Análisis

Crítica de Stand by Me Doraemon en 3DCG (3D sin gafas)

Por Raquel Hernández Luján
-

CRÍTICA DE: Stand by Me Doraemon - DIRIGIDA POR: Takashi Yamazaki y Ryûichi Yagi - CON LAS VOCES DE: Alaska y Mario Vaquerizo. Ya en cines.ARGUMENTO: Nobita Nobi es un niño muy patoso al que todo le sale mal. Un día recibe la visita de Sewashi, un misterioso niño que afirma ser su tataranieto del siglo XXII y le anuncia que su futuro será un desastre que arruinará a toda la familia durante generaciones. Sewaski le presta su robot Doraemon para que le ayude a encontrar una solución. Poco después, Doraemon, el gato cósmico, cree haber encontrado la clave: el amor.

La nueva aventura de Doraemon nada tiene que ver con cualquiera de las anteriores, y eso es una buena noticia, en este caso. No faltan los ingredientes clave de cualquiera de los epiosodios de la serie o de los largometrajes anteriores: están los personajes protagonistas, están reflejadas sus personalidades y sus grandes preocupaciones pero, además, hay algo extra que aplaudirá especialmente el público adulto: una reflexión sobre el paso del tiempo y a dónde nos llevan nuestros pasos.

Stand by Me Doraemon no solo es diferente en cuanto a su trasfondo, sino que innova también en su forma. Es la primera vez que vemos al gato cósmico en 3D pero además se nos libera de la pesada carga de las gafas para poder disfrutar de la tridimensionalidad, lo que es ¡una delicia! Eso sí, quienes más lo agradecen son los más pequeños que se libran de tener que lidiar con las pesadas lentes bailándoles en el tabique de sus naricitas.

Lo que impresiona de verdad de la película no es solo su ejercicio de madurez, todo un canto al fin de la infancia y a la asunción de la responsabilidad de nuestro propio futuro (en el caso de Nobita, la necesidad hace virtud cuando Doraemon se ve obligado a regresar al siglo XXII y dejarlo a merced de sus propios actos), sino que además supone una exploración de las consecuencias de las decisiones que tomamos y del esfuerzo que realizamos para lograr nuestras metas.

En ese sentido Stand by Me Doraemon es sumamente recomendable para la gente menuda, pero es que además los que hemos crecido maravillándonos de cada uno de los gadgets de Doraemon tenemos la ocasión de sentirnos reflejados en Nobita cuando pensamos que lo hemos perdido de verdad para siempre, ¡la peli consigue tocarte la fibra sensible!

En el lado de las fortalezas de la película encontramos un rediseño de los personajes que, respetando su aspecto habitual en 2D, sus movimientos característicos y su personalidad los dota de una pátina de renovado encanto. Nobita, Shikuza, Gigante, Suneo y por supuesto, Doraemon se actualizan estéticamente sin perder un ápice de su identidad pero apareciendo de una forma más atractiva.

La trama, por otra parte, nos lleva como si dijéramos a explorar toda una historia que va desde la primera aparición de Doraemon en la vida de Nobita con la visita de su tataranieto Sewashi hasta su madurez.

Y es aquí donde la cinta patina un poco al volverse excesivamente emocional pero, sobre todo, por incoporar las voces de Alaska y Mario Vaquerizo que no pegan ni con cola con el resto del reparto vocal, el habitual de siempre. No es que realicen un mal trabajo, de hecho ya disfrutamos de sus locuciones en otras ocasiones como en el caso de Hotel Transilvania. Es, sencillamente, que no casan bien con los personajes.

Lo que sí encontrarán los fans de la franquicia en Stand by Me Doraemon es todo lo que buscan: un homenaje a algunos de los capítulos más míticos de la serie, humor, camaradería, algo de romance y como siempre, un montón de inventos futuristas que para nosotros los quisiéramos (véase por ejemplo la manta de la reversibilidad para hacer que algo vuelva a un tiempo anterior).

Adivinad qué... los creadores de la serie no habían siquiera oído hablar de la leyenda urbana del final según el cual Nobita estaría en coma y habría soñado todas sus aventuras con Doraemon y han expresado que nos queda mucho por descubrir en próximas entregas animadas, así que id descartando de forma definitiva ese desenlace porque han confesado que tienen varios "dibujados"...

Esperemos que todavía eso quede muy, muy lejos y que el gato robótico azulado nos de muchas horas de felicidad ante la gran y la pequeña pantalla. Le queda por hacer realidad infinidad sueños gracias a ese generoso bolsillo suyo.

Valoración

Inmersiva cinta en 3D que prescinde del aparataje de las gafas y nos sumerge en una historia más madura de Doraemon, una experiencia diferente a la habitual que hará las delicias de los pequeños de la casa.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

El delicioso nuevo diseño de los personajes, ¡son más adorables todavía!

Lo peor

Las voces de Alaska y Mario Vaquerizo no por malas, sino porque no casan con los personajes.

Lecturas recomendadas