Análisis

Crítica de Spring Breakers

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: Cuatro amigas universitarias deciden cometer un atraco para pegarse unas vacaciones de lujo. Acaban en la cárcel hasta que un traficante de armas y drogas paga su fianza a cambio de que trabajen para él, lo que hará que su escarceo con el lado oscuro se acreciente.2012 - DIRIGIDA POR: Harmony Korine - PROTAGONIZADA POR: Selena Gomez, Vanessa Hudgens, Rachel Korine, Ashley Benson, James Franco, Heather Morris, Emma Holzer, Ash Lendzion, Josh Randall, Gucci Mane. Ya en cines.

Qué duda cabe que no hay momento de mayor desfase para los estadounidenses que la etapa universitaria: experimentación, desinhibición, búsqueda de la propia identidad, ganas de mucha fiesta... Todo eso está contenido en esta película, de alguna manera, pero rozando constantemente el ridículo, la hipérbole más desmedida y, sobre todo, abusando de constantes subrayados innecesarios.

Habrá quien esgrima el argumento de que la cinta habla de una (otra) liberación sexual de la mujer y que quiere venir a expresar la necesidad de romper los clichés de géneros, pero la verdad es que da la sensación de que Harmony Korine se quedó corto de planos y decidió repetirlos una y otra vez hasta conseguir la hora y media de metraje deseada.

¿Te gusta que te lo repitan todo dos veces? ¿Te gusta que te lo repitan todo dos veces? Pues a mí con una me valía, en serio... Si esto lo utiliza Korine como un eco de la estética pop que tanto invoca, ya os aviso: resulta muy cansino.

Vacaciones para siempre

"Me gustaría poder parar el tiempo", dice la cándida Selena Gómez, la recatada del grupo, que dicho sea de paso no pinta mucho en la trama de por sí sencilla de la película (bueno, sí, qué diablos, es uno de los cebos para atraer al público al cine).

El recurso que utiliza el director para recrearse en los momentos que son verdaderamente importantes para este grupo de hadas siniestras, tan hermosas como peligrosas es recrearse en la carne, mostrando planos muy cortos de senos, labios, traseros y además lo hace a cámara lenta, ¡esto es diversión! Bueno, lo sería más si Spring Breakers contara algo... porque a partir de un determinado momento la sensación de dejà vu constante pasa a ser hasta desagradable.

No digo que no sea habitual que una farra de universitarios termine en un juzgado, pero desde luego pocos visos de realismo tiene esta visión casi enfermiza de una juventud de sexualidad machista e hipertrofiada, con gánsteres de pacotilla que terminan recitando canciones de Britney Spears al piano. Hay que señalar en este punto que el doblaje le hace un flaco favor a la película, en versión original es un poco menos ridícula, que ya es de agradecer.

Quién te ha visto y quién te ve

Debajo del excelente trabajo de caracterización está James Franco (Oz, un mundo de fantasía), ¡no es fácil reconocerle! Las trenzas, los dientes de plata, los tatuajes, las enormes gafas y sobre todo, la forma de vestirse y moverse como buen rapero desfasado, traficante de drogas y trapicheante oficial de Spring Break, antológico lugar de vacaciones en la película, lo complica todo bastante. Su personaje está inspirado en el rapero underground Dangerous.


Y debajo de los escuetos bikinis de colores chillones, cuatro actrices a las que hay que reconocerles un buen trabajo. Supongo que dar una apariencia de extrema frivolidad entraña su complicación, como todo en esta vida. Ellas son Brit, Candy, Cotty y Faith, musas destructivas que solo buscan su propio placer pasando por encima de todo y de todos.

De no haber abusado tanto de las reiteraciones, de los fetichismos y los voyeurismos, esta película podría haber sido más interesante, pero deja la sensación de estar muy cuidada formalmente y poco en cuanto a su contenido, banal y repetitivo.

Valoración

Todo un canto al hedonismo y la autocomplecencia que resulta redundante y deslumbrante a partes iguales en cuanto a su envoltorio formal.

Hobby

50

Regular

Lo mejor

La fotografía saturada, las luces de neón, las fluorescencias hipnóticas...

Lo peor

Los momentos videocliperos y el ¿homenaje? a Britney Spears.