Análisis

Especial mutantes: crítica de X-Men 2

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: En X-Men 2, el rechazo hacia los mutantes se incrementa cuando uno de ellos lanza un devastador ataque, lo que da lugar a una pública repulsa contra ellos y al reforzamiento de la Ley de Control de Mutantes, cuyo líder, William Stryker, se propone eliminarlos atacando la escuela de X-Men.2003 - DIRIGIDA POR: Bryan Singer - PROTAGONIZADA POR: Hugh Jackman, Patrick Stewart, Brian Cox, Ian McKellen, Halle Berry, Anna Paquin, Kelly Hu, Famke Janssen, James Marsden, Shawn Ashmore, Bruce Davison, Daniel Cudmore y James Kirk, entre otros.

Exonerado ya de la increíble carga que fue presentar a los X-Men y su problemática en su primera película, Bryan Singer explota bien a los personajes que ya conocemos. El guión final de X-Men 2 escrito por Michael Dougherty, Dan Harris y David Hayter sobre la historia desarrollada por Singer, Hayter y Zak Penn consigue atraparnos de nuevo en una trama que ahonda en la personalidad de Cíclope, Jean Grey, Pícara, Magneto, Xavier o Mística.

 

 

Si Lobezno había dado la campanada en la primera película, ahora directamente su atractivo se explota al máximo y además se convierte en eje fundamental no solo de su trama personal sino también del conflicto con el villano al que da vida un perfecto Brian Cox.

 

Interpreta el papel más ingrato de la película con el que nuestro lobito tiene relación directa: el pérfido coronel William Striker que se erige como uno de los defensores de acabar con el "problema mutante" y se vale para ello de Charles Xavier y su máquina Cerebro. No hay duda, los "malos y poderosos" son uno de los puntos fuertes de Singer porque Magneto por ejemplo, es también una pasada de personaje (brutal la secuencia del hierro de la sangre).

 


 

De nuevo, el núcleo dramático se asienta en la supervivencia de los mutantes como especie y en hacer frente a la segregación y la discriminación. Y de nuevo también tenemos la polarización en dos concepciones radicalmente opuestas para enfrentarse a dicha injusticia encabezadas por ambos líderes de sus respectivos grupos: Magneto y Xavier, que a la postre se verán obligados a abrazar sus diferencias en pro de su conservación.

 

Menciones especiales al montaje de Elliot Graham y John Ottman, tremendamente eficaz, y a la banda sonora de la película de este último, que claro está sincroniza imagen y música con precisión de cirujano. Hay que resaltar también la fotografía de Newton Thomas Sigel que busca en los colores metalizados su mejor aliado para dar esa imagen de frialdad tecnológica tan característica de la saga y de sus diseños artísticos.

 

 

El problema de X-Men 2 es que arriesga poco. Me explico: con un presupuesto notablemente mayor que su predecesora (X-Men tuvo 75 millones de dólares y esta secuela 110), era de esperar que viéramos mucho más en pantalla, que de alguna forma se forzaran más los límites de esta entrega. Sin embargo, solo es ligeramente superior a la primera y las nuevas incorporaciones, que están muy bien, siguen sabiendo a poco.

 

Con todo, buena elección la de que sea Rondador Nocturno quien haga acto de presencia en la piel de Alan Cumming, que dota a la película de un gran dinamismo gracias a su poder de teletransportación y varias secuencias de acción memorables. De paso también rivalizaba con su compañera azul Mística con más de 5 horas de maquillaje para conseguir transformarse en su personaje.

 


X-Men 2 es en suma una buenísima segunda parte que no termina de eclosionar dejando el protagonismo a la tercera entrega que llegaría años después y por desgracia no contaría con el temple de Bryan Singer como director de orquesta. Tres años tendremos que esperar para que llegue X-Men: la decisión final a carteleras y el resultado es como poco decepcionante si tenemos en cuenta las expectativas que nos había generado este puente hacia ella. Pero no adelantemos acontecimientos, que tendremos tiempo de analizarla en profundidad.

 

Quizá lo que hemos dejado para el final (y no porque seamenos importante), es lo uno de los grandes aciertos de la película: las semejanzas que propone con la situación histórica del momento, y cómo por ejemplo la famosa Ley de Control de Mutantes y las injerencias del poder en la esfera pública se asimilan al férreo control que impuso el gobierno estadounidense tras el 11-S. Si analizáramos la cinta en profundidad podríamos sacarles los colores a más de dos por su gestión política...

 

 

En resumen X-Men 2 ofrece más de todo: hay más acción y es más contundente, hay más crítica social, hay una mayor emotividad subrayada en el pasaje final y hay una mayor dosis de poderes gracias a la incorporación de las nuevas caras, pero aún así, y a pesar de su media hora más de metraje, la experiencia no llega a ser del todo lo que de ella se esperaba... Puede que sea menos redonda o que simplemente le deba demasiado a la primera y no termine de aportar todas esas novedades que andábamos esperando como locos. La X-periencia que nos arrebate el corazón está por llegar.

Visita nuestro especial mutante

Estamos analizando todas las películas de X-Men antes de que llegue a nuestras pantallas X-Men: días del futuro pasado, que nos permitirá unir las dos sagas: la trilogía original y X-Men: primera generación, de la que se encargó Matthew Vaughn en 2011 y nos aportó información como precuela. Si queréis leer todos nuestros análisis de las películas mutantes, entrad en nuestro especial, en este enlace.

Valoración

Bryan Singer expande el universo mutante y lo hace sobre la firme base que sustentó los cimientos de la primera. Es otra adaptación original y vibrante a pesar de que el fan de los X-Men siempre se quede con ganas de más.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

Es la más sólida de la trilogía de los X-Men porque es deudora de la primera, que sentó las bases.

Lo peor

Seguimos echando en falta a muchos mutantes, aunque es positiva la incursión del Rondador Nocturno.

Lecturas recomendadas