Análisis

Especial mutantes: crítica de X-Men

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: X-Men nos traslada a un futuro cercano: la Humanidad comienza a ver aparecer su futuro ante sus ojos: los mutantes. Dotados de extraños y variados poderes, están agrupados en dos bandos: los que abogan por la integración y el entendimiento con el resto, encabezados por el doctor Charles Xavier, y los que buscan el enfrentamiento con una raza que consideran inferior y que les odia, dirigidos por Magneto, un peligroso mutante capaz de manipular los campos magnéticos.2000 - DIRIGIDA POR: Bryan Singer - PROTAGONIZADA POR: Hugh Jackman, Patrick Stewart, Ian McKellen, Anna Paquin, Halle Berry, Famke Janssen, Bruce Davison y James Marsden.

"Confía en unos pocos, teme al resto", ésta era la premisa que el cartel de la película de X-Men nos ofrecía en la presentación oficial de un universo realmente complejo de llevar a la gran pantalla: el de los mutantes. Son muchos los puntos a tratar: los personajes, que no son precisamente cuatro, su indumentaria, sus capacidades sobrehumanas y el trabajo entre bastidores: decorados, dirección artística, diseño de producción...

En general, la piedra fundacional de las aventuras de los chicos de Charles Xavier en pantalla grande fue muy interesante, aunque perdió fuelle al final. A mi modo de ver, esta primera película fue la más sólida, planteando con destreza las encrucijadas más interesantes a las que se enfrentan los personajes, aportando mucha información sobre su "background" y dejando bosquejadas buenas ideas que se desarrollarían después con mayor o menor grado de acierto: el romance que se queda en el aire, el viaje de Logan para descubrir su pasado y, sobre todo, el épico duelo entre el profesor Charles Xavier y Magneto, dos hombres antagónicos pero que en el fondo tienen más en común de lo que parece.

Dos bandos y un lobo solitario

Lo principal que el guión de David Hayter (sí, el mismo que prestó su voz a Snake en los primeros Metal Gear Solid) supo recoger de la historia creada por Tom DeSanto y el propio director Bryan Singer en el que basó su libreto es el conflicto que hay en la sociedad entre quienes consideran que los mutantes son peligrosos y que deberían ser controlados como criminales y quienes buscan la forma de que se integren en la sociedad y consigan dominar sus poderes (lo más similar es la escuela para jóvenes de Xavier).

Como expresa el principio de Newton de acción-reacción cuando un cuerpo ejerce una fuerza sobre otro, éste ejerce sobre el primero una fuerza igual y de sentido opuesto. Esto es lo que define a Magneto y sus secuaces, que consideran que son superiores debido a la evolución que han sufrido y por tanto deben sublevarse ante esa injusticia social que pretende señalarlos y tratarlos como si no fueran humanos. Aunque ello conlleve el uso de la violencia.

En general, el reparto es más que acertado y le valió un impulso brutal a las carreras de varios integrantes del elenco principal (Hugh Jackman y Halle Berry sobre todo) en el que destacan por su peso específico en la trama Patrick Stewart e Ian McKellen como líderes de las dos facciones de mutantes enfrentadas.

Lobezno por su parte, aunque se alinea con los primeros, es un alma libre, como le impone su condición de personaje solitario y atormentado por un pasado que no consigue recordar. No os caigáis de la silla pero sabed que para su papel se habló de contratar a Mel Gibson, Russell Crowe o Edward Norton e incluso Fox llegó a pensar en Keanu Reeves... ¡Qué Lobezno más diferente habría podido salir de haber variado la decisión de casting!

¿Preferirías lycra amarilla?

Singer hace encaje de bolillos para conservar la esencia de los personajes del cómic y a la vez mantener su libertad creativa modernizando su imagen y adaptándola a los nuevos tiempos. La caracterización es uno de esos puntos fundamentales y además se asienta en gran parte en los poderes de cada uno de los mutantes que aparecen en pantalla.

Por su arrolladora personalidad el Lobezno de Hugh Jackman fue quizás el mutante que más brilló, lo que le ha valido su propia línea de películas, pero no menos interesantes resultaron las caracterizaciones de Dientes de Sable, Cíclope o Tormenta. Mucho menos coloristas, claro está, pero más apegadas a lo que cabe esperar en una película con pretensiones de realismo en el que los protagonistas vuelan, mueven objetos con la mente, etc. Así Singer mudó el look sesentero de todos ellos por el uniforme cuero negro, más estilizado y la adopción de la tecnología punta como fórmula para elevarlos a otro nivel.

Hay cierto cachondeillo respecto a esa teatralidad del cómic que se resuelve con el irónico humor de Lobezno, que tiene líneas de guión para recordar, como ésta en la que le dice a Xavier: "Dientes de sable, Tormenta... ¿Y a ti cómo te llaman... ¿Ruedas?".


Pero si cabe una mención especial a la currada padre en tema de maquillaje, body painting y creación estética hay que hablar de Mística y la santa paciencia de Rebecca Romijn, la actriz que estaba debajo de las entre 7 y 10 horas de trabajo que llevaba teñir su cuerpo de azul y cubrirla de escamas de plástico. El resultado es espectacular se mire por donde se mire: es el camaleónico personaje sexy y letal que recordábamos tal cual. Como curiosidad y ante la reacción de Jennifer Lawrence a dicho maquillaje, se ha terminado utilizando un traje especial que se ajusta a la piel como un guante, aunque no por ello se libra de pasar horas siendo caracterizada... Aquí la podéis ver en movimiento.

Catorce años después la saga continúa

¡Ha llovido mucho! En estos 14 años hemos pasado de estar inmaculados respecto a lo que podríamos llamar "adaptaciones de cómic serias" a tener la mirada mucho más educada respecto a lo que deseamos y esperamos ver en cines. X-Men sigue dejándose ver con agrado, aunque haya personajes como Sapo que nos chirríen bastante a día de hoy y sigamos echando de menos a grandes ausentes como GambitoBestia (particularmente, dos de mis personajes favoritos).

Los efectos especiales de las secuencias de acción se vienen un poco abajo en el tramo final de la película, en el que se perciben un poco más toscos. Se echa en falta más ritmo hasta llegar al punto álgido en el que Magneto pone realmente en jaque a la Patrulla X.

El diseño de producción sigue siendo una pasada buscando siempre localizaciones espectaculares y decorados increíbles en los que los tonos plateados y metalizados son la tónica. Cerebro es uno de ellos y se reciclará en la próxima película que está por llegar gracias a esos viajes temporales que se plantearán en la película. No es de extrañar que Singer siga estando muy orgulloso de ese decorado creado ex profeso para la película, porque no ha perdido ni un ápice de su atractivo visual.

Visita nuestro especial mutante

Estamos analizando todas las películas de X-Men antes de que llegue a nuestras pantallas X-Men: días del futuro pasado, que nos permitirá unir las dos sagas: la trilogía original y X-Men: primera generación, de la que se encargó Matthew Vaughn en 2011 y nos aportó información como precuela. Si queréis leer todos nuestros análisis de las películas mutantes, entrad en nuestro especial, en este enlace.

Valoración

Buena aproximación al meollo de los cómics: la segregación de los mutantes, con un tramo final en el que los efectos especiales distan de ser perfectos. Con todo, una buena semilla para los X-Men.

Hobby

78

Bueno

Lo mejor

La presentación de los personajes y sus motivaciones personales.

Lo peor

Ausencias como la de Bestia o Gambito. El tramo final se hace lento.

Lecturas recomendadas