Análisis

Crítica de El último exorcismo parte 2

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: En El último exorcismo parte 2, Nell Sweetzer es hallada sola y aterrada en una zona rural de Luisiana. Apenas puede recordar lo ocurrido en los últimos meses; solo sabe que es la única superviviente de su familia. Mientras intenta rehacer su vida, el maléfico poder que la poseyó vuelve a tratar de apoderarse de ella.2013 - DIRIGIDA POR: Ed Gass-Donnelly - PROTAGONIZADA POR: Ashley Bell, Spencer Treat Clark, Andrew Sensenig, Judd Lormand, Julia Garner y Muse Watson. Ya en cines.

Razonad conmigo: si haces una segunda parte de una película rodada como un falso documental en la que se narra la historia del exorcismo de una joven de forma bastante truculenta y la denominas El último exorcismo: parte 2 pueden suceder dos cosas: que le des mayor sentido a la primera historia o que crees una nueva diferente pero en la que haya un exorcismo potente ¿no? Pues no. Ni una cosa, ni la otra.

Si su antecesora fue una auténtica mina: con menos de 2 millones en el presupuesto, la película recaudó entorno a 67 millones de dólares; el futuro vaticinable a la secuela es bastante menos halagüeño.

El 80% de la trama se desarrolla casi como un drama de supervivencia de una mujer que trata de rehacer su vida: retomar la amistad con gente de su edad, sacar adelante un trabajo, integrarse en la sociedad aún a costa de estar siendo acosada por un ente demoniaco llamado Abalam. 

El cine y las series estadounidenses tienen entre ceja y ceja que Nueva Orleans es la localización ideal para desarrollar sus historias de terror/brujería/vudú y allá que nos embarcan de nuevo en una película que solo en su escena precréditos consigue generarnos algo de inquietud a base de un par de sustos.

El espectador supone (iluso), que la traca vendrá al final, cuando al fin haya un enfrentamiento entre hombres y mujeres de fe y el demonio emperrado en seducir a la protagonista por voluntad propia para desatar el apocalipsis (toma ya), pero no se sabe si por una falta flagrante de presupuesto, de imaginación o de ambas cosas a la vez, el resultado es tan cutre, los fallos de continuidad tan evidentes y la trama tan insulsa que deja hasta mal sabor de boca. 

En el plano de las interpretaciones, hay que decir, que Ashley Bell, que repite en el papel protagonista, defiende bien su parcela, si bien es cierto que las acciones de su personaje son bastante más descafeinadas que en la primera entrega, así que su potencial para erizarnos el vello de la nuca es notablemente inferior.

Tampoco es que el montaje le haga demasiado bien a la cinta, así como la interpretación de algunos personajes secundarios, que parecían "pasar por allí" como es el caso de Spencer Treat Clark (lo recordaréis por su papel en Gladiator o Mystic River, aunque vive dios que está teniendo una postadolescencia poco clemente).

Todas las contorsiones imposibles y los horrores que anunciaban los carteles y la sinopsis de la cinta se quedan en agua de borrajas: no hay ni crueldad, ni indefensión ante este extraño demonio que en vez de poseer y mostrar su poder se anda con medias tintas... Pues vaya chasco.

Para colmo de males el guión algunos giros directamente ridículos así que, qué podemos decir, El último exorcismo realmente debió ser el último.

Valoración

Indigna secuela que no merecía llegar a salas comerciales. Le faltan muchos giros de guión para convertirse en una película de terror.

Hobby

40

Malo

Lo mejor

Ashley Bell, la protagonista, tiene su puntillo inquietante.

Lo peor

El exorcismo resulta simple y llanamente cutre.

Lecturas recomendadas