Spider-Man Homecoming
Análisis

Crítica de Spider-Man: Homecoming, la película de Tom Holland

Por Raquel Hernández Luján
-

Crítica de Spider-Man: Homecoming, la nueva película de Jon Watts con Tom Holland, Robert Downey Jr, Michael Keaton, Marisa Tomei, Zendaya y Jon Favreau.

¡Quitaos el miedo del cuerpo! Spider-Man: Homecoming nos trae una nueva versión del superhéroe muy disfrutable. Tom Holland (Z, La ciudad perdida), tras debutar en el universo Marvel con Capitán América: Civil War el año pasado, no defrauda y nos presenta al quinceañero verborreico, "nuestro vecino y amigo" Spidey. Aquí se ve acompañado de otras "celebrities" bien conocidas, como Zendaya o el mismísimo Robert Downey Jr.

Consigue la trilogía de Spider-Man en Blu Ray al mejor precio

El arranque de la película y digamos que toda la trama global que gira alrededor de su mundillo particular, nos llevan a la conexión del Hombre Araña con el grupo de los Vengadores. Asistimos a una nueva perspectiva de la famosa secuencia del enfrentamiento del supergrupo de Civil War y está plenamente definida por el punto de vista de un adolescente que se graba a sí mismo, cargado de ilusión y adrenalina.

No os cuento esto porque sí: es lo fundamental. Toda la película rezuma ese humor blanco pero con un toque travieso que pespuntea además las secuencias de acción y por el que se dejan llevar los títulos de crédito finales.

Y hay una dimensión de metalenguaje en todo ese proceso. Podemos encontrar alusiones a las películas de Sam Raimi, a las de The Amazing Spider-Man, a Vengadores y Capitán América y hasta escuchamos el pegadizo tono de la serie de televisión en la entradilla inicial y tenemos un cameo de Stan Lee, por supuesto.

Algo más que un traje molón

¿Qué sucede en la cinta? Como ya vimos en los vídeos virales que sirvieron para promocionar Spider-Man: Homecoming, Peter Parker nos hace partícipes de su reclutamiento por parte de Tony Stark y vemos cómo estrena su nuevo traje (magnífica la primera secuencia en la que se lo pone y lo prueba con "Blitzkrieg Bop" sonando).

Esto le llevará a experimentar cierta presión por parte de su mentor, hacia quien Peter siente verdadera devoción. Mientras intenta mantener una vida normal como cualquier joven de su edad y ocultar su identidad "haciendo el bien", uno de sus compañeros descubre su secreto y comienza a ayudarle. Además, encuentra la forma de ponerse a prueba y demostrarle a todos de lo que es capaz enfrentándose al Buitre, un hombre que ha venido combinando tecnología extraterrestre y humana para enriquecerse en el mercado negro y de paso convertirse en una pesadilla alada para nuestro protagonista.

Tom Holland ya nos habló en una entrevista de las nuevas funcionalidades de su traje (pronto podréis leerla al completo), pero aún así, seguro que os sorprende hasta dónde es capaz de llegar la tecnología del magnate Stark para hacerlo realmente útil (y complejo para nuestro motivado Spidey).

Ahora bien, lo importante que hay que reflejar en esta crítica de Spider-Man: Homecoming es el viaje a la madurez que llevará a Peter a darse cuenta de que lo que importa no es tanto su traje como quien lo porta. Y llegados a este punto hay una secuencia en la que se supone que se pone a prueba al joven pero realmente parece que se está testando a la audiencia respecto al posible traje que portará en Vengadores: la guerra del infinito (tercera película del arco de cinco a lo largo del cual quieren desarrollar toda esta historia). Hasta aquí puedo leer.

Una nueva versión muy libre

Curiosamente y aunque funciona bastante bien, estamos ante la versión cinematográfica más infiel al material original. El espíritu del personaje está ahí, pero la película es casi un pretexto para introducir a Spider-Man en un mundo más grande, el gigantesco ya Universo Cinematográfico de Marvel, pero a la vez, dejarlo en plano más local de acción, ejerciendo de "guardián de la ciudad".

Los toques más creativos de Spider-Man: Homecoming son los de la tía May (interpretada por Marisa Tomei), a la que ya conocíamos, y que nada tienen que ver con su versión en viñetas y un nuevo-no-tan-nuevo personaje del que no puedo hablar más para no haceros spoilers. Los curiosos tendréis un reportaje extenso con cada uno de los easter eggs de la película y ahí os hablaré largo y tendido de los entresijos de la misma.

Los villanos también siguen una nueva lógica propia: en uno de los adelantos pudimos ver a varios de ellos (entre los que se encuentra Shocker (Conmocionador) liderados por Adrian Toomes (Vulture/Buitre) en un almacén, viendo un noticiario en el que se habla sobre los escombros y desechos extraterrestres generados en Nueva York tras la batalla de Los Vengadores contra la invasión Chitauri. Mientras tanto, algunos de ellos están trabajando con parte de esa chatarra espacial, realizando modificaciones que más tarde les servirán para crear nuevas armas. Y escuchábamos a Toomes: “el mundo está cambiando, ya es hora de cambiar con él". En realidad todo esto es de nuevo cuño, pero sí sirve para entroncar con el lado más "social" de la película (y la esencia del personaje en sí), que es el que desarrolla Michael Keaton: viene a decir que los ricos hacen lo que les da la gana, A fin de cuentas, es lo que el propio Stark representa: el poder, mientras que el resto "hace su trabajo y libra sus batallas".

Resumiendo: Spider-Man: Homecoming funciona bastante bien, es una película simpática que no repite fórmulas architrilladas ni os dejará sentencias cargadas de moralina, que sabe exprimir sus alusiones al cine adolescente (especialmente divertido el guiño a la película de Todo en un día, las camisetas frikis de Peter Parker o sus particulares filias entre las que está Star Wars) y que te deja buen sabor de boca. Dicho lo cual también es cierto que tiene sus bajoncillos de ritmo y acusa el (clásico ya) desenfreno en las escenas de acción en las que terminas mirando el reloj y pensando cuánto se dilatarán los fuegos artificiales. A mí no me seduce el armatoste tecnológico, pero la interpretación de Keaton es de diez, así que cuando está fuera del traje el villano me funciona mejor que dentro de él.

Una de las secuencias a destacar es aquella en la que el superhéroe se asoma al vacío desde la cumbre del obelisco del Washington Memorial. Si da algo de vértigo en 2D, en 3D debe ser una pasada. Es una película muy bien enfocada tanto a los nuevos espectadores como a los que lo han visto todo y esperan algo diferente. ¡Creo que Holland lo tiene todo para atraparnos en su tela de araña!

¡Hay más superhéroes ahí fuera, Spidey!

¡Bien sabemos que esta no es la primera película de "supertipos" que pisa nuestra web! De hecho, hemos analizado todas las inspiradas en personajes de cómics que existen (sí, también las anteriores de Spidey). Puedes verlas todas en nuestro recopilatorio especial Cine de superhéroes.

Valoración

Un buen ingreso de Spider-Man en el Universo Cinematográfico de Marvel: está plagada de guiños a las anteriores películas del superhéroe y es una preciosa carta de amor al cine adolescente con homenaje incluido a Todo en un día.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

Su sentido del humor sano y gamberrete. Tom Holland cumple muy bien como un agradable quinceañero con poderes y Keaton lo borda.

Lo peor

El diseño del buitre: es demasiado "armatoste". La película se hace un poco larga cuando se abandona a la espectacularidad de los combates.

Lecturas recomendadas