Fences
Análisis

Fences - Crítica de la película dirigida y protagonizada por Denzel Washington

Por Raquel Hernández Luján
-

Crítica de Fences, la película dirigida y protagonizada por Denzel Washington junto a Viola Davis y basada en la obra de teatro homónima de August Wilson ganadora del premio Pulitzer. En cines a partir del 24 de febrero.

Fences es la típica película que de primeras no invita a un visionado ligero pero en la que terminas metido en el barro hasta las rodillas. Me explico: son casi dos horas y veinte minutos de metraje en los que vemos el devenir de una familia afroamericana durante los años 50.

Hasta aquí, todo parece bastante sencillo, pero ya el título, Fences ("vallas") está queriendo decirnos algo que va más allá de esa sinopsis apresurada: que va a hablarnos de lo que nos separa de los demás, de lo que nos lleva a resguardarnos y a la vez lo que nos impide escapar. De fronteras, de tiempos cambiantes...

Troy Maxon (Denzel Washington) es un un trabajador de la limpieza de Pittsburg que en su juventud soñó con una carrera como profesional del béisbol. Su sueño se torció porque la primera división del béisbol no admitía jugadores negros, y cuando empezó a admitirlos, Troy ya era demasiado mayor para poder dedicarse a este deporte.

Con el paso del tiempo adopta una vida humilde y, aunque se esfuerza por ser un buen marido y padre, su sueño de gloria truncado lo corroe, y le lleva a adoptar una decisión que amenaza con destrozar a su familia. Entre tanto, sigue luchando por ser considerado como un trabajador más sin ser discriminado por el color de su piel. Esa justicia que busca en la sociedad no es la que aplica a su vida privada.

Pongamos la película en contexto. Denzel Washington se encarga de la dirección de la cinta basada en la misma obra que le coronara sobre las tablas de Broadway en 2010. En total realizó su interpretación en más de un centenar de ocasiones junto a Viola Davis, que también repite personaje dando fe de que ambos conocen sus personajes al dedillo y que su química en pantalla es intachable: tanto cuando rezuman felicidad como cuando su relación queda envenenada por la traición. Ella es, por cierto, la favorita para hacerse con la estatuilla dorada en la madrugada del domingo por su titánico esfuerzo de interpretación después de haberse alzado con el Globo de Oro

Fences ha sido nominada en cuatro categorías: mejor película, mejor actor principal, mejor actriz secundaria y mejor guión ya que August Wilson, el ganador del Pulitzer y un premio Tony por la obra, adaptó el libreto antes de su fallecimiento en 2005. Eso significa que podría conseguir el galardón de forma póstuma. Aquí tenéis otras curiosidades de las nominaciones a los Oscar de este año.

Fences

La tercera película de Denzel Washington como director, tras Antwone Fisher (2002) y The Great Debaters (2007) es toda una reivindicación después de que el libreto haya ido demorándose en llegar a la gran pantalla durante doce años, a la espera de quien le diera alas para ver la luz.

En su trabajo de realización rehusa alejarse de la puesta en escena teatral (algo muy premeditado por lo que se ve, pero que en general a la crítica no le ha entusiasmado demasiado) y sí que ha tenido el valor de mantenerse muy apegado al texto consolidando sus larguísimos soliloquios y dejando que el espectador explore a los personajes hasta la médula.

Fences

Es una pena, por otra parte, que haya dejado escapar las referencias artísticas de Wilson, esas "tres b": el blues, Borges, Baraka y Bearden, el pintor. Si esos ecos resonaran en la concepción de la película, la harían más redonda. Y sobre todo, si en lugar de ser únicamente fiel al texto, hubiera asumido más riesgos y hubiera buscado transmitir más con lenguaje cinematográfico con una planificación de rodaje menos plana. Es decir, abandonando ese punto de vista de narrador-testigo que hace que se estanque en algunas ocasiones la fluidez narrativa.

Fences no es una película fácil ni amable. En ella encontrarás diálogos elocuentes, grandes momentos dramáticos y abundantes reflexiones acerca de la integración étnica del pueblo afroamericano en los Estados Unidos (y no solo hay prejuicios de un lado sino de ambos). Es un tipo de cine que ya no se hace, que parece un poco obsoleto en su forma por su aridez formal, aunque su material de partida sea muy interesante y que ha tenido tanto calado por los dos actores que como colosos consiguen arrebatarnos la admiración desde la butaca. Bravo por ambos.

Valoración

A Denzel Washington le falta garra en la dirección de esta obra de teatro filmada, pero se deja la piel en una interpretación magistral junto a su compañera de reparto Viola Davis.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

Las interpretaciones y la deconstrucción del personaje principal, todo fachada, que se desdice con sus acciones.

Lo peor

Es un retrato árido, con un texto difícil en el que cuesta entrar al principio, pero que termina absorbiéndote.

Lecturas recomendadas