Análisis

Deadlight: Director's Cut - Análisis

Por Paz Boris
-

Versión comentada: PS4

Deadlight Director’s Cut, el juego de Tequila Works lanzado originalmente en el año 2012, aterriza en Xbox One, PC y PS4 en una edición con gráficos mejorados, controles pulidos y nuevos modos.

Entre las muchas historias sobre zombis que ofrece el mercado actual, Deadlight Director’s Cut es otra de ellas: nos lleva a Seattle en un momento en el que la Guerra Fría está dando sus últimos coletazos, pero lejos de llegar un periodo de paz, el caos se extiende por el mundo como una plaga, literalmente. La gente que conocías de siempre se han transformado en monstruos, y tu mundo de sombras es cada vez más oscuro.

Tequila Works ha recuperado y dado un lavado de cara a su título de plataformas para que podamos disfrutarlo por primera vez en una consola de Sony (PS4), así como en Xbox One y PC. Esto se traduce en que podremos jugar a Deadlight con una resolución de 1080p y nuevas animaciones aunque, eso sí, permanece en inglés con subtítulos en español.

Puzles y plataformas

Este juego de ambientación post-apocalíptica es, lo que podríamos llamar, un plataformas clásico, pues se presenta en un estilo en dos dimensiones con scroll lateral, aunque sin perder la sensación de profundidad gracias a su diseño de escenarios. Además bebe claramente de títulos de principios de los 90 pertenecientes a este género como Flashback, pero sin perder la profundidad gracias al diseño en 3D de sus escenarios. Por supuesto, todo aderezado con tintes de survival horror.

Si se limitase al “plataformeo”, Deadlight: Director’s Cut sería un juego simple, con poco que ofrecer. Pero Tequila Works enriquece los capítulos con pequeños puzles a resolver para poder avanzar, y siempre con la tensión de ver que los zombis se te echan encima. Para incrementar el desafío, el protagonista presenta unos hándicaps a tener en cuenta: no sabe nadar, una barra de resistencia limitará el tiempo que podemos mantenernos colgados o atacando cuerpo a cuerpo –con un arma blanca– y encontraremos pocos botiquines a lo largo de nuestra aventura.

Intensidad y acción medida

El ritmo de Deadlight pasa del frenetismo a la quietud más inquietante. El juego nos invita a mantener la cabeza fría, a pensar cuándo es mejor enfrentarse cara a cara a los zombis, cuando escondernos y evitarlos y cuándo atraerlos a una trampa. Pero la ambientación nos mantiene en un estado de alerta permanente, llevándonos a situaciones complicadas por intentar huir o atacar sin pararnos a pensar.

Para resolver estos momentos, el protagonista, Randall Wayne, cuenta con algunas habilidades que, combinadas, nos permitirán salir de los apuros. Desde correr y saltar, hasta rodar, silbar o manejar las armas para interactuar con el entorno –y matar infectados-. En algunas ocasiones, el propio protagonista nos dará una indicación de lo que debemos hacer -"corre, Randall, corre"-, pero seremos nosotros los que tendremos que averiguar a dónde disparar, dónde empujar el bloque, etc.

Clásica historia para un juego clásico

Deadlight nos presenta la misteriosa historia de Randall Wayne, un antiguo guardabosques con ciertos problemas para relacionarse con los demás, que ve cómo su mundo se cae a pedazos cuando una misteriosa infección transforma a sus vecinos en zombis. En Sombras. Separado de su familia y de sus pocos amigos, emprende un viaje por una Seattle de mediados de 1986 y asolada por el caos, para reunirse con ellos. A priori, su base no es muy distinta de otras historias ambientadas en mundos post-apocalípticos plagados de zombis, pero es capaz de sorprendernos en determinados momentos.

A lo largo de tres actos iremos desentrañando poco a poco los acontecimientos que han llevado al protagonista a esa situación, pero para comprender bien la historia, será necesario que prestemos atención a nuestro entorno, pues escondido en él pueden encontrarse páginas del diario de Randall, así como otros coleccionables que complementan la historia. Podremos consultarlos en cualquier momento, incluso fuera de la partida, y nos sumergirán de manera intensa en la trama.

El conjunto formado por una historia misteriosa, unas plataformas hábilmente diseñadas y unos puzles que más de una vez obligan a pensárselo dos veces, conforman un título completo, pero demasiado corto para lo que podría ofrecer. En unas cuatro horas, aproximadamente, puede completarse el juego, un tiempo que variará ligeramente en función de nuestra habilidad superando los capítulos y la dedicación que tengamos a localizar los coleccionables. Casi podría afirmarse que Deadlight está planteado para retarnos a superarlo en el menor tiempo posible, a juzgar por la opción de marcadores en la que se nos muestran nuestros tiempos, los de nuestros amigos, así como el ranking mundial. En este aspecto, hará las delicias de los SpeedRunners.

Una vez finalizado Deadlight: Director’s Cut, tendremos la posibilidad de rejugarlo en nivel pesadilla, poniendo a prueba, de verdad, nuestra habilidad para superar las adversidades. Es la única manera de cambiar la dificultad. Por otro lado, aquellos que hayan disfrutado de las mecánicas del título de Tequila Works, tendrán la oportunidad de medirse en el modo Survival ante interminables hordas de zombis. En este modo de juego encontraremos armas y distintos elementos ya conocidos del modo historia, que nos ayudarán, si les sacamos partido, a sobrevivir. Por supuesto, esta forma de juego no estaría completa sin los marcadores globales, en los que poder ver quién ha batido el récord y en qué posición nos encontramos.

Tequila Works ha hecho un buen trabajo con Deadlight Director’s Cut, no sólo por la resolución, sino también por las nuevas animaciones y los controles mejorados. Aunque el modo survival nos ofrece más horas de juego, inevitablemente, repite las carencias del título original, con una campaña corta que deja la miel en los labios y la sensación de que un par de horas más la habrían completado.

Valoración

Obviando las carencias del título original, Tequila Works ha hecho un buen trabajo con la adaptación del título a nueva generación. Su ambientación, su misterio, sus plataformas y sus controles mejorados hacen que Deadlight te mantenga enganchado.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

Su ambientación y el diseño de niveles lo convierten en un título muy disfrutable

Lo peor

A pesar de la inclusión de un nuevo modo de juego, la campaña sigue siendo corta

Lecturas recomendadas