Análisis

Dying Light The Following - Análisis para PS4, Xbox One y PC

Por Jorge S. Fernández
-

Versión comentada: PC

Y llegó el día, ya está disponible para PC la expansión Dying Light The Following, que llegará también a PC y PS4 el próximo 12 de febrero. Vamos a ver si la espera ha merecido la pena y esta expansión es tan enorme como Techland ha asegurado una y otra vez.

Después de un avance con el que disfrutamos mucho llega el momento de ver este Dying Light The Following en perspectiva y analizar si se trata de una expansión tan completa como aseguran sus creadores y si realmente aporta algo al rico universo creado por la entrega original que se desarrollaba en Harran.

Techland se puso a hacer una expansión de Dying Light y al final le ha salido prácticamente otro juego con un desarrollo similar pero en un entorno totalmente distinto. Desde luego por el contenido que incluye esta expansión podríamos considerar a este Dying Light The Following prácticamente como un juego independiente de su entrega original. Vamos a ver lo que nos ofrece.

Un entorno totalmente nuevo       

La antizina sigue siendo el oscuro objeto de deseo de todo humano no infectado en Harran, pero sus existencias siguen siendo limitadas. Sin entrar en detalles de cómo terminó la historia original de Dying Light para evitar Spoilers a quien pretenda jugarlo ahora y después a esta expansión.

Ahora todo gira en torno a una “leyenda urbana” que asegura que existen humanos inmunes al virus y que estos se encuentran en las afueras de Harran. Esta información es proporcionada por un moribundo que ha conocido a estos afortunados humanos y además facilita un mapa que nos ubica directamente en una salida de la ciudad de Harran que podría darnos acceso a estos inmunes.

La trama está protagonizada una vez más por Kyle Crane, que deberá infiltrarse y conocer más de estos grupos de no infectados que tienen un funcionamiento más parecido a una secta que otra cosa. Toda la información que recabemos de esta nueva modalidad de no infectados podría ser decisiva para que los que quedan en la ciudad puedan sobrevivir definitivamente a la amenaza y podamos ayudar a la investigación de Camdem para que de los frutos definitivos que todos esperamos.

El comienzo de Dying Light The Following nos ubica en unas alcantarillas desde las que vamos a poder acceder a las vastas llanuras que rodean Harran y que van a suponer un cambio total de escenario respecto de la entrega original, teniendo en cuenta que cambiamos el asfalto y los grandes edificios por campo y multitud de granjas.

Es un acierto total el cambio de la ciudad al campo, ya que en esta ocasión la campaña se desarrolla entre granjas, ríos, acantilados y caminos “de cabras” donde pilotar la mayor novedad de esta expansión, el buggy, algo en lo que entraremos a fondo unos cuantos renglones más adelante.

Este cambio de timón recuerda mucho a The Walking Dead, con aquel comienzo en la gran ciudad de Atlanta, para dejarla atrás y adentrarse en el campo y las granjas de Georgia. Aquí el cambio de entorno es el protagonista. Aunque en el horizonte podemos seguir divisando el Skyline de Harran, ahora a nuestro alrededor no hay más que campo. En este entorno abundan las granjas, donde no precisamente se dedican a la agricultura, sino que suelen ser la base de operaciones de pequeños grupos de no infectados que intentan sobrevivir como pueden a este caos absoluto

Atropellos zombis masivos

Pocas veces un vehículo ha cambiado tanto el desarrollo de un juego, y en este caso además es un añadido que se hace necesario. Techland ha conseguido introducir este vehículo con mucha naturalidad dentro del juego. Sobre todo porque el cambio de entorno hace de él un elemento totalmente necesario.

El cambio de entorno que introduce este Dying Light The Following de la ciudad al campo, hace necesario la utilización de un vehículo de este tipo. Más que nada porque mientras en la ciudad podemos llegar de una punta a otra saltando de un tejado a otro, la ausencia casi total de edificios y los vastos terrenos naturales que nos rodean, no son los más propicios para el Parkour, aunque si hay elementos desde donde poder evitar a los zombis, como puestos de vigilancia elevados, tuberías elevadas o los propios accidentes del terreno. La posibilidad de conducir un vehículo cambia totalmente la perspectiva del juego.

La llegada del Buggy es capaz de expandir las posibilidades del juego de varias maneras. Ahora con este vehículo, vamos a poder pasar por encima de los zombis en unas melés de lo más divertidas, pero de las que si abusamos habrá consecuencias para nuestro vehículo. De hecho es una de las partes más interesantes de esta expansión, la personalización y evolución de este vehículo. Al Buggy le afectará cualquier golpe que nos demos, en cinco diferentes apartados de la mecánica del vehículo, que debemos reparar si queremos que sea un vehículo competente, rápido y que nos ayude a superar las misiones. Pero no sólo esto, porque a nuestro antojo vamos a poder personalizar y mejorar distintos aspectos del coche. Desde sus defensas, hasta la potencia del motor, suspensión, pintura exterior, etc.

Todos estos aspectos nos permitirán que nuestro Buggy sea cada vez más robusto, rápido y autónomo, pudiendo evolucionarlo igual que nuestro personaje, haciendo mucho looteo y crafteo. Otro de los aspectos que le dan mayor realismo a esta expansión Dying Light The Following, es la necesidad de mantener a nuestro vehículo con la tripa llena. Esto quiere decir que debemos estar muy atentos al indicador de gasolina, porque cuando nos falte, debemos ir revisando uno a uno los depósitos de combustible de cada vehículo que nos encontremos abandonado por la carretera. Sin duda este es uno de los aspectos más interesantes de esta expansión.

En el avance la verdad que nos encantó la idea de poder conducir por los campos de Harran, y es algo que nos sigue encantando, pero es verdad que después de varias horas de juego, echamos en falta que haya más vehículos que poder conducir y evolucionar. Lo ideal hubiera sido que esta expansión hubiera convertido a Dying Light The Following en un auténtico juego de mundo abierto, donde todos los vehículos que hubiera abandonados en la carretera o las granjas se pudieran conducir y evolucionar de la misma forma. Aunque hay que reconocer que es un gran punto de partida respecto del Dying Light original en el que no podíamos disfrutar de este tipo de vehículos.

Más dificultad y mejor IA

Uno de los aspectos que han mejorado y mucho respecto de la entrega original de Dying Light The Following, es sin duda el apartado de la dificultad y en consecuencia de la inteligencia artificial que mueve a los enemigos. Techland aconseja no comenzar esta expansión con un nivel de personaje inferior al 12, y es algo que influye de manera decisiva en el desarrollo de esta expansión. De hecho hemos notado diferencias importantes en la dificultad del juego desde la versión de preview para el avance hasta esta versión final. Hemos experimentado un gran cambio en el comportamiento de nuestros enemigos, que ahora es mucho más agresivo de lo que había sido anteriormente.

Se hace muy recomendable disponer de armas de fuego, que por cierto, han ampliado su variedad con esta expansión. Ahora no es tan sencillo acabar con los enemigos, ya que necesitamos algo más que una tubería o machete bien preparado para acabar con ellos, tanto zombis como humanos no infectados. De hecho si no hemos evolucionado bien a nuestro personaje antes de comenzar a jugar a esta expansión es probable que no seamos capaces de sacar adelante incluso las primeras misiones.

Mención aparte se merecen los nuevos zombis que aparecen al caer la noche. Sabéis que en Harran la llegada del crepúsculo nos traía una serie de zombis especiales que eran capaces de dar con nosotros en las azoteas más altas y que además tenían una especial sed de sangre y carne humana no infectada, mostrándose mucho más agresivos que los zombis más tranquilos.

Ahora no penséis que por pisar a fondo del acelerador del vehículo vamos a poder dejar atrás a estos zombis, nada más lejos de la realidad. Los nuevos muertos vivientes que pululan por los campos a las afueras de Harran son capaces de seguirnos a un par de metros de distancia por mucho que corra nuestro Buggy, podemos ir a 80, o 100 km por hora que ellos igualarán nuestra velocidad y serán capaces de darnos caza sin despeinarse. Son auténticas bestias a las que además es muy difícil doblegar. De hecho si intentamos la maniobra del atropello que usamos en plan masivo con los zombis más dóciles los daños de nuestro vehículo podrían convertirse en irreversibles.

En realidad la inclusión de estos nuevos zombis potentados son en parte una forma de equilibrar la balanza a nuestro favor que supone movernos con rapidez gracias al Buggy, neutralizando en estos casos toda la ventaja que es capaz de otorgarnos. Si os parece poco, también existe un nuevo modo de dificultad denominado pesadilla.

Una perspectiva totalmente distinta

Sin duda es la gran novedad de esta expansión, la inclusión del Buggy, poder conducirlo y evolucionarlo, lo que unido al entorno totalmente distinto en el que nos movemos convierte a esta expansión en un Dying Light muy distinto al que hemos conocido hasta ahora. Aunque las mecánicas de juego están intactas, y son idénticas a las del juego original. Desde luego esta expansión nos aporta sobre todo un mapa tan grande como el del Harran original, una forma distinta de movernos por el mapa, gracias al Buggy, y una historia que encaja muy bien a sus protagonistas con el entorno.

Apartado técnico

En este aspecto hay pocos cambios, lo que sin duda es una gran noticia. Partiendo de la base de que el Dying Light original tenía un aspecto gráfico sobresaliente, este Dying Light The Following no se queda atrás. El Buggy se maneja perfectamente, y los entornos de las afueras de Harran, con prados, granjas, zonas de bosque y otras montañosas, están recreadas con gran detalle. Al menos en la versión de PC que hemos jugado, las tasas de frames han sido altas teniendo en cuenta los excelentes gráficos que atesora.

El sonido está a una gran altura, un poco por encima de la entrega original, y además podemos disfrutarlo totalmente traducido y doblado a nuestro idioma, con una calidad en el doblaje por parte de los actores realmente sobresaliente.

Conclusión

Dying Light The Following Enhanced Edition es la edición del juego que nos ofrecerá todo el contenido extra, incluyendo esta expansión, el juego original con ciertos retoques, el pase de temporada, Be The Zombie que nos permite jugar como una de estas criaturas y todos los contenidos aparecidos hasta ahora. Por otro lado nos podremos hacer sólo con la expansión The Following que tendrá un precio de unos 20 euros o bien con el pase de temporada que costará más o menos unos 30 euros.

En cualquier caso hay que dejar claro que este Dying Light The Following no es una simple expansión, sino que vais a encontrar en él un juego casi tan completo como la entrega original. Esto unido al gran cambio que suponen sus nuevos escenarios en los campos de Harran hace de esta expansión un elemento imprescindible si os gustó previamente Dying Light.

Dying Light The Following mejora incluso muchos de los aspectos que nos ofrecía el juego original, con una mejor inteligencia artificial, más armas y además un aspecto técnico si cabe más pulido aún. La inclusión de nuevos zombis y la mayor dificultad son los complementos perfectos para el protagonista de esta expansión, que es la posibilidad de conducir el Buggy. Esto le da un valor añadido y puede incluso llegar a justificar la compra de Dying Light The Following si ya hemos jugado previamente al juego original donde se echaba en falta este tipo de posibilidades.

Ahora bien, nos hubiera gustado más variedad a la hora de poder conducir vehículos, que en este aspecto nos diera más la sensación de un mundo abierto donde se pueden pilotar y evolucionar todos los que encontremos en el camino, independientemente de que puedan arrancar o no, quizás es el aspecto con mayor margen de mejora que tiene este Dying Light The Following. Por lo demás es una expansión excelente que demuestra que Techland se ha tomado muy en serio esta expansión, queriendo ofrecer una especie de segunda entrega camuflada de DLC.

Dying Light The Following nos ha parecido una expansión redonda, porque mejora los puntos flacos de la entrega original y nos ofrece casi el mismo nivel de contenido nuevo y horas de juego. Un excelente punto de partida para desarrollar y hacer mucho más interactivo el mundo abierto de Harran, que esperamos que en siguientes entregas ya sea total. Si te gusto la entrega original no puedes dejar pasar este Dying Light The Following. En cuanto a cantidad de contenido, calidad y horas de juego, la relación calidad precio es excelente. Una vez más no revoluciona el género, pero sí garantiza un shooter de calidad en un entorno tan manido como el de los zombis.

Valoración

Una gran expansión que puede considerarse casi como un juego independiente. Techland ha hecho un gran trabajo cambiando por completo el entorno y la forma de jugarlo introduciendo los vehículos. Tan divertido o más que la entrega original.

Hobby

89

Muy bueno

Lo mejor

Conducir el buggy, los entornos rurales, grandes dimensiones del mapa, nuevas armas y zombis

Lo peor

La IA puede ser demasiado exigente si no tenemos nivel, nos gustaría poder conducir más vehículos

Lecturas recomendadas