

Valoración

Mostrar la vida rota de una niña soldado sin perder el sentido estético del relato, es muy difícil: el director profundiza tanto en la situación que consigue encontrar la belleza en la desolación.

Hobby

90

Excelente

Lo mejor

El mensaje que lanza la película: a pesar de todo, la vida sigue, hay lugar para la esperanza.

Lo peor

Sobre todo la primera media hora de cinta, muestra una violencia que resulta muy impactante.

Lecturas recomendadas