Análisis

Crítica de Tarzán

Por Raquel Hernández Luján
-

CRÍTICA DE: Tarzán (Tarzan) - DIRIGIDA POR: Chris Buck y Kevin Lima - CON LAS VOCES DE: José Luis Gil, Javier Ávila, Victoria Pagés y Mercedes Sampietro. Estrenada en 1999.ARGUMENTO: Cuando Kala, una gorila hembra, encuentra un niño huérfano en la jungla, decide adoptarlo como su propio hijo, Tazán crecerá en la jungla desarrollando los instintos de los animales pero cuando una expedición se adentra en la jungla y Tarzán conoce a Jane, descubrirá quién es realmente y cuál es el mundo al que pertenece.

Muchos consideran Tarzán, la cinta de la factoría Disney de 1999, como la última de esa "segunda edad de oro" o "renacimiento" en el que pudimos disfrutar de cintas como La sirenita, La bella y la bestia, Aladdin, El rey león, Pocahontas, El jorobado de Notre Dame, Hércules o Mulán. En cualquier caso fue el último gran clásico concebido en dos dimensiones aunque las técnicas de animación fueran muy inmersivas, como veremos más adelante, y ayudaran a desarrollar el 3D.

Chris Buck (artífice de Frozen: el reino del hielo y responsable de un nuevo renacer) y Kevin Lima zanjaban así una de las etapas más prolíficas y apasionantes de la fábrica de los sueños animados regalándonos una adaptación memorable del personaje creado por Edgar Rice Burroughs en 1912. ¡Y no era nada fácil! Había sido llevado una infinidad de veces a la gran pantalla con distintos actores: dos de ellos intérpretes de cine mudo, dieciocho lo encarnaron en sonoro; entre otros el entrañable Johnny Weissmüller en doce películas pero también Lex Barker, Ron Ely, Christopher Lambert o Casper Van Dien.


De las 47 películas sobre Tarzán que se habían lanzado antes de la versión de Disney, ninguna había sido una cinta de dibujos animados, a pesar de que Burroughs siempre pensó que ésta sería la mejor manera de representar a su personaje en la gran pantalla. De hecho, es la única que cuenta con el beneplácito de la familia del escritor, que ya es decir.

 

Lo cierto es que el estudio echó el resto en la producción de la película consiguiendo dotar de una humanidad al personaje brutal que hacía que la empatía con el espectador estuviera asegurada, por no hablar de los movimientos naturales de los animales que le acompañan en su aventura, sus gestos y sus miradas.

 

 

Se estima que (sentaos en una silla) la película, de 88 minutos de duración costó ni más ni menos que 130 millones de dólares, dinero con el cual no se pudo comprar el famosísimo grito compuesto por dos voces humanas (el alarido de Weissmüller y la ralentizada de la soprano Lauren Bridges) y sonidos de animales entre los que se incluye el aullido de una hiena, el gruñido de un perro y hasta el raspado de una nota en un violín. Ideado en el seno de MGM no hubo forma de hacer que se desprendieran de los derechos.

 

 

A pesar de este escollo o quizás gracias en parte a que se produjo, Disney supo aportarle al proyecto un estilo propio y dotó al personaje de una serie de características únicas como su pelo o su forma de desplazarse entre las lianas de la selva. Ésta peculiaridad fue aplaudida por unos y abucheada por otros, pero lo cierto es que funciona de maravilla y se debe a que Keane se fijó en su hijo, aficionado al skate y al snowboard para idear los movimientos de Tarzán.

 

Pensarlo era una cosa, llevarlo a cabo otra muy distinta. Para conseguir el resultado final se recurrió a la técnica "deep canvas", que emula a una steadycam en las películas de animación. Aquí tenéis una demo en la que se pueden ver las pasadas que se van haciendo hasta lograr el magnífico efecto final:

 

Podemos enumerar muchas curiosidades acerca de la película, como el hecho de que la actriz Jennifer Love Hewitt fuera la modelo que dio pie a la creación de esta Jane animada o que podamos ver referencias a otras películas de Disney a lo largo del metraje (la señora Potts y Chip se cuelan en una escena así como una alusión a Mulan).

Pero, puesto que su banda sonora es especialmente relevante, no puedo dejar de compartir con vosotros que Phil Collins, en su afán por articular bien el castellano, grabó sus canciones con un lápiz en la boca (sí, como Audrey Hepburn en My Fair Lady decía aquello de "La lluvia es Sevilla es una maravilla").

Ni que decir tiene que tanto el excomponente de Génesis como Mark Mancina, merecían más que de sobra tanto el Oscar como el Globo de Oro a la mejor BSO del año. En nuestro recuerdo quedan temazos como "You'll be in my heart", aunque el vocalista se empeñó en grabar no solo en inglés y castellano sino también en alemán, italiano y francés. Y con él os dejo porque es una delicia...

Valoración

Cumbre y sellado de la segunda edad de oro de Disney gracias, en gran parte a su magnífica banda sonora original y la profundidad de la animación.

Hobby

82

Muy bueno

Lo mejor

El diseño de producción, la animación, el ritmo de la película y la emoción que transmite.

Lo peor

El villano y ciertos clichés maniqueos muy obvios que sobraban un poco.

Lecturas recomendadas