F1 2016 (PS4, Xbox One y PC)
Análisis

F1 2016 - Análisis del juego oficial del Mundial de Fórmula 1

Por Rafael Aznar
-

Versión comentada: PS4

Un análisis de F1 2016 es una buena forma de desconectar de la vorágine de la Gamescom. El juego del Mundial de Fórmula 1 ya rueda por los circuitos de PS4, Xbox One y PC, y viene a constatar que Codemasters vuelve a tener ritmo de competición.

Había ganas de hacer el análisis de F1 2016, para comprobar si Codemasters había salido ya de la puzolana en la que se había atascado en los últimos tiempos. Hace unos meses, DiRT Rally supuso la resurrección de su saga más legendaria y, ahora, le llega el turno a la Fórmula 1, que ha vuelto a la trazada marcada por la goma acumulada en el asfalto.

F1 2016 (PS4, Xbox One y PC)

La compañía británica se hizo con la licencia más golosa del automovilismo allá por 2008 y, en los años siguientes, la hizo crecer progresivamente, con entregas cada vez más competitivas, hasta llegar al techo que fue F1 2013, para PS3, Xbox 360 y PC. Sin embargo, inmersa en una reestructuración que se tradujo en despidos, le costó mucho dar el salto a PS4 y Xbox One. Tanto es así que, cuando éstas ya llevaban un año a la venta, F1 2014 se lanzó aún para la anterior generación, con el agravante de ser peor que su predecesor, tanto por control como por cantidad de opciones. Hubo que esperar hasta julio de 2015 para ver la primera entrega para las nuevas consolas, que no cumplió con las expectativas, sobre todo por su parquedad de modos de juego, ejemplificada por el incomprensible escamoteo del típico modo Trayectoria. Por suerte, los ingenieros de Codemasters Birmingham han recargado su ERS particular y el juego de este año satisfará con creces a quien quiera ver una buena función del Gran Circo, mucho más emocionante que las que se ven en la realidad.

La licencia incluye los veintidós pilotos, las once escuderías y los veintiún circuitos de la presente temporada. Eso implica el debut de la escudería Haas y del circuito de Bakú, así como el regreso del Gran Premio de Alemania, en su sede de Hockenheim. La fecha de lanzamiento es más tardía que en 2015, pero más temprana que en la anterior generación, pues aún llega a tiempo para la segunda mitad del campeonato, que no concluirá hasta noviembre. Como siempre decimos, nos gustaría que llegara antes, como pasa con casi cualquier saga deportiva, incluida MotoGP, que es la que más se le puede asemejar, pero imaginamos que tanto las propias limitaciones del desarrollo como las exigencias de la FIA convierten la tarea en una quimera.

Maestros de la velocidad

Que Codemasters es una de las mejores compañías que ha habido en el género de la velocidad es algo que a nadie se le escapa, y F1 2016 se enmarca en su filosofía de adaptarse tanto a expertos como a noveles. A caballo entre arcade y simulación, el rango de configuración es muy amplio y, a diferencia de DiRT Rally, se ha mantenido la ayuda del rebobinado, para que nadie se frustre. Las otras ayudas a la conducción, que se pueden activar o desactivar según se prefiera, son las típicas de cualquier juego de conducción de hoy en día. Lógicamente, como más se disfruta del juego es con valentía, prescindiendo del ABS y el control de tracción, fundamentalmente.

La entrega del año pasado ya supuso un buen punto de partida, pero se han introducido mejoras que hacen que responda aún mejor, tanto con mando como con volante. El año pasado, el manejo con volante no nos acabó de convencer del todo, pero Codemasters ha debido de tocar algún elemento técnico y, ahora, es un gusto jugar así, aunque el ‘force feedback’ no es todo lo fuerte que nos gustaría: si sois puristas de la simulación, no esperéis tener que pelearos con el volante a brazo partido. En relación con eso y con la exigencia que pueda tener la conducción, hay que precisar que, si se elimina el control de tracción al completo, el coche se vuelve casi ingobernable y resulta muy fácil trompear, así que el desafío está servido, en cualquier caso. No es Assetto Corsa, que llega la semana que viene a PS4 y Xbox One, y del que pronto tendréis análisis también, por cierto, pero cumple con creces.

F1 2016 (PS4, Xbox One y PC)

Si sois seguidores habituales de la Fórmula 1, os sentiréis como en casa con las clasificaciones divididas en tres tandas o las estrategias de neumáticos. En ese sentido, siempre que disputemos las carreras sobre un 25% de la distancia total que tienen en la realidad, tendremos que parar en boxes para cambiar de gomas y calzar dos tipos, para cumplir con el reglamento. Antes de la carrera, tendremos un gráfico con el rendimiento y la duración prevista de cada compuesto, así como el tiempo estimado que se firmaría con una, dos o tres paradas, para que optemos por la estrategia que prefiramos. Se ha reflejado bastante bien la degradación, así que, en cuanto notemos que el rendimiento cae bruscamente, habrá que pedir auxilio a los mecánicos, y quizás podamos aprovechar para hacerle un ‘undercut’ al piloto de delante.

Otro aspecto que conviene destacar es el de la lluvia, que influye notoriamente en la conducción y en la visibilidad. Hay dos grados, llovizna y aguacero, lo que condiciona si es más apropiado calzar neumáticos intermedios o de lluvia extrema. La primera vez que se corre en esas condiciones, el asfalto parece una pista de patinaje, pero, una vez que se entiende lo que exige, es una delicia. Para cuidarse del aquaplaning, hay que evitar giros bruscos y frenar con fundamento. Con permiso del que se vio en Forza Motorsport 6, Codemasters tiene el mejor sistema pluvial de la geografía automovilística. Paco Montesdeoca estaría orgulloso de él.

F1 2016 (PS4, Xbox One y PC)

En cuanto a la IA, presenta algunos altibajos. Hay siete niveles de dificultad, lo que garantiza el reto para todo tipo de usuarios. Además, no nos hemos topado con el bug del año pasado de que los compañeros de equipo pararan en boxes al unísono y se molestaran, por tener que quedarse uno de ellos aguardando. No obstante, tiene mucho margen de mejora en las salidas, pues, como de costumbre, en la primera curva, se genera un embudo terrible, lo que nos permite remontar posiciones como quien lava, aunque hayamos salido desde el fondo de la parrilla. Hemos llegado a ver, incluso, algún bug de que un coche se quedara parado y todos los de detrás se quedaran clavados a su zaga, como en una procesión de la ‘Operación Salida’.

Inmersión en la función

F1 2016 tiene la gran virtud de sumergirnos en el mundillo de la Fórmula 1 con multitud de pequeños detalles, tanto jugables como de atrezo. Como el año pasado, se ha dado un tono de retransmisión televisiva, por lo que, antes y después de las carreras, vemos diversas situaciones de los boxes, la parrilla de salida o el podio. Esta vez, no sólo se han recreado las caras de los pilotos, sino también las de los directores de equipo, como Toto Wolff, Maurizio Arrivabene, Eric Boullier o Chris Horner. La narración que acompaña a esos momentos también se ha mejorado mucho y, ahora, resulta más natural, con los dos periodistas, David Casas y Antonio Dávila, comentando diversos aspectos históricos y detalles de cada circuito.

F1 2016 (PS4, Xbox One y PC)

En lo jugable, se han incluido pequeñas novedades que pueden llegar a tener una gran incidencia en el resultado de la carrera. Lo más destacado es, sin duda, el regreso del coche de seguridad, que puede salir tanto físicamente como con el nuevo régimen virtual, en cuyo caso debemos mantenernos por encima de un determinado tiempo delta. Como en la realidad, puede que trastoque nuestros planes y debamos anticipar nuestro paso por boxes. Para que todo resulte menos teledirigido, se ha introducido la vuelta de formación y, opcionalmente, se pueden dejar en manual tanto las salidas desde la parrilla como las entradas en boxes, de modo que nos arriesgamos a una sanción si arrancamos antes de tiempo o activamos el limitador de velocidad demasiado tarde, respectivamente.

La comunicación por radio con el ingeniero de pista también es muy inmersiva, pues nos puede dar diferencias de tiempo, referencias de rivales, propuestas para cambiar de estrategia… En la versión de PlayStation 4, que es la que hemos podido probar, la voz del ingeniero puede salir por el altavoz del mando o por el auricular de un micrófono que conectemos,además de por el televisor.

F1 2016 (PS4, Xbox One y PC)

¡Qué bueno que volviste!

Continuando con el análisis de F1 2016, es importante hablar de los modos de juego. La entrega del año pasado tuvo su mayor tara en la desaparición del modo Carrera profesional, pero, por suerte, está de vuelta. Así, podemos crearnos un álter ego y elegir tanto los colores del casco como el número o el avatar que nos representarán. Competimos a lo largo de diez temporadas y todo lo que hacemos durante los grandes premios se traduce en puntos de recursos que podemos invertir en cinco áreas de desarrollo del coche: motor, combustible, chasis, carga aerodinámica y resistencia aerodinámica. De esa forma, podemos mejorar el rendimiento de cualquier escudería y, progresivamente, ponerla a la altura de Mercedes.

Nos congratula la vuelta de ese modo Trayectoria, pero eso no quita que nos haya parecido bastante plano en su estructura. Por ejemplo, podemos elegir en qué escudería empezar, aunque seamos un don nadie y, más allá del desarrollo del coche, no hay mucho que hacer. Habría estado bien incluir entrevistas con la prensa que pudieran tener diversas consecuencias, reuniones técnicas, actos con patrocinadores… Lo único que haremos será ver cómo, de cuando en cuando, nuestra agente nos da propuestas de contrato de otras escuderías, aunque sin fundamento alguno. Nosotros ganamos el Mundial con Renault y, a final de esa temporada, ninguno de los equipos punteros se interesó por nuestros servicios.

F1 2016 (PS4, Xbox One y PC)

Algo que sí nos ha gustado mucho es el apartado online, que permite organizar campeonatos de hasta veintidós personas, con la posibilidad de rellenar con rivales manejados por la CPU. En la práctica, eso supone que, de nuevo, podemos disputar un Mundial en cooperativo con un amigo, sin tener que preocuparnos de otros. Fue algo que echamos de menos el año pasado y que siempre nos había encantado de las entregas de la anterior generación.

No faltan, por supuesto, los típicos campeonatos, carreras y contrarrelojes sueltas. Sí que echamos en falta, por el contrario, algún modo adicional con desafíos basados en eventos reales. Igualmente, no se ha vuelto a saber nada de contenidos clásicos como los que hubo en F1 2013, que contribuyeron a hacer de aquélla la mejor entrega de la última década y una de las mejores de la historia

F1 2016 (PS4, Xbox One y PC)

Reloj, no marques las horas

Visualmente, F1 2016 es un juego muy notable, y lo cierto es que Codemasters ha dado un importante paso adelante. La recreación de los circuitos es impecable, así como la de los coches, aunque, en este caso, el brillo de la carrocería resulta algo raro por momentos, como muy ‘pasteloso’. Las caras de los pilotos, sin ser ninguna maravilla en cuanto al grado de detalles, son perfectamente reconocibles. A la hora de jugar, resulta bastante fluido, aunque hay un poco de tearing y pequeñas caídas de la tasa de imágenes, si bien no son un gran problema.

Desde que estamos inmersos en la generación de PS4 y Xbox One, nos hemos hartado a decir que la iluminación, con el típico ciclo día-noche, es una de las mayores virtudes de los juegos de carreras. Dado que los grandes premios de Fórmula 1 se suelen disputar siempre a mediodía, ése es un ámbito que, a priori, le está vetado a los responsables de este juego, pero, por suerte, se han tomado una pequeña licencia y han elaborado, desde cero, un sistema de iluminación que permite correr a diferentes horas: amanecer, mañana, mediodía, tarde y ocaso. A eso, hay que unir la medianoche y la noche, en los grandes premios de Bahréin, Singapur y Abu Dhabi. Unida a las diferentes condiciones de nubosidad, esa iluminación variable hace que podamos ver multitud de condiciones de luz solar, que se dejan notar sobre los circuitos, la carrocería o nuestra propia visión. Aplaudimos esta triquiñuela técnica, que da cuenta del empeño por hacer cosas nuevas con el motor EGO. A eso, hay que añadir detalles como los fuegos artificiales que se propulsan hacia el cielo cuando la carrera en Marina Bay toca a su fin o la caída gradual de la noche en Yas Marina.

Un detallito que nos ha gustado mucho y que también contribuye a una mayor inmersión es la presencia de las pizarras de tiempos en el muro cuando pasamos por la recta principal. Eso sí, otra cosa es llegar a leer lo que pone en ellas: las tiendas de gafas iban a hacer al agosto si dependieran de ello. También se han mejorado el detalle de los cables de seguridad que sujetan los neumáticos en caso de accidente y las ampollas que se generan en los neumáticos ya muy castigados. Cómo no, el efecto de la lluvia también se merece el máximo de los reconocimientos. Por cierto, hay hasta menudencias como que el trofeo de ganador del Gran Premio de Mónaco lo entregue el príncipe Alberto II.

‘Tokens’ aquí y allá

El caso de Codemasters con su licencia estrella recuerda un poco al de McLaren, cuyo motor Honda se estrenó por todo lo bajo la temporada pasada y ha ido mejorando hasta permitir a Fernando Alonso y Jenson Button entrar regularmente en los puntos. Tras la salida de pista que supusieron las dos entregas anteriores, F1 2016 es la constatación de que la compañía ya le ha tomado el pulso a PS4 y Xbox One para volver al podio de la velocidad. Como juego de coches, es notable; como juego de Fórmula 1, es casi todo lo que un fan puede pedir, pues recrea todos sus aspectos con precisión mecánica.

Valoración

F1 2016 supone la vuelta de la Fórmula 1 al podio de la velocidad, tras dos entregas a medio gas. El control está a la altura de lo que cabe esperar de Codemasters y se ha incrementado la sensación de inmersión con multitud de detalles de los que caracterizan al Gran Circo.

Hobby

86

Muy bueno

Lo mejor

El manejo con volante ha mejorado. Las pequeñas novedades: coche de seguridad, salidas y entradas en boxes manuales, pizarras... La iluminación.

Lo peor

Al modo Carrera profesional le falta sustancia, más allá del I+D del coche. Los atascos que genera la IA en la primera curva. Hay algo de tearing.

Lecturas recomendadas