Análisis

Disney Infinity 3.0: análisis de Rise Against the Empire

Por Clara Castaño Ruiz
-

Versión comentada: PS4

Rise Against the Empire es una de las aventuras que podemos disfrutar en Disney Infinity 3.0 y en nuestro análisis os contamos en qué consiste.

Rise Against the Empire, play set de Disney Infinity 3.0, ya está en las tiendas para que todos podamos disfrutar en compañía de Luke Skywalker, Leia Organa, Chewbacca y Han Solo. No hemos dejado que el Lado Oscuro nos corrompa, y hemos luchado contra el Imperio para recuperar la República. Desde Tatooine y Hoth, a Endor y la Estrella de la Muerte, el play set de Rise Against the Empire nos lleva a un viaje alucinante a través de las películas clásicas de Star Wars y nos permite reencontrarnos con nuestros personajes favoritos de la saga galáctica.

Vive míticos acontecimientos de Star Wars

Rise Against the Empire se basa en algunos de los acontecimientos más destacados de la trilogía original de Star Wars, desde el episodio IV: Una Nueva Esperanza, pasando por el episodio V: El Imperio Contraataca,  hasta llegar al episodio VI: El retorno del Jedi. La narración no es exactamente igual a como ocurre en las películas, ya que no se trata de una recreación literal sino de una versión adaptada a un juego familiar como es Disney Infinity 3.0. Pero, todo lo que esperas encontrar está en el juego: la batalla de Hoth contra los AT-AT, la batalla de Yavin o el enfrentamiento de Luke con Darth Vader.

Tras la típica introducción de las películas de La Guerra de las Galaxias con las letras que van apareciendo en el espacio, en la que nos cuentan que los héroes de la Alianza siguen luchando contra el malvado Imperio Galáctico para tratar de recuperar la República, comenzamos nuestra aventura escapando de la Estrella de la Muerte pilotando una cápsula espacial. El problema es que acabaremos estrellándonos en Mos Eisley en donde debemos encontrarnos con el maestro Obi-Wan Kenobi.

Una vez superada esta pequeña introducción en la que nos refrescan las mecánicas de juegos, que son iguales que en el play set de Twilight of the Republic, comienza verdaderamente la aventura con multitud de misiones que nos llevan a recorrer Tatooine, Hoth y Endor, incluso visitar alguna que otra vez la Estrella de la Muerte. Las tres áreas principales son mucho más grandes que en ningún otro juego de Disney Infinity y en ellas podemos desbloquear gran cantidad de misiones principales, secundarias y terciarias. Mezclan la exploración de escenarios, plataformas, el coleccionista de objetos, carreras, la construcción de edificios y la personalización de personajes. Estos últimos elementos recuerdan al primer Disney Infinity. Por desgracia, si antes hemos jugado a Twilight of the Republic, algunas de las misiones resultan familiares como rescatar cachorros de bantha, lo que le resta algo de originalidad.

Una aventura llena de combates espaciales

Si hay algo que diferencia a Rise Against the Empire frente a Twilight of the Republic son las batallas espaciales. Mientras que la aventura basada en la trilogía protagonizada por Anakin Skywalker se centraba en los combates con sables láser, muy bien elaborados gracias al trabajo de Ninja Theory, en Rise Against the Empire destacan las batallas con naves espaciales. La aventura cuenta con un montón de misiones que se desarrollan en el hiperespacio y, además, podemos hacer uso de los vehículos espaciales para viajar de un lugar a otro de los escenarios, y así completar nuestros objetivos más rápidamente.

Es aquí donde disfrutamos del auténtico sabor a Star Wars, con algunas misiones brillantes como nuestra huida de la Estrella de la Muerte a través de un campo de asteroides. Estas misiones recuerdan a los antiguos juegos arcade de la saga galáctica y también a Star Fox. Las mecánicas consisten en esquivar obstáculos, defender cazas aliados o evadir el fuego enemigo. Son momentos de gran acción y que, aunque no son difíciles de superar, requieren de cierta pericia y reflejos. Hemos podido comprobar que el manejo de las naves está mucho más equilibrado que en el play set de Twilight of the Republic, algo que se agradece al ser una parte fundamental de la aventura.

En cuanto al combate cuerpo a cuerpo, no es tan sofisticados como en Twilight of the Republic, los enemigos son mucho menos variados y hay menos combos que con los personajes del starter pack. Además, la lucha final con Darth Vader nos ha resultado corta y no tan épica como esperábamos. Otra pega que hemos encontrado en este play set es que, aunque el árbol de habilidades se mantiene, los personajes están menos definidos que en la aventura del starter pack, al menos en los personajes de Luke Skywalker y Leia, que son los que hemos probado. Mientras que el aprendiz de Jedi cuenta con el sable láser y un bláster, así como con multitud de combos, la princesa Leia sólo cuenta con una pistola para defenderse y sus dotes de lucha libre, lo que hace que no sea un personaje demasiado recomendable para algunas situaciones.

Unos personajes entrañables

En Rise Against the Empire podemos jugar con Luke Skywalker, la Princesa Leia, Han Solo, Chewbacca y Darth Vader. Al igual que en Twilight of the Republic, si encontramos las monedas que están esparcidas por los distintos escenarios, podemos desbloquear al resto de las figuras de Star Wars. A pesar de su estilo cartoon, los personajes mantienen todas las características que les hicieron famosos en el cine y se sienten como en casa en los escenarios de Disney Infinity. Todos los personajes cuentan con un cuidado doblaje en español, aunque como es lógico, no es el de las películas pues muchos de los actores que prestaron sus voces a la trilogía original ya han fallecido.

Tenemos que destacar el plano artístico en el que todo está cuidado hasta el máximo detalle. En el caso de Tatooine, se ha tenido en cuenta que han pasado los años y la localización es completamente diferente a lo que vimos en en Twilight of the Republic, mientras que en Endor, además de tener que hacer amistad con los ewoks, el tiempo irá pasando y, si tardamos mucho en hacer alguna misión, viviremos la noche en sus frondosos bosques.

Diversión para todos

A pesar de no ser un play set perfecto, ofrece varias horas de diversión: ocho horas si lo jugamos sin descanso y unas 10 si nos detenemos más en los escenarios para encontrar todos los coleccionables, o resolver todas las misiones secundarias. Nosotros para hacer la aventura más duradera hemos jugado en el modo extremo y hemos podido comprobar que, efectivamente, los enemigos ganan en dificultad, lo que puede hacer que las horas de juego se amplíen. Además, la aventura incluye misiones para todas las edades, desde las más sencillas como recoger objetos y personajes por los escenarios para trasladarlos de un lugar a otro, hasta las más complejos como son las batallas espaciales en las que hay que tener mil ojos para no chocarse.

Conclusión

Sin duda, Rise Against the Empire es un juego hecho para toda la familia y para los fans de Star Wars. La experiencia definitiva de Star Wars que estabas esperando en Disney Infinity 3.0, un auténtico homenaje a la saga creada por George Lucas, que todo fan debería tener en cuenta, tanto por el juego como por sus figuras que, pese a su estilo de dibujo animado, están diseñadas con una gran calidad. El aspecto más negativo de la aventura es su duración. Nos hubiera gustado tener más misiones, y que en algunos casos fueran más variadas, pero los momentos como la batalla de Hoth en la que tenemos que derribar los AT-AT, las carreras a lomos de los Tauntaun, o las batallas espaciales contra los cazas TIE, compensan los momentos de flojera. Un play set muy entretenido y digno de una saga que ha marcado y sigue marcando época.

Valoración

El play set más completo de Disney Infinity hasta la fecha con multitud de escenarios de plataformas, exploración y combates espaciales. Una auténtica experiencia de Star Wars y un cuidado homenaje a las películas clásicas.

Hobby

82

Muy bueno

Lo mejor

Personajes carismáticos, la ambientación, las batallas espaciales

Lo peor

Repetición de misiones, el enfrentamiento con Darth Vader resulta soso, su duración

Lecturas recomendadas