Análisis

Gekijōban Naruto: Blood Prison - Crítica

Por Thais Valdivia
-

Naruto ha sido acusado de atacar al Raikage, por lo que es trasladado a la prisión más importante del mundo ninja. Esta es nuestra crítica Gekijōban Naruto: Blood Prison.

Argumento: Tras ser acusado de intentar matar al Raikage y haber asesinado a varios ninjas de Kirigakure e Iwagakure, Naruto es llevado al Castillo Hōzuki, prisión de máxima seguridad conocida como la Prisión de Sangre. El jefe del lugar, Mui, tiene la habilidad de sellar el chakra de los condenados y posee un gran interés en Naruto. La batalla para probar su inocencia y descubrir la verdad ha comenzado tanto para él como para sus amigos.


¿Cómo probarías tu inocencia encerrado en la prisión más cruel del mundo ninja? Eso es lo que nuestro protagonista intenta por todos los medios en la quinta película de Naruto Shippūden, Gekijōban Naruto: Blood Prison. Dirigida por Masahiko Murata, y con guión de Akira Higashiyama, la cinta se estrenó el 27 de julio de 2011, logrando una recaudación total de ochocientos millones de yenes. Al igual que el resto de largometrajes de la serie, Studio Pierrot se encargó de la animación.

Blood Prison no vino sola, pues junto a ella vio la luz una nueva OVA, Honō no Chūnin Shiken! Naruto Bāsasu Konohamaru!! (¡Ardiente Examen Chūnin! ¡Naruto vs. Konohamaru!). En ella se muestra un duelo bastante divertido entre Naruto y Konohamaru durante los exámenes de ascenso a Chūnin en el que está terminantemente prohibido el uso del Senjutsu (habilidad para utilizar la energía de la naturaleza).

Cronológicamente, Blood Prison se podría situar después del ataque de Pain a Konoha, aunque lo cierto es que hay varias lagunas argumentales que no casan con la línea temporal creada por Kishimoto, pues Killer B y Naruto se conocen a pesar de no haber comenzado a entrenar en Isla Tortuga. 

¿Cómo escapar de la prisión más importante del mundo ninja?

Lo que primero llama la atención de Blood Prison es el drástico cambio con respecto a películas anteriores. Y es que en esta ocasión todo atisbo de humor se deja de lado para centrarse en el drama y la tensión. Por supuesto que nuestro protagonista suelta algún que otro comentario gracioso a lo largo del filme para suavizar el ambiente, pero lo cierto es que el tono oscuro y la intriga son los dos pilares más importantes de Blood Prison, unos pilares que le sientan realmente bien a la franquicia de vez en cuando.

Naruto es quien lleva todo el peso de la historia, aunque ahora de manera muy acertada, pues en los otros largometrajes no se supo llevar nada bien (The Lost Tower es un claro ejemplo de ello). Junto a él vamos descubriendo todos los entresijos y secretos de la enorme prisión, de la cual es imposible escapar a menos que su director muera, pues con su fallecimiento se anula el jutsu que imposibilita a aquel que lo sufre a usar su chakra. A pesar de estos inconvenientes, Naruto demuestra que no es tanto tonto como muchos creen y, a base de paciencia y cabezonería, trata de mil maneras salir de allí. Todo ello aderezado con secuencias que reafirman el hecho de que estamos ante la película de Naruto más oscura y, por qué no decirlo, cruel (prueba de ello es la secuencia de la revisión en la que los guardias se burlan del chico haciéndole saltar a la pata coja).

La historia, lejos de ser previsible y aburrida como en otras entregas, es realmente entretenida y consigue mantenerte pegado a la pantalla, dando la sensación de que los ciento ocho minutos que dura el largometraje se pasan en un suspiro. Durante todo el filme, además de seguir a nuestro rubio ninja, se nos presenta una historia paralela que pronto se convierte en la principal y en la más sorprendente, pues se suceden algunos giros de guión inesperados y sangrientos (nunca mejor dicho) que demuestran que cuando se quiere se puede crear un buen guión. El único pero que se le podría achacar en este punto es el combate final, pues dura más de lo esperado y se hace un poco pesado, además de que la llegada de los refuerzos es más una anécdota que una ayuda para derrotar al enemigo final.

Los nuevos personajes que se nos presentan en esta Prisión de Sangre están muy bien definidos, comenzando por Mui, el director del lugar. Estricto, serio, despiadado y cruel son algunos de los calificativos que este ninja especializado en jutsus de fuego se va ganando a pulso. Tampoco nos queremos olvidar de Ryūzetsu, Anbu de la Aldea Oculta de la Hierba que consigue ganarse al espectador a pesar de su gran parecido con Amaru, la joven que aparece en la segunda película de Naruto Shippūden (Kizuna). Asimismo, Blood Prison es la película en la que por primera vez vemos al Raikage y sus ninjas, además de a Killer Bee y a su Bijū, Hachibi. Lo cierto es que estos últimos personajes podrían haber dado mucho más de sí, pero viendo el resultado final, quizá si hubieran acaparado más minutos de metraje podrían haber estropeado una de las mejores películas de Naruto Shippūden.

En lo que respecta a la animación, Studio Pierrot parece haberle cogido el punto y nos muestra un estilo fluido, dinámico y casi sin errores, incluso Naruto parece haber sido dibujado con rasgos mucho más adultos. El juego entre luz y sombra también está realizado de tal manera que ayuda a darle a la película ese toque oscuro. Mención aparte merece el trabajo hecho en las expresiones faciales, las cuales pasan de la inexpresividad a la sorpresa o al miedo en cuestión de segundos.

Al igual que en el resto de películas de Naruto, la banda sonora es precisa y muy buena, aunque en Blood Prison se intercalan los silencios con temas que valdrían más para una película de suspense que de una de ninjas, pero lo cierto es que queda realmente bien en el conjunto final. Lo que no pega demasiado con el carácter del filme es el estilo fiestero del tema principal, Otakebi, interpretado por Yūsuke.


Gekijōban Naruto Daikatsugeki! Yukihime Ninpōchō Dattebayo!! (Naruto, la Película: ¡El Rescate de la Princesa de la Nieve!).

Gekijōban Naruto Daigekitotsu! Maboroshi no Chiteiiseki Dattebayo!! (Naruto, La Película: las ruinas ilusorias en lo profundo de la tierra).

Gekijōban Naruto Daikōfun! Mikazukijima no Animaru Panikku Dattebayo (Naruto, la película: ¡La gran excitación! Pánico animal en la isla de la Luna).

Gekijōban Naruto Shippūden (Naruto Shippūden: La Película)

Gekijōban Naruto Shippūden: Kizuna (Naruto Shippūden, la Película: Lazos)

Gekijōban Naruto Shippūden: Hi no Ishi o Tsugu Mono (Naruto Shippūden, la Película: los Herederos de la Voluntad de Fuego)

Gekijōban Naruto Shippūden: The Lost Tower (Naruto Shippūden, la Película: La Torre Perdida)


Valoración

Una de las mejores películas de Naruto que nos guía por una historia oscura en la que ni los buenos son tan buenos ni los malos tan malos.

Hobby

78

Bueno

Lo mejor

La historia consigue atrapar desde el principio, además de tener una animación realmente buena.

Lo peor

Apariciones que no vienen a cuento y un combate final algo más extenso de lo que debería.

Lecturas recomendadas