La cura del bienestar
Análisis

La cura del bienestar - Crítica de la película de Gore Verbinski

Por Raquel Hernández Luján
-

Crítica de La cura del bienestar (A Cure for Wellness), la película de terror de Gore Verbinski protagonizada por Dane DeHaan, Jason Isaacs y Mia Goth. En cines a partir del 24 de marzo.

La cura del bienestar es una película sorprendente: a veces para bien, a veces para mal. Durante el visionado es inevitable pensar en el legado fílmico de Stanley Kubrick y eso es tan esperanzador como decepcionante. Están claras las influencias de peliculones como El resplandor o La naranja mecánica pero también de otras como Marathon Man de John Schlesinger y Shock Corridor de Sam Fuller.

El mejor cine de terror en DVD y Blu-Ray

Esto quiere decir que los cinéfilos le encontraréis un puntito a terror clásico con una estética ligeramente trasnochada que os va a encantar mientras que al resto quizás os deje un poco de piedra con tanto ir y venir a lo largo de sus 146 minutos de metraje, demasiados, la verdad. El director peca de querer contar demasiadas cosas.

Lockhart (Dane DeHaan) es un joven y ambicioso ejecutivo que se ve obligado a viajar a un remoto lugar en los Alpes suizos. Su misión es traer de vuelta al director de su compañía, que se encuentra en el Volmer Institute, un centro de bienestar. Pero este centro terapéutico, que a primera vista parece idílico, resulta muy misterioso y guarda un tétrico secreto que impedirá que Lockhart salga de ahí fácilmente. 

Las sospechas del joven pronto le harán descubrir que los milagrosos tratamientos del spa no son lo que parecen. Y es que, los propósitos del Dr. Volmer (Jason Isaacs), director de esta clínica, son mucho más siniestros que el simple servicio de las necesidades y atenciones de sus pacientes. La cordura del joven se pondrá a prueba cuando empiece a desvelar los terroríficos secretos que allí se ocultan y sea diagnosticado con la misma extraña enfermedad que mantiene a los pacientes a la espera de una cura.

Pues bien, lo cierto es que La cura del bienestar cuenta con poderosos atractivos para que sucumbamos a su embrujo: el primero de ellos, un reparto magnífico encabezado por Dane DeHaan (a quien pronto veremos en Life y Valerian y la ciudad de los mil planetas) y al magnético Jason Isaacs (que este mismo año lanzará Star Trek: Discovery donde da vida al capitán Lorca). Mia Goth (Suspiria) por su parte desempeña un papel tremendamente difícil con escenas de desnudos arriesgadas y una premeditada ambigüedad que nos hace sentir curiosidad desde que vemos por primera vez su silueta recortada sobre el cielo.

La cura del bienestar

Pero más allá de eso es el tono y la ambientación lo que rápidamente nos atrapa: nos sumergimos en una misteriosa institución en la que nunca tenemos claro qué es lo que sucede y vemos a nuestro protagonista sufrir de lo lindo.

Y gran parte de la responsabilidad de que nos quedemos enganchados a lo que sucede en pantalla es por un lado la pericia del director, que nos muestra arriesgados puntos de vista, tiros de cámara aparentemente imposibles y nos sumerge en el misterio rápidamente valiéndose también de la banda sonora y por el otro personaje en liza: la propia institución, una imponente localización real en la que rodaron durante 11 días y que se yergue como una enorme amenaza.

Sabemos que algo malo va a pasar aunque las imágenes son idílicas: Verbinski juega a dejar que barruntemos el chaparrón y a cocinarlo a fuego lento. Sin embargo, el metraje se alarga demasiado, pasamos muchas veces por situaciones similares y al final tenemos la sensación de que el libreto ha perdido el foco de lo que quería contar: al principio esperábamos una crítica al capitalismo salvaje, al poder de las corporaciones, al materialismo de la sociedad y todo eso se va al traste cuando un requiebro de guión nos hace hundir las uñas en una historia de terror gótico casi sobrenatural y desplaza nuestra atención por completo.

La cura del bienestar

Por el camino, como os contaba más arriba, poderosos referentes visuales en este regreso de Verbinski al terror. Como poco, habrá momentos en los que te sientas parte de un macabro experimento y habrá experiencias cotidianas que ya no te parezcan reconfortantes: desde ir a un spa hasta engullir un vaso de agua del tirón. Solo por eso ya merece la pena.

Gore Verbinski nos contó en una mesa redonda que había podido hacer "una película que no es para todos los públicos". También que era una cinta muy personal y que esperaba poder encontrar su audiencia para "hacerlo otra vez". Por muy imperfecta que sea La cura del bienestar yo firmaría con los ojos cerrados para no perdérmela.

Valoración

A medio camino entre el thriller de ciencia-ficción y el terror gótico, Gore Verbinski nos ofrece una película difícil de clasificar, con un comienzo estupendo y una duración excesiva. Aún así cuenta con suficientes elementos para atraparnos.

Hobby

60

Aceptable

Lo mejor

La atmósfera (localizaciones reales) y el arranque de la historia son los puntos fuertes de una historia que además cuenta con un reparto magnífico.

Lo peor

El guión es errático, la conclusión una locura. En el desarrollo hay demasiados momentos reiterativos: le sobra bastante metraje e histrionismo.

Lecturas recomendadas