The Flash Temporada 3 - Crítica
Análisis

The Flash Temporada 3 - Crítica del duelo Flash y Savitar

Por Jesús Delgado
-

The Flash Temporada 3 ha terminado en la cadena The CW, emitiendo su último episodio. En este análisis os hacemos la crítica de la temporada completa 2016/2017.

Barry Allen (Grant Gustin) ha cruzado la recta final de la temporada 3 de The Flash, la serie hermana de Arrow de la cadena The CW, que TNT emite en España. El último episodio de esta tercera temporada, titulado "Finish Line" ("La meta") se emitió ayer finalmente en EEUU, dando por concluída esta etapa de un programa que comenzó como un spin-off de Arrow y prácticamente ha eclipsado su popularidad entre los críticos. 

Esta tercera temporada de The Flash, recordemos, ha estado dominada por el tema central de Flashpoint, con el que empezó la trama, antes de presentar al gran villano que hemos disfrutado este año: el llamado "dios de la velocidad" Savitar, cuya identidad real fue uno de los grandes misterios que la trama se guardó muy bien de no revelar hasta los últimos episodios. A pesar, eso sí, de que los espectadores ya estuvieran con la mosca detrás de la oreja acerca de quién habitaba bajo la mastodónica armadura. 

Esta fue nuestra review del primer episodio de la temporada 3 de The Flash, titulado "Flashpoint". ¡Que lejos nos queda ya!

Pero vamos directamente con la crítica a desgranar para vosotros las claves de esta temporada 3, respondiendo la pregunta que os estaréis haciendo: ¿Nos ha gustado o no?

Más rápido, más trepidante, más de cómic...

Ciertamente, la temporada 3 de The Flash ha molado, pero como todo, hay que matizar. Como le ocurre a Legends of Tomorrow y a Supergirl, esta serie no tiene ningún complejo. Se ha asentado sobre las bases del Arrowverso y toma elementos "realistas" de Arrow, pero tiene muy claro su tono optimista y luminoso, pues está protagonizada por un superhéroe con fuertes influencias clásicas. Esto es, contrasta muy bien los momentos serios y dramáticos con aquellos que buscan hacer sonreír al espectador sino arrancarle una carcajada. No pretende ser una tragedia griega, sino una serie de aventuras y ciencia-ficción. 

En este aspecto, esta temporada 3 ha mantenido esta misma tónica respecto a las anteriores, consolidándose como una de esas series de súpers, destinadas a despertar buenas vibraciones entre su público. Ahora bien, también es cierto que en su optimismo quizá se haya venido un poquito arriba, olvidando al público generalista y a menos habituado a elementos de cómic y fantásticos.

Por un lado, un tema recurrente de esta temporada ha sido la idea de viajes en el tiempo y la creación de líneas temporales alternativas. Si bien esto ya se había tratado con anterioridad, de alguna manera, la existencia de este elemento se ha explotado hasta la saciedad y puede llamar al despiste del espectador más despistado. Sobre todo si no se ha visto Regreso al Futuro II.

Por otro, si el público que ve The Flash quiere "superhéroes serios y realistas", va a encontrar cada vez más problemas con esta serie. Sobre todo con la ingente cantidad de referencias a cómics y a otras series y a su tono cada vez más descaradamente comiquero, que ha pasado de reinterpretar la edad de plata al tipo de historias más propias de los años 80, e incluso de la actualidad. Algo que se nota en la implementación e introducción de nuevos villanos y héroes y el hecho de que argumentalmente recurre a personajes y eventos narrados en otras series e incluso en el crossover de este año.

Así fue "¡Invasión!", el crossover entre Flash, Arrow, Legends of Tomorrow y Supergirl.

Salvados estos escollos, The Flash se ha conservado con un cierto grado de frescura, dejándonos un regusto agridulce con su desenlace, en espera de su cuarta temporada. Y es que el último capítulo hila directamente con un elemento propio de la mitología de Flash en los cómics, sobre cuya naturaleza no os hablamos mucho para evitaros SPOILERS. De la misma manera, pasando de puntillas por esa otra cuestión, también señalaremos que concurre cierta recurrencia de situaciones, previamente sobre las lealtades de ciertos personajes, que ya pecan de poco originales y reiterativas. 

De lo que sí hablaremos, casi concluyendo es de los personajes de Tom Cavanagh. El actor de Harrison Wells vuelve a ser uno de los principales atractivos de la serie, encarnando nuevamente a varios de los personajes más carismáticos y, finalmente, entrañables de todo Flash. Y es que, sus personajes al final nos acaban ganando, haciendo que deseemos que siempre haya un Wells en activo en la serie. Aunque, ojo, eso no significa que el resto del elenco no esté bien. ¡Todo lo contrario! Sin realizar un trabajo dramático exagerado, el nivel de sus interpretaciones es lo suficientemente creíble, cargado de intención y de energía como para acabar de nos creamos las historia que nos cuentan. 

En conjunto, concluimos, The Flash temporada 3 nos deja con ganitas de una cuarta temporada. Ahora bien, también os decimos que a ver cómo solventan la papeleta que han dejado tras este season finale. Difícil lo tienen, desde luego. ¡Sobre todo tras ese gran capítulo musical que se marcaron conjuntamente el reparto The Flash con el de Supergirl y del que apenas hemos hablado, por cierto!

Si queréis ver The Flash y estar al día, recordad que TNT emite esta serie en España. Si queréis poneros al día con anteriores temporadas, podéis verlas en HBO o adquirt los packs de la temporada 1 y temporada 2 de The Flash

Valoración

Una vuelta de tuerca más de las aventuras del superhéroe velocista de la cadena The CW. Divertido y con un giro final cuanto menos sorprendente.

Hobby

81

Muy bueno

Lo mejor

Su tono cada vez más comiquero. La integración de más y más elementos de los cómics. Los cameos de otras series. Los roles de Tom Cavanagh.

Lo peor

Tira demasiado de historias de viajes en el tiempo y elementos de Ci-Fi. El espectador poco habituado corre el riesgo de perderse.

Lecturas recomendadas