Análisis

Crítica de Spider-Man 2 (2004)

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: En Spider-Man 2 Peter Parker se enfrenta a una crisis personal ante la imposibilidad de compaginar con éxito su doble vida como estudiante y como superhéroe. Tras dejar escapar a Mary Jane siente el irrefrenable impulso de volver a su vida personal y reconquistarla mientras tiene que hacer frente a uno sus contrincantes más poderosos e inteligentes: el doctor Octopus.2004 - DIRIGIDA POR: Sam Raimi - PROTAGONIZADA POR: Tobey Maguire, Kirsten Dunst, Alfred Molina, James Franco, Elizabeth Banks, Bruce Campbell, Rosemary Harris y J. K. Simmons.

Han pasado solo dos años desde el exitazo de Spider-Man, y ¡quién lo diría! Los efectos especiales de Spider-Man 2 superan con creces a los de su predecesora, en gran parte gracias a la concepción de la toma de imágenes y al incremento de presupuesto. 

Si la primera costó 139 millones de dólares y recaudó más de 820 convirtiéndose en uno de los 10 largos más taquilleros de la historia, parecía bastante lógico invertir en crear un producto todavía más espectacular, para lo que se destinaron 200 millones de dólares, aproximadamente.

Con semejante pastizal, el diseño de producción, la dirección artística y la concepción del nuevo villano: el doctor Otto Octavius hacían que se apreciara un salto de calidad importante. Y las secuencias de acción, desde luego iban a ser mucho más espectaculares abundantes a lo largo del metraje. Íbamos a ver a nuestra araña humana pasear mucho más a menudo entre los rascacielos gritando su "yuhu".

La crisis de identidad de Spidey

Si en Spider-Man nuestro perdedor Peter Parker se redescubría a sí mismo y aceptaba su dualidad, ahora se va a poner de manifiesto lo difícil que va a resultarle salir adelante. Como sucedía en el cómic, le cuesta horrores conseguir "ganarse el chusco" (ojo a la breve aparición de una jovencita Emily Deschanel), pagarse los estudios y compaginar su vida personal y de estudiante con la de superhéroe. Por más que se esfuerza, parece no ser capaz de llegar a todo, lo que se agrava cuando se hace patente su alejamiento de Mary Jane. 

A tal punto llega su situación que un buen día sus superpoderes parecen abandonarle... Y es que, sencillamente, su cabeza no da para más. Opta por colgar el traje y reinventarse, para regozijo de Jonah Jameson, que se la tiene jurada y solo le ataca a través de su periódico: el Daily Bugle. Su vena manipuladora y déspota se explota con mayor acierto en esta segunda parte de la historia.

El megalómano doctor Octopus y su "misión"

El tiempo ha tratado con mimo la incursión del profesor Otto Octavius en el cine a través de un magnífico Alfred Molina, y es que, en esta ocasión, la nominación al Oscar a los mejores efectos especiales se materializó en estatuilla gracias en gran parte al diseño del personaje. Y hay que comprender la enorme dificultad que entrañaba llevarlo al cine, no solo por el hecho de que Octopus camina sobre sus cuatro brazos con relativa frecuencia sino porque cada uno de ellos se mueve de forma independiente cuando su cuerpo está en reposo.

Spider-Man 2 es una película que pone toda la carne en el asador y no se conforma con mostrárnoslo en recintos cerrados como el laboratorio sino también en exteriores y no sólo de noche sino a plena luz del día e incluso en secuencias tan complejas como la pelea que mantiene con Spidey sobre el tren.

Claro está que en estas condiciones de iluminación los efectos son más patentes, como sucede también cuando interactúa con víctimas a las que agarra con sus brazos, pero el resultado es realmente AMAZING.

El tira y afloja de la historia de amor

Nos vendieron la moto de que ésta era una película de superhéroes... Fuera bromas, ya veréis que es algo más que eso si la revisáis con atención: si os fijáis Spider-Man 2 empieza y termina con un plano de Mary Jane.

Ella es en un momento dado la razón de que Peter no pueda con la presión del traje y de alguna manera, gracias a la intervención del villano y a que sabe que ella está en juego, se convierte en el motor del regreso de Spider-Man.

Mucho se ha criticado la forma en la que MJ se muestra en la trilogía puesto que resulta un personaje mucho más pasivo y menos fuerte que en el cómic (vamos, la clásica gritona a la que hay que estar permanentemente salvando de las amenazas), pero lo cierto es que es el eje central a partir del cual se articula la película, así que su peso específico en la trama es fundamental.

¿Tiene momentos pasteleros? Sí, hasta la náusea, pero es lo de menos si tenemos en cuenta que se trata de ese hilo vehicular que le da sentido a toda la trama. Con algún momento cansino y todo con tanto "sí, pero no", el equilibrio con la acción es muy satisfactorio y además que hace que cobre sentido.

Esto es una enorme ventaja a la hora de "atrapar en la red" no solo al público asiduo al género, ya que abre el abanico a todos los espectadores. Y como el guión de Alvin Sargent es bastante redondo, hila fino de nuevo en el desenlace para dejarnos preparados para lo que vendrá en Spider-Man 3... No os perdáis el especial de nuestro compañero Jesús Delgado de todas las películas del Spider-Man de Sam Raimi desde su perspectiva como experto en cómics.

Valoración

Superando a su predecesora, Spider-Man 2 explora con atino a uno de los villanos más interesantes del universo del hombre-araña: el doctor Octopus. Ofrece unos efectos superiores mejorados y un mayor entretenimiento.

Hobby

78

Bueno

Lo mejor

Alfred Molina como Octopus y la forma en la que está animado su personaje. Chapeau.

Lo peor

Los primeros planos de Maguire y su escaso talento para el drama, ¡qué mal llora este actor!

Lecturas recomendadas