Doctor Strange
Análisis

Doctor Strange - Crítica doble de la película de Benedict Cumberbatch

Por Raquel Hernández Luján
-

Crítica de Doctor Strange, la película de Scott Derrickson protagonizada por Benedict Cumberbatch, Rachel McAdams, Chiwetel Ejiofor, Mads Mikkelsen y Tilda Swinton. En cines a partir del 28 de octubre de 2016.

La Fase 3 de Marvel continúa con un Doctor Strange, una extraña película, valga la redundancia, y no es para menos, ya que se trata de la presentación formal de un personaje de larguísima trayectoria desde que fuera ideado por Stan Lee y dibujado por Steve Ditko allá por julio de 1963. Su primera aparición fue en el número 110 de Strange Tales y ahora tenemos ocasión de verlo en carne y hueso interpretado por un actorazo como Benedict Cumberbatch

El doctor Stephen Strange es un reputado neurocirujano de Nueva York tan elitista y talentoso como arrogante y engreído. Tras sufrir un aparatoso accidente de coche, sus manos quedan destrozadas, lo que le incapacita para ejercer. Después de varias intervenciones quirúrgicas de su colega, el doctor Nicodemus West, las manos de Strange consiguen recuperar su movilidad parcial, pero no la suficiente pericia como para volver a operar, lo que le lleva a explorar nuevas vías para alcanzar la ansiada curación.

Desahuciado por la medicina tradicional, busca una nueva cura que le lleva a viajar a Katmandú. Será entonces cuando conozca a La Anciana, que le enseñará que el mundo en el que vive es una realidad entre muchas. Descubrirá así un mundo oculto de dimensiones desconocidas y durante su entrenamiento aprenderá a utilizar sus poderes psíquicos como la proyección astral, la teletransportación o la utilización de reliquias de increíble valor como la capa de levitación, el ojo de Agamotto o los libros de la colección privada de su maestra.

Arquitectura imposible y viajes astrales... ¡Mejor en 3D!

Si os parecieron sugerentes los efectos visuales de Origen, la cinta de Nolan, los veréis explosionar en esta película en la que se aprovechan influencias artíticas como las arquitecturas imposibles de Escher o las primitivas formas de los mandalas que representan las fuerzas que regulan el universo. La plasmación de la magia es un calco a la forma en la que se muestra en los cómics, además.

Industrial Light & Magic, ILM, empuja los límites de la tecnología un poco más allá para hacernos viajar entre caleidoscópicas imágenes en las que la fuerza de la gravedad varía a cada paso contando además con un 3D muy bien aprovechado para conformar una experiencia inmersiva de primera categoría. En pocas ocasiones estará más justificado pagar por una entrada para una proyección en 3D.

Doctor Strange

En realidad, hay casi una hora de material concebido especialmente para el formato IMAX del que se mostraron 15 minutos hace apenas doce días en un pase privado y en el que podía verse al protagonista presentándose así: "Soy Benedict Cumberbatch, y es un honor unirme al Universo Cinematográfico de Marvel. Estoy muy emocionado por que experimentéis este adelanto especial de Doctor Strange como se supone que se debe ver, en IMAX. Cuando Doctor Strange llegue a los cines, veréis cómo hemos formateado especialmente más de una hora de la película para que encaje más en la exclusiva pantalla de los cines IMAX". E hizo una demostración tomando una imagen y lanzándola al aire para pasarla directamente a la pantalla IMAX. "Podría usar mis poderes de alteración de la realidad par salvar el universo tal y como lo conocemos, pero no, hicimos esto porque queda bien, realmente bien". ¡Y tanto!

Los personajes

Si tenéis dudas sobre quién es quién en la película del Doctor Extraño, aquí tenéis una guía rápida para poneros al día. Las variaciones de los personajes, en general funcionan bien. El cambio más notable, el de Tilda Swinton, lo cierto es que a mí personalmente me ha encantado. Pocos personajes femeninos del Universo Cinematográfico de Marvel son tan relevantes por sí mismos y tan alejados de los estereotipos imperantes. Aunque las críticas fueron feroces cuando se conoció el cambio de sexo y etnia del personaje, creo que será del agrado de la mayoría de los espectadores viendo el rendimiento de esta andrógina actriz, que vuelve a sorprender con su trabajo. Te deja con ganas de más, lo cual es muy positivo.

El espectáculo que genera la película hace no sea tan sangrante como en otras ocasiones como en Vengadores: la era de Ultrón, pero aquí de nuevo encontramos a los villanos poco desarrollados y un tanto ninguneados y eso a pesar de ser poderosísimos. Mads Mikkelsen no decepciona como Kaecilius, e incluso se comprenden sus motivaciones personales, pero sus zelotes no son más que peones y no conseguimos sino atisbar quién es Dormmamu que también se aleja del aspecto clásico que luce en los cómics.

Doctor Strange - Mads Mikkelsen

La interpretación más sosainas es, desde mi óptica, la del barón Mordo. Chiwetel Ejiofor no convence lo suficiente, al menos de momento, mientras que un personaje que aparentemente iba a ser bastante poco relevante, como es el de la doctora Christine Palmer, consigue ser interesante gracias a la interpretación de mi tocaya Rachel McAdams.

¿El mejor personaje? Uno que no habla, ni falta que hace: la capa de levitación. El sentido del humor está presente durante toda la película, pero es magnífico en este caso. 

Otro de los problemas que históricamente se le viene achacando a las películas de Marvel es que sus bandas sonoras no son muy potentes pero Michael Giacchino esta vez ha dado una nueva vuelta de tuerca a la ambientación musical consiguiendo que tenga mayor peso específico por no hablar de la melomanía manifiesta del protagonista.

Nueva imagen del logo de Marvel, el cameo de Stan Lee y las escenas postcréditos

Como decíamos, Doctor Strange es una pieza más de un complejo engranaje. De momento, ha servido para que Marvel Studios lance sus nueva imagen. El logotipo, que cuenta con imágenes de Ant-Man, Hulk, Bruja Escarlata, etc. es una delicia que deja bien claro el largo futuro de esta cadena de películas, que está consiguiendo tener una gran coherencia interna y sobre todo, generar grandes expectativas respecto a lo que está por llegar.

Más allá de eso, Stan Lee realiza su cameo de rigor que es sin duda uno de los sellos de la casa. No os lo reventaré, solo os diré que es muy apropiado porque hace alusión a uno de los mejores escritores de ciencia-ficción de todos los tiempos y una de sus obras, cuyo título está asociado a la figura de William Blake y os cuento esto por las alusiones estéticas y la repercusión que tienen estas aparentemente inocentes referencias en la concepción artística de la película. Hasta aquí puedo contar. El contenido de la escena se filtró hace tiempo, así que podéis descubrir cómo aparece leyéndolo aquí. Aquí tenéis todos los cameos en los que hemos podido verle hasta ahora:

En esta ocasión son dos las escenas postcréditos. No diremos demasiado sobre ellas para no estropearos la sorpresa, pero deja claro que esta peli no solo es coherente con el resto del universo Marvel, sino que puede llegar a convertirse en una pieza clave del mismo.

Las implicaciones de Doctor Strange en el UCM

Doctor Strange es tan importante por lo que cuenta como por lo que anticipa: abre todo un nuevo abanico de posibilidades y de ampliaciones a medio plazo. El multiverso de Marvel está a la vuelta de la esquina, aunque es probable que se reserve para la Fase 4.

En fin, a la vista de todo lo que os puedo contar, os digo que puede que ésta se convierta en mi película favorita de superhéroes en acción real (si la consideramos como tal, ya que como veis es muy especial y, de hecho, nos presenta a un hechicero, no a un superhéroe como tal). Tengo ganas de verla al menos un par de veces más en pantalla grande para disfrutarla de nuevo así que... ¡No os la perdáis! Y si tenéis la ocasión, vedla en 3D o IMAX.

Os dejo con todo lo que está por llegar no sin anunciaros que tendréis crítica doble muy pronto cuando mi compañero Jesús Delgado os dé su perspectiva comicófila sobre el bueno del Doctor Extraño:

¡Ah! Y recordad que podéis repasar las críticas de todas películas basadas en los personajes de Marvel y DC en nuestro especial de cine de superhéroes.

Doctor Strange: La crítica comiquera, por Jesús Delgado

Ya he visto Doctor Extraño (sí,  aún me escuece que no se haya traducido el nombre del personaje) y he de deciros que estoy muy satisfecho. Marvel Studios  cierra la cartelera de películas de superhéroes en este año  con una seria candidata a la mejor película basada en un personaje de cómic  en 2016. Y esto es todo un logro, sobre todo porque no estamos frente a lo que se dice un “súper” facilito de digerir o que parta de una premisa facilona. De hecho,  como ya os hemos ido contando en el reportaje dedicado a sus cómics, el Doctor Strange es un héroe bastante poco convencional.

Cómo plasmar un héroe complejo y bordarlo

El director  Scott Derrickson ha sabido plasmar a la perfección la naturaleza del personaje, tan divergente de la de otros superhéroes y que la película explica muy bien: Si los Vengadores defienden el mundo de amenazas mundanas o alienígenas, el área del Doctor Extraño es otra: las dimensiones alternativas, los múltiples planos de existencia y la magia.

Prueba de ello es la enorme base que toma la adaptando múltiples referencias de distintas obras de cómic original para plasmar los viajes y el mundo en el que se mueve el Doctor Strange.  La impronta de los parajes de planos alternativos, retratados por Steve Ditko en los primeros cómics de Doctor Extraño (allá por 1963) son más que evidente, así como cierta amenazas provenientes de estos mundos que ya se dejan ver en esta película.

De hecho, desde el desarrollo hasta su desenlace,  Doctor Strange recuerda mucho a cómo resolvía sus aventuras el personaje en los tebeos, por lo que la sorpresa está asegurada para quienes también esperen una película de superhéroes al uso. Y es que el filme es muy fiel al espíritu del Doctor Extraño.  De hecho, los que ya conocéis al personaje haréis palmas cuando veáis  elementos como el Ojo de Agamotto, el viaje Astral, el Sancta Santorum, los duelos de magias y otros ingredientes obligatorios de la mitología del Doctor Strange.

Doctor Strange - Crítica doble de la película de Benedict Cumberbatch

Pero además, el tono espiritual y metafísico que pudimos ver la novela gráfica Dentro de Shamballa queda implícito también en la cinta. De ahí que, en este aspecto, los fans del cómic quedarán más que satisfechos a nivel estético. Ya que, en conjunto, se ha tomado como punto de partida lo mejor del  material original para recrear esta primera versión cinematográfica del héroe.

Hemos de destacar también que, como se venía diciendo, efectivamente a nivel argumental toma bastantes elementos de la mini-serie de El Juramento, un cómic considerado como uno de los mejores cómics del Doctor Extraño. De este toma elementos muy necesarios para construir una historia de orígenes (que es lo que viene siendo la cinta) funcional y bien articulada.  De ahí que la película sea en conjunto una perlita que aúne lo mejor del cómic original hora y cincuenta minutos.  Y no, que sea una película de orígenes no le resta ni un solo punto. En serio.

… pero no todo es perfecto

Ahora bien, aquí los fans más reaccionarios montarán en cólera. Y es que el Doctor Strange de Benedict Cumberbatch mola, simple y llanamente. Pero también reviste de algunos problemas. El primero es su génesis y su personalidad. En los cómics, el personaje es originalmente un tipo bastante mezquino, miserable y avariento. Aquí, estos vicios morales se han suavizado y cambiado por un desmedido narcisismo y arrogancia, que imaginamos que son pecadillos más disculpables a día de hoy. Pero esto claro, nos deja con la sensación de que la transformación de tipo egoísta a un buen doctor y protector se queda algo coja.  

Además el principio de historia de orígenes con redención es demasiado similar a la de Iron Man. Esto, y el tratamiento del personaje, con salidas que recuerdan bastante al Stark de Robert Downey Jr. nos hacen sospechar que Disney planea ya un reemplazo de su héroe estrella por parte del Hechicero Supremo. Afortunadamente este “calco” de personalidades no desluce demasiado en pantalla ni tampoco frente a la versión del cómic, ya que en interpretaciones modernas, el buen Doctor Extraño ha sido retratado con un cierto carácter jactancioso.

Ahora bien, quizá lo que escame al fan de núcleo duro sea el cómo se han traducido los sortilegios y conjuros, los cuales fusionan artes marciales con hechicería en la Gran Pantalla. Este cambio quizá no guste a los tradicionalistas, que esperan mayor equilibrio entre las artes marciales, un elemento importante del personaje,  y los hechizos, pero  el resultado que se nos queda es fresco. Y, además, casa bastante con visiones más modernas del personaje, en donde su arsenal de armas mágicas juega un papel fundamental. De ahí que hemos de entender este estilo de acción como una concesión necesaria a fin de atraer al público que no conoce del todo al Doctor Extraño, haciéndolo muy muy sexy visual y narrativamente.

Por último, recordaremos que ciertos cambio de raza, rol  y sexo de varios personajes de Doctor Strange también han sido muy criticados. Más concretamente El Anciano de Tilda Swinton y el Mordo de Chiwetel Ejiofor. Pero si nos atenemos a que la película discurre en un universo alternativo al de los cómics (coexistiendo con la línea oficial del personaje en los tebeos de manera paralela pero independiente) y que la construcción de estos personajes es óptima, podemos decir que hemos salidos ganando con esta libertad que se han tomado los productores y guionistas. Como secundarios nos rentan mucho, y ofrecen frescura y renovación frente a la versión tradicional, a pesar de su falta de fidelidad. 

No así de bien podemos hablar del villano de Mads Mikkelsen, que a nuestro juicio da hasta donde puede, pero que dista mucho de ser lo mejor de la película. Su mayor aportación, y no os hacemos SPOILER, es la escena que propicia el enfrentamiento final, de cara al desenlace. Esta es una de las más intensas, divertidas e inteligentes del Universo Cinematrográfico de Marvel, pero también de las más fieles al espíritu de los cómics.  

Por lo demás, no queda mucho más que señalar. Las actuaciones, la dirección, el ritmo, la banda sonora (con un tema musical reconocible para el superhéroe) son sencillamente geniales. El espectáculo visual está garantizado y también los momentos en los que fliparéis con los guiños a otras películas de Marvel Studios. Ah, y mucho ojo con las dos escenas post-créditos. No tienen desperdicio.

Así que, ¿a qué estáis esperando para ir al cine? Pero, eso sí, mucho mejor en 3D. No hay color y creednos, merece la pena este desembolso extra.

 

Valoración: 92 – Marvel Studios nos brinda la que puede ser la película de superhéroes del año. Tenemos con ella a un personaje de enorme carisma y tirón para mantener el interés entre el público por los personajes de cómic unos años más.

Lo mejor: Frescura, ritmo, guiños al cómic, la fidelidad de estilo en cuanto a las aventuras originales.

Lo peor: El Stephen Strange de Benedict Cumberbatch recuerda demasiado al Iron Man de Robert Downey Jr. Parece que Disney tiene claro cuál será el reemplazo para su gran estrella en el MCU.

Valoración

Scott Derrickson firma su mejor trabajo hasta la fecha con un buen guión, un reparto increíble y una plasmación visual delirante muy disfrutable en 3D.

Hobby

92

Excelente

Lo mejor

Benedict Cumberbatch borda el personaje que atrapa la esencia del cómic. Se agradece el sentido del humor y los efectos especiales son alucinantes.

Lo peor

Los villanos vuelven a ser el talón de Aquiles: como viene siendo ya habitual en las adaptaciones de Marvel, están un tanto desaprovechados.

Lecturas recomendadas