Análisis

Enter the Gungeon - Análisis

Por Luis López Zamorano
-

Versión comentada: PS4

El análisis de Enter the Gungeon llega a Hobbyconsolas.com para que conozcáis si merece la pena hacerse con esta nueva aventura cargada de acción y explosiones creada por Devolver Digital para PC y PS4.

A los fans del panorama indie seguro que el nombre de Devolver Digital os es más que familiar. Este estudio ha sido el encargado de distribuir títulos como OlliOlli, The Talos Principle, el reciente Broforce, o el exitoso Hotline Miami. Pues bien, hoy mismo nos llega de su mano Enter the Gungeon para PC y PS4, y nosotros hemos estado jugando en profundidad para prepararos este análisis y contaros qué es lo que nos ofrece este arcade de acción desarrollado por Dodge Roll.

Una lucha por cambiar la historia

La historia de Enter the Gungeon nos traslada hasta un lejano planeta en el que una terrible guerra ha tenido lugar tras la invasión del planeta por parte de unos alienígeneas con forma de bala. Estos letales seres destruyeron la fortaleza más importante del planeta y se hicieron con el control del arma capaz de hacer viajar en el tiempo a su portador.

Para evitar que esta guerra tenga lugar y los habitantes del planeta se vean sometidos a la tiranía de los hombres bala, cuatro intrépidos guerreros deciden adentrarse en la fortaleza ya reconstruida y recuperar el Arma del Tiempo. Aunque siendo francos, la historia es lo de menos en Enter the Gungeon porque aquí todo tiene que ver con la acción desenfrenada.

Una fortaleza llena de peligros

Nosotros tomamos el control de uno de los cuatro guerreros de Enter the Gungeon (podemos jugar en cooperativo con un amigo). Así, podemos meternos en la piel de el Marine, el Piloto, la Convicta, o la Cazadora. Eso sí, las diferencias entre estos personajes se limitan a las armas y objetos de inicio con los que parten, por lo que no se nota un gran cambio entre jugar con unos o con otros.

Una vez seleccionado el personaje con el que jugar, nos toca adentrarnos en la fortaleza, que es la auténtica protagonista de Enter the Gungeon, en busca del Arma del Tiempo. Esta fortaleza esta compuesta por un montón de salas y pasillos que se generan de manera aleatoria en cada partida, por lo que cada vez que nos adentramos en ella es una experiencia distinta.

Pero lograr nuestro objetivo no será nada fácil. Cada una de las salas de la fortaleza está llena de enemigos, que también son generados aleatoriamente cada vez que entramos en una. Estos enemigos son de lo más variado y sus diseños son de lo mejor del juego. Nos encontramos con distintos tipos de balas que disparan más balas, bombas andantes que explotan al acerarse a nosotros, fantasmas con metralletas, libros que escupen fuego, demonios con espadas que lanzan proyectiles...

Por supuesto, los enemigos nos ponen las cosas muy difíciles. Y no lo decimos sólo porque lo más normal es que haya una gran cantidad de ellos en cada sala de la fortaleza de Enter the Gungeon, sino porque la IA goza de gran nivel. Nuestros rivales siempre buscan la mejor estrategia para rodearnos y disparan sin parar con la intención de quitarnos los tres cartucho-corazones de vida que tenemos con rapidez (con cada golpe perdemos la mitad de un corazón), algo que suele ocurrir con mucha frecuencia (meted en vuestra cabeza que superar los 10 minutos de partida es todo un logo).

Y por si fuera poco, si conseguimos sobrevivir lo suficiente para llegar a la última sala de los distintos niveles, allí nos esperan los jefes finales. Y si los enemigos normales ya disparan todo tipo de proyectiles sin darnos opción a cometer errores, los jefes finales de Enter the Gungeon lo complican aún más. Contra ellos es prácticamente imposible conservar todas las vidas, aunque si somos lo suficientemente hábiles y hemos explorado bien las mazmorras, podremos superarlos.

Y unos héroes armados hasta los dientes

Por suerte, contamos con recursos suficientes para hacer frente a los muchos peligros que esperan en la obra de Dodge Roll. Pese a que comenzamos con un arma simple como una pistola, una escopeta o una ballesta (varían según el personaje que controlemos), a medida que avanzamos podemos conseguir nuevos elementos para nuestro equipo. Por desgracia, cada vez que morimos empezamos desde cero, por lo que todas las armas y objetos que consigamos desaparecen de nuestro inventario (algo normal en los títulos del género roguelike).

Si exploramos a fondo los laberínticos niveles de la fortaleza de Enter the Dungeon, podemos dar con salas seguras en las que se encuentran cofres con armas de gran potencia. Además, una gran ventaja es que los enemigos que derrotamos en cada sala (hay que matarlos a todos para poder abrir las puertas de las siguientes estancias) no reaparecen, por lo que siempre podemos volver atrás para explorar otros caminos si hemos llegado a la entrada del área final sin encontrar un cofre.

Estas armas son de lo más variadas y, a diferencia de lo que ocurre con las iniciales, cuentan con munición limitada. Eso sí, la mayoría son realmente letales y el número de éstas es abrumador. Tenemos desde rifles láser, hasta cuernos de unicornio que disparan arcoíris. Además, también podemos hacer uso de algunos elementos del entorno para terminar con nuestros rivales, como los barriles explosivos.

Pero si no queremos andar por ahí buscando las salas secretas de los cofres, también podemos adquirir nuevas armas y objetos de ayuda como llaves para abrir puertas bloqueadas en la tienda de la fortaleza, armaduras o corazones para poder recibir más golpes en la tienda. Esto es posible gracias a los casquillos que recogemos de los cadáveres de los enemigos derrotados y que usamos a modo de moneda. Ahora bien, la tienda también se encuentra oculta y hay que explorar para la fortaleza encontrarla y los precios son bastante elevados, por lo que es raro que podamos conseguir alguna mejora en nuestra primera visita.

¡Y aún hay más! Contamos con una habilidad especial que es imprescindible dominar si queremos sobrevivir más de 10 minutos en Enter the Gungeon: La voltereta. Pulsando un botón, nuestro personaje salta por los aires y realiza una voltereta mortal que le permite pasar por encima de los proyectiles enemigos, si se pulsa en el momento justo, y solventar las trampas y los fosos que pueden obstaculizar nuestro camino. Además, también podemos tumbar las mesas que encontramos en las salas para ocultarnos tras ellas y parapetarnos, o moverlas para formar barricadas e impedir el paso de los enemigos.

Pasado y presente unidos por siempre

Enter the Gungeon reune lo mejor de los grandes títulos de ayer y de hoy. Por un lado nos encontramos con una estética retro que hace uso de las mejores bondades del Pixel Art y con una cámara aérea que ofrece muy buena visión de la acción, dos elementos muy de moda en el panorama independiente actual. Gracias a ello nos encontramos con unos diseños de personajes realmente buenos, especialmente en los jefes finales.

Por desgracia, los escenarios no son demasiado variados, por lo que podemos tener la sensación de pasar una y otra vez por el mismo lado. Aunque debemos decir a favor de los escenarios, que cuentan con un gran nivel de destrucción de los elementos que hay en ellos (jarrones, libros, armaduras, etc).

En cuanto al apartado sonoro, hay que destacar que la música ayuda a sumergirse en la atmósfera de Enter the Gungeon, con unas melodías que recuerdan a las mejores recreativas arcade de acción de los años 90. Desgraciadamente, el título no cuenta con voces, por lo que nos toca leer cuando nos encontramos con algún personaje (aunque los diálogos son mínimos y todos los textos están en perfecto castellano).

Por último, hay que hacer especial hincapié en las mecánicas de juego de Enter The Gungeon. Y es que, el título de Devolver Digital cuenta con un sistema simple e intuitivo de control. Con el stick izquierdo controlamos al personaje, mientras que con el derecho manejamos la mira para disparar pulsando un simple botón. Y para cambiar entre las distintas armas y los objetos basta con pulsar los botones de la cruceta. Dominar todo esto no cuesta demasiado y hace que podamos realizar todas las acciones rápidamente y que las posibilidades de sobrevivir a los cientos de proyectiles que llegan a aparecer en pantalla aumente.

Conclusión

Enter the Gungeon es un título pensado especialmente para los amantes del género indie y de los grandes retos. Su alta dificultad y su apartado visual puede echar para atrás a más de uno, pero los más valientes sabrán apreciar el valor de estos elementos. Eso sí, no esperéis encontrar una gran historia tras Enter the Gungeon ni un sistema de combate complejo porque Devolver Digital y Dodge Roll nos ofrecen un título cargado de acción ideal para jugar partidas rápidas de entre 5 y 15 minutos de media.

En contra de Enter the Gungeon juegan elementos como que al generarse todo de manera aleatoria podemos encontrarnos con una primera sala prácticamente imposible de superar. Además, al morir se pierde todo el inventario, por lo que resulta muy complicado pasar del primer jefe final, si es que se llega hasta él, y los jugadores menos pacientes pueden desesperarse rápido. Pero si estos elementos no os suponen un problema, Enter the Gungeon os puede ofrecer horas y horas de diversión gracias a sus grandes dosis de adrenalina. Y es que estamos ante uno de esos pequeños grandes juegos independientes, con todo lo bueno y todo lo malo que ello implica.

Valoración

Un divertido y vistoso juego de acción para descargar toda nuestra adrenalina disparando a todo lo que se mueve. Está plagado de humor, pero el empezar desde cero al morir y la acumulación de enemigos en algunas salas puede arruinar la experiencia.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

Su acción desenfrenada, el cómico diseño de los enemigos y su apartado técnico.

Lo peor

Podemos encontrar fases iniciales imposibles de superar. Comenzar de cero cada vez que morimos.

Lecturas recomendadas