Análisis

Fallout 4 Automatron - Análisis en Xbox One, PS4 y PC

Por Borja Abadie
-

Versión comentada: Xbox One

Fallout 4 expande su gigantesco universo con Automatrón, el primero de los tres DLC que Bethesda está preparando para mantenernos en el Yermo de la Commonwealth durante meses. Su propuesta: construir nuestros propios robots personalizados para acompañarnos en nuestras aventuras. Con un "juguete" así en nuestras manos lo más probable es que el resultado sea más horripilante que juntar al Dr. Moreau y al Dr. Frankenstein en el mismo quirófano.

Llevo tanto tiempo jugando a Fallout 4 que ya soy más mutaracha que persona. Por eso, no he podido evitar lanzarme cual necrófago salvaje a jugar a Automatron, el primer DLC que expande el universo del juego de Bethesda. Como sabéis, el plan de la compañía de Rockville pasa por lanzar tres DLC: Automatron, el análisis que nos ocupa, Wasteland Workshop, que expandirá las opciones de creación de asentamientos y nos permitirá cazar a criaturas del Yermo para enfrentarnos a ellas este mismo abril y Far Harbor, que será la madre de todas las expansiones con nuevos escenarios, misiones, armas y enemigos. Y eso sin contar con las actualizaciones gratuitas que añaden nuevo contenido o el inminente modo supervivencia

Plaga de robots en el Yermo


El argumento de este nuevo DLC nos lleva a enfrentarnos al Mecanista, un malvado villano que ha soltado por el Yermo a una jauría de robots modificados que están sembrando el caos en la ya de por sí devastada región. El contenido de misiones en sí es algo escaso, ya que podemos completar la trama principal en unas 4 horas de juego. Tenemos que realizar un par de encargitos rápidos y visitar dos nuevas mazmorras para dar por terminada la aventura de Automatron.

El guión en sí no es nada del otro mundo. No es tan elaborado como en otras misiones de la historia principal ni tiene ningún atractivo especial, salvo un pequeño detalle del que el juego no nos da casi ninguna pista. Y es que, si llevamos el atuendo de Mortaja Plateada puesto durante algunas misiones, podemos disfrutar de otra buena ración de diálogos del simpático héroe del Yermo, al que muchos ya conoceréis. Si no es así, ya estáis tardando.

Mi querido Frankenbot


El gran atractivo, en realidad, pasa más por las nuevas opciones jugables que aporta Automatron y no tanto por las escasas misiones de su insulsa historia. Como aperitivo tenemos la inclusión de nuevas armas y atuendos. El arsenal se amplía con alguna de las armas que portan los robots del Mecanista, como la Hoja cortante de Sr. Mañoso (una especie de sierra circular a lo Dead Rising 3), la Hoja de Asaltrón (un tipo de brazo espada) y hasta la cabeza de un Asaltrón así sin tonterías. La nueva adquisición más jugosa, sin embargo, es el Rifle Tesla, que lanza rayos de electricidad que van pasando de un enemigo a otro. Canela fina.

En cuanto a los atuendos tenemos un nuevo tipo de armadura, de Robot, dividida en piezas que podemos mejorar y personalizar en nuestro banco de trabajo más cercano. El aspecto no está mal, pero pesa lo suyo y se parece demasiado a las Armaduras de Combate. Lo mejor son los cascos, como el genial Casco de Ojobot del que resulta difícil separarse. La palma se la lleva, eso sí, el atuendo del Mecanista, que podemos conseguir por las buenas o las malas, como es costumbre en Fallout 4.

Todo esto está muy bien, pero el verdadero aliciente de Automatron es la posibilidad de crear nuestros propios robots, que nos acompañarán en nuestras aventuras siempre que lo queramos. Algo insólito en Fallout 4. Para construirlos antes necesitamos reunir los materiales necesarios saqueando los escenarios como es habitual. Luego tenemos que construir el nuevo banco de trabajo para robots en cualquiera de nuestros asentamientos y ponernos manos a la llave, inglesa. Eso sí, para poder crear todos los tipos de piezas de robot tenemos que tener desbloqueados los tres niveles del extra robótica. Hay montones de piezas de inicio pero las más jugosas se desbloquean con el mencionado extra.

Las opciones son realmente bestiales, tanto en el aspecto de los robots como en su equipamiento. Podemos combinar piezas de un Centinela, de un Asaltrón, un Señor Mañoso, Protectrón y de los nuevos Cerebrobots, que usan cerebros orgánicos en cuerpos robóticos. Los engendros que pueden salir de ahí, gracias a los montones de tipos de cabeza, brazos, piernas y torsos para cada clase de robot, son espectaculares. También nos ha encantado el poder modificar a nuestros compañeros robots, como Codsworth, para convertirlos en algo completamente diferente.

Pero lo mejor no está en lo estético, sino en lo jugable, porque utilizando distintas piezas para ensamblar a nuestro robot podemos alterar su comportamiento y su función durante las batallas. Por ejemplo, podemos crear un robot que sea como un Brahmán de carga, uno que sea una máquina de matar cuerpo a cuerpo, otro que regenere nuestra salud cuando permanecemos a su lado, que nos vuelva invisibles, etc…

Robots con poco potencial

Pero, aunque ya sabéis que nos encanta Fallout 4, no todo es alegría en Automatron. Como decíamos la historia no es para tirar cohetes que digamos, y el contenido de misiones principales no da para más de 4 o 5 horas de juego (siendo saqueadores compulsivos como el que escribe). Para mucho más dan las posibilidades de personalización y creación de robots, aunque el potencial de la propia herramienta creada por Bethesda está muy lejos de alcanzarse. Y es que lo suyo hubiera sido añadir opciones de comportamiento distintas para nuestros robots. Podemos escoger la voz entre varias opciones (masculina, femenina, pitidos, blips…) pero el comportamiento de nuestro robot es siempre el mismo: atacar a todo lo que se mueve y decir los mismos diálogos que los otros 10, 20 o 1000 robots que hayamos creado.

No haría falta crear nuevos comportamientos, valdría con utilizar la ingente cantidad ya existente, aunque tuviésemos que oír las mismas frases una y otra vez. En nuestra larga aventura en Fallout 4, y no hablo ya de los personajes robóticos que sirven de compañeros, nos hemos encontrado con robots miedosos, vendedores, belicosos, humoristas, camareros, y un larguísimo etcétera.

Si pudiésemos crear el robot y añadirle alguna de estas IA la variedad sería realmente espectacular. ¿Os imagináis un asentamiento repleto de robots médicos? ¿O crear una asentamiento de ocio repleto de camareros robot, otros contando chistes y otros tratando de vendernos la moto? ¿No? Pues yo sí, y creo que la mayoría de jugadores habrá experimentado algo similar, o al menos se habrá cansado tan pronto como yo de la repetitiva personalidad de nuestras creaciones.

Automatron resulta entretenido e incluye nuevas e interesantes opciones jugables pero no explota todo su potencial y por eso su precio, 10 euros, se nos antoja un poco elevado para lo que ofrece. Si eres de los que pilló el Pase de Temporada en su día, antes de que subiera de precio, la relación calidad precio ya se difumina un poco más y el DLC se ajusta a lo que ofrece. Ya solo queda que llegue el resto de los DLC y, sobre todo, la posibilidad de utilizar mods en consolas. Si aún estáis verdes en esto de Fallout 4 y queréis descubrir todos sus secretos, no dudéis en echar un vistazo a nuestra guía.

Valoración

Bethesda consigue ampliar la experiencia de juego de un modo convincente en lo jugable pero este DLC se queda algo corto en cuanto a misiones e historia y no termina de aprovechar el gran potencial de la creación de robots.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

Crear robots como compañeros. El Rifle Tesla.

Lo peor

Pocas misiones. Poca variedad de comportamiento para los robots.

Lecturas recomendadas