Día de patriotas
Análisis

Día de patriotas - Crítica de la película de Mark Wahlberg

Por Raquel Hernández Luján
-

Crítica de Día de patriotas (Patriots Day), el drama basado en hechos reales de Peter Berg con Mark Wahlberg, John Goodman, Kevin Bacon y Michelle Monaghan.

Día de patriotas (Patriots Day) es una película que sorprende: yo al menos, no me la esperaba. Es probable que el título te invite poco a meterte en la sala de cine porque pienses que vas a enfrentarte a un relato patriotero, tendencioso, más cercano al docudrama o el telefilm que a una producción disfrutable en términos cinematográficos. Pero, mira tú por donde, resulta que está más cargada de tensión narrativa y emoción de lo que sugiere esta primera impresión.

Ofertas flash de Amazon

En España, para nuestra desgracia, tenemos una abundante familiaridad con el tema que se aborda en esta cinta, de modo tal que si has tenido una experiencia directa es posible que la película te impacte doblemente. Pero si no es así, también encontrarás motivos para alabar el buen hacer de Peter Berg que dirige, coescribe el guión junto a Matt Cook y Joshua Zetumer y hasta tiene un cameo, como en su anterior trabajo Marea negra.

Basada en el atentado de la maratón de Boston que tuvo lugar el 15 de abril de 2013, Día de patriotas cuenta la historia del sargento de policía Tommy Saunders (Mark Wahlberg), quien investiga los acontecimientos que se saldaron con la muerte de un terrorista y la detención de otro, ofreciendo una exhaustiva narración de la persecución que se llevó a cabo por toda la ciudad para dar caza a los causantes del ataque que dejó tres víctimas mortales y más de 260 heridos.

Del repartazo de Día de patriotas poco se puede decir. Mark Wahlberg sigue compaginando su faceta interpretativa con la producción, como en este caso. Su papel es conmovedor (hay una secuencia demoledora en la que lo vemos en shock que te deja noqueado) pero es que además se codea con elenco excepcional: Kevin Bacon (Black Mass), JK Simmons (La La Land), John Goodman (Valerian y la ciudad de los mil planetas), Michelle Monaghan (The Path) o Vincent Curatola (Mátalos suavemente), por dar unas pinceladas.

Día de patriotas

Una de las principales virtudes de esta película es que es muy inmersiva, decididamente periodística en el tratamiento de la información y nunca pierde la sensibilidad ni el factor humano del foco. No solo muestra al detalle la cronología de los hechos sin que se vale de imágenes de archivo y busca una verosimilitud extrema.

La puesta en escena, el diseño de producción y la dirección de arte apuntan a un camino muy concreto: el de la recreación escrupulosa. Y eso tiene una doble ventaja: sirve para mostrar un respeto concienzudo hacia las víctimas rindiendo a la vez tributo al espíritu de una ciudad y por tanto de una idiosincrasia muy concreta.

Día de patriotas

El Patriots’ Day es una fiesta conmemorativa del aniversario de las Batallas de Lexington y Corcode de modo tal que es un recordatorio de la primera lucha de la revolución americana, que se libró 19 de abril de 1775. La maratón de Boston es un símbolo nacional, ya que se lleva celebrando desde 1897 en el marco de dichas celebraciones.

Aquí es donde habría sido fácil quedarse en la superficie o, para entendernos mejor, en lo local, la exaltación del espíritu bostoniano o estadounidense. Pero va más allá, consiguiendo desplegar la alas para abrazar un mensaje más universal y dejando además (y a pesar del traumático hecho que narra) un poso positivo.

Día de patriotas

Evidentemente Día de patriotas es también una película que te lo da todo hecho. No hay ocasión de que el espectador pueda sacar otras conclusiones que las que le son dadas, salvo quizás el polémico momento de la supresión de una de las libertades civiles más obvias: la libertad de movimiento, en aras de atrapar a los terroristas. Éste momento sí que está tratado de forma que puede (y debe) abrir un debate tras su visionado. 

Por lo demás, carecemos del punto de vista de los agresores más allá de ver su radicalización: se centra más en el retrato colectivo y en el mensaje, positivo y conciliador (que busca englobarte como espectador pero sobre todo como ciudadano), de que somos más los que queremos vivir sin violencia. Sí, le faltan capas, pero es eficiente a más no poder.

Valoración

Peter Berg escribe y dirige un relato muy eficiente bien documentado y cargado de tensión emocional basado en el atentado de Boston de 2013.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

El mensaje conciliador: evita ser maniqueo y morboso. Quienes hayan pasado por una situación similar van a ver cómo se les remueve algo por dentro.

Lo peor

Es harto predecible lo que veremos al final como colofón y quizás sobraba un poco porque no hacía falta recalcar tanto la idea principal.

Lecturas recomendadas