Ghost in the Shell: el alma de la máquina
Análisis

Ghost in the Shell: el alma de la máquina - Crítica del live-action de Scarlett Johansson

Por Raquel Hernández Luján
-

Crítica de Ghost in the Shell: el alma de la máquina, la adaptación live-action del anime dirigida por Rupert Sanders protagonizada por Scarlett Johansson. En cines a partir del 31 de marzo.

Paramount Pictures nos trae una solvente y muy disfrutable cinta de ciencia-ficción que por fin le da a Scarlett Johansson la posibilidad de interpretar a un personaje principal con proyección en futuras películas: es perfecta para el papel principal de Ghost in the Shell: el alma de la máquina.

Así, de primeras, en mi opinión, la película resuelve bastante bien el escollo inicial de que sea una persona de apariencia occidental y considero absolutamente exagerada e injustificada la polémica acerca de la etnia del personaje, y más teniendo en cuenta que el reparto es internacional con grandísimas figuras entre las que podemos contar a la magnética Juliette Binoche o al maestro Takeshi Kitano (que cuenta con un momentazo, por cierto), por no nombrar a Pilou Asbæk, Rila Fukushima, Lasarus Ratuere...

Ghost in the Shell en edición coleccionista por el 20 Aniversario

Dicho en otras palabras, la diversidad está perfectamente representada con intérpretes japoneses, chinos, australianos, franceses... En todo caso, es una cuestión secundaria que no afecta a lo más importante de la película: la historia que desarrolla.

La película nos presenta a "The Major", un híbrido cyborg-humano femenino único en su especie, que trabaja en operaciones especiales y dirige un grupo operativo de élite llamado Sección 9.

Análisis del manga The Ghost in the Shell

Consagrada a detener a los terroristas y criminales más peligrosos, la Sección 9 se enfrenta a un enemigo cuyo objetivo principal consiste en anular los avances de Hanka Robotic en el campo de la tecnología que "mejora a los humanos" mediante su fusión con la tecnología. 

¿Cuál es el meollo de la trama? La reflexión sobre la identidad humana y el viaje de la protagonista para descubrir su pasado y aceptar su nueva realidad: cerebro humano, cuerpo manufacturado y toda una serie de capacidades asociadas a él que le permiten realizar verdaderas proezas pero siempre asociadas al libre albedrío que le otorga su capacidad de procesar información. Dice su creadora, la doctora Ouelet, que una máquina puede tomar decisiones pero no liderar o sopesar información aplicando términos como la empatía, así que es "la primera de su especie" aunque seguramente no la última.

El guión escrito por Jamie Moss y William Wheeler es muy ambicioso pero también pierde bastante contenido a la hora de adaptar el manga de Masamune Shirow razón por la cual es probable que los fans acérrimos del mismo consideren que la película se les queda corta.

Análisis del anime de Ghost in the Shell (1995)

De primeras hay una enorme contención sexual: hay sensualidad pero es una faceta que no se explora y se ha amputado por completo de la película (en algún momento se aprecia el tijeretazo en la sala de montaje) con la obvia finalidad de llegar a un público generalista. Incluso el desnudo de Johansson es muy pudoroso: su cuerpo sintético de piel dotada de camuflaje termo-óptico no está sexualizado: sus pechos no tienen pezones, su sexo es liso, etc. A mí me parece un acierto porque responde bastante a la lógica que un cuerpo sintético tenga identidad de género (acorde con el cerebro que porta) pero no características externas que a priori son inservibles. Sin embargo es uno de los aspectos más claros en los que hay una divergencia respecto al cómic y el anime. En este punto seguro que tenemos un buen debate en los comentarios, os invito a que nos deis vuestra percepción sobre este asunto.

La carga filosófica y las reflexiones también se han aligerado bastante para lanzar tres o cuatro ideas principales y desarrollarlas sin necesidad de saturar a un espectador que quizás de otra manera podría quedar apabullado por los diálogos o las situaciones representadas en la película. En este sentido se vale de unas sencillas palabras que sirven de prólogo con las que se nos pone en antecedentes de los adelantos tecnológicos que luego veremos en funcionamiento y se molesta en recalcar de forma muy clara quién es el villano y por qué. Puede parecer demasiado maniquea, pero con un reparto tan amplio y tan coral parece casi imprescindible aislar el cáncer.

Donde Rupert Sanders deposita gran parte de su energía es en ser muy fiel al aspecto visual que todos esperábamos ver en acción real y ahí no defrauda ni un ápice: hay secuencias casi calcadas a las que vimos en la peli del 95 (la pelea en el agua, el salto desde la azotea, etc.) y otras ampliadas como la de la creación del cuerpo de The Major que son una delicia y en parte nos traen a la cabeza referencias visuales más actuales como Westworld con ese cuerpo lacado en un blanco inmaculado de las inteligencias artificiales o en esa ciudad plagada de publicidades tridimensionales que amplifica el eco de Blade Runner con tecnología más vanguardista.

La dirección artística de la película es una verdadera gozada y se ha optado en gran parte por utilizar efectos especiales físicos (las robogeishas son artefactos mecánicos, por ejemplo) que consiguen que sea muy creíble.

Cuando os ofrecimos esta mañana las primeras críticas internacionales no pude evitar pensar que hay en ellas cierto aire de esnobismo desinformado: parece un pecado resaltar las cualidades positivas de una película de ciencia-ficción como ésta, que no es perfecta, claro está, pero sí muy respetuosa y acertada en su afán de adaptar una obra tremendamente compleja y hacerla más accesible (y tengo la sensación de que pocos críticos la conocen a fondo como para enarbolar la bandera de la simplicidad o la de la falta de oscuridad de esta nueva versión con la que hasta Mamoru Oshii ha quedado encantado).

Ghost in the Shell: el alma de la máquina cimienta de forma muy sólida lo que puede ser la gran oportunidad para Scarlett Johansson para tener una franquicia como protagonista, algo que Marvel de momento le ha negado pero que se merece como la excelente heroína de acción que es. A mí me ha abierto el apetito para ver más y la próxima vez sí que podrá adentrarse en terrenos más profundos ahora que ya estamos familiarizados con este mundo.

Si hay algo que se le puede reprochar es el hecho de no haber actualizado aún más el relato para sumergirnos en terrenos éticamente resbaladizos de rabiosa actualidad pero es que entonces ya estaríamos hablando de una película diferente: no una adaptación sino una inspiración. Tomen el camino que tomen: continuar con un nuevo episodio o tomarlo como punto de partida para más arriesgado, contarán con toda mi atención.

Valoración

Ghost in the Shell: el alma de la máquina es una muy digna adaptación del anime al formato live-action con sólidas interpretaciones y un apartado visual alucinante. También trata de abrirse al gran público aligerando un poco su carga filosófica y restringiendo la carga sexual.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

La dirección artística y el diseño de producción junto con el reparto es lo mejor de la peli que apuesta por sorprender desde la secuencia inicial

Lo peor

Es más ligera y menos sexy que la original, pero un primer episodio muy prometedor para una posible franquicia protagonizada por Johansson.

Lecturas recomendadas