God Eater 2 - Prinipal
Análisis

God Eater 2 Rage Burst - Análisis

Por Luis López Zamorano
-

Versión comentada: PS4

God Eater 2 Rage Burst acaba de llegar a PC, PS4 y PS Vita para ofrecer un action RPG que sirva de alternativa en estas plataformas al popular Monster Hunter. ¿Conseguirá estar a la altura? Os lo contamos en este profundo análisis del título de Shift y Bandai Namco.

Corría el año 2013 cuando nuestros colegas japoneses recibieron en su país God Eater 2 para PSP y PS Vita. Ahora, el título acaba de llegar por fin a nuestro territorio con una revisión para PC, PS4 y PS Vita (con cross-save en las plataformas de Sony) desarrollada por Shift y distribuida por Bandai Namco con añadidos como misiones exclusivas o nuevas mecánicas. Nosotros hemos podido disfrutar del título en la consola de sobremesa de Sony y para que sepáis lo que ofrece hemos preparado este análisis de God Eater 2 Rage Burst en el que explicamos en profundidad los elementos que han hecho que este action RPG triunfe entre los usuarios japoneses (en Japón debutó superando a títulos como Call of Duty Ghost y PES 2014).

Sangre por el futuro de la humanidad

La historia de God Eater 2 Rage Burst nos traslada hasta el año 2071. Allí nos topamos con que unos enormes monstruos conocidos como los Aragamis han llevado a la humanidad casi hasta su extinción, destruyendo ciudades enteras y acabando con todo el que se atreva a cruzarse en su camino. Así, los humanos supervivientes a los ataques de los Aragamis deciden formar organizaciones con el fin de defender la raza y exterminar a las bestias gracias a las God Arcs, o Armas Celestiales, unas armas con vida propia capaces de hacer frente a los monstruos.

Nosotros nos metemos en el cuerpo de un joven que acaba de ser reclutado para formar parte de Sangre, la sección más importante de la organización God Eater. En Sange se encuentran los guerreros más poderosos de la humanidad ya que poseen habilidades especiales y un vínculo de unión con las God Arcs que hacen que sus ataques sean devastadores. De este modo, durante la aventura iremos conociendo a numerosos miembros de esta organización y combatiendo junto a ellos contra decenas e Aragamis.

Creando al guerrero definitivo

Lo primero que nos toca hacer en God Eater 2 Rage Burst es crear a nuestro personaje. Para ello contamos con un editor bastante completo que nos permite elegir entre varios diseños de peinados y caras, además del sexo de nuestro personaje, su nombre e, incluso, su mote para el campo de batalla. Pero la creación de nuestro personaje no se queda ahí ya que durante toda la aventura podemos seguir modificando tanto la ropa como las habilidades y las armas en los terminales del jardín (podemos comprar nuevas o modificar piezas de las que ya tengamos), la base de operaciones de los God Eater, haciendo uso de los puntos que ganamos al superar las misiones con éxito.

God Eater 2 Rage Brust

A la caza de los Aragamis

Pero la auténtica gracia de God Eater 2 Rage Burst, como en cualquier action RPG, reside en sus combates, que ganan mucho enteros al jugarse online junto a otros tres jugadores (si jugamos en solitario podemos elegir qué personajes nos acompañan y con qué habilidades). Durante la aventura tenemos cientos de misiones, tanto principales como secundarias, que nos invitan a salir del jardín para dar caza a monstruos cada vez más grandes y peligrosos. Así, tenemos que recorrer los distintos escenarios del juego en busca de las criaturas que se nos han fijado como objetivo. Y hablando de los escenarios de God Eater 2, hay que aclarar que, si bien es cierto que resultan variados, también lo es que siempre se hacen sosos por la falta de elementos en ellos y su pequeño tamaño.

Una vez localizado el Aragami, entramos en combate. Estos enfrentamientos tienen lugar en tiempo real y hacen uso de un sistema de batalla sencillo e intuitivo para atacar y defenderse y de otro un poco más complejo para la utilización de objetos como pócimas de curación o bombas. Aún así, las mecánicas de los combates son sencillas. Las Armas Celestiales tienen la capacidad de convertirse en armas cuerpo a cuerpo (espadones, guadañas, martillos, katanas...) o a distancia, permitiendo que ataquemos como más nos convenga en cada momento (aunque la versión a distancia necesita recargase golpeando cuerpo a cuerpo cada vez que se usa).

God Eater 2 Rage Brust

Pero lo mejor es que las armas tienen la capacidad de engullir monstruos, permitiendo así que consigamos objetos extras al final de las misiones y los llamados Artes de Sangre, que no son otra cosa que nuevas habilidades especiales, hay cientos de ellas, que podemos usar una vez por misión y que resultan demoledoras.

La clave de estos combates reside en aprender a combinar los ataques cuerpo a cuerpo y a distancia con las distintas habilidades de los personajes además de en tener paciencia con ciertos Aragamis ya que muchos de ellos cuentan con gran salud y resistencia. Si cumplimos con estos requisitos, no suele costar demasiado derrotar a los enemigos que nos topamos.

El peso del pasado

Está claro que tanto las mecánicas de las batallas de God Eater 2 Rage Burst como su trabajado sistema de personalización de armas y habilidades brillan a gran nivel, pero no todo es oro en este action RPG. Como ya hemos dicho antes, los escenarios están bastante vacíos y el apartado gráfico tampoco acompaña demasiado a que los enfrentamientos resulten tan espectaculares como podrían ser.

Se nota que el juego original de Shift salió en PSP y el paso de los años no le sienta demasiado bien. Las texturas son pobres y los personajes y decorados, pese a tener unos diseños muy interesantes tipo anime, sufren de pixelado. Suponemos que serán aspectos que se notarán menos en la versión para PS Vita de God Eater 2 Rage Burst, pero no podemos asegurarlo ya que sólo hemos jugado a la de PS4.

Lo que sí está a la altura de las circunstancias es el apartado sonoro. El título llega con voces en inglés, muy bien sincronizadas y entonadas, y con textos en castellano (no cuesta nada seguir el ritmo durante las escenas de vídeo, únicos momentos en los que hay voces, durante le juego sólo hay textos). La banda sonora, por su parte, encaja perfectamente con la aventura, aunque no es una de esas que se queden en la cabeza después de jugar. Y lo mismo ocurre con los efectos de sonido que están bastante logrados.

God Eater 2 Rage Brust

Conclusión

God Eater 2 Rage Burst es un buen action RPG que puede servir como gran alternativa al Monster Hunter de Capcom. Cuenta con un muy bien elaborado sistema de personalización y con unas mecánicas de combate que hacen que éstos sean bastante divertidos. Además, las muchas habilidades que podemos aprender aportan gran variedad a los enfrentamientos y el online cooperativo hace que lo pasemos pipa dando espadazos junto a nuestros amigos.

Por desgracia, el apartado técnico, especialmente el gráfico que se nota anticuado, juega en contra de God Eater 2. Del mismo modo, las cerca de 50 horas de juego que nos ofrece pueden resultar largas ya que sus muchísimas misiones no varían el planteamiento: Salir del jardín, explorar escenarios pequeños y vacíos y machacar botones para derrotar monstruos.

Aún así, si estáis buscando un buen action RPG con el que pasar un buen rato en PC, PS4 y PS Vita (plataforma donde le vemos más potencial), God Eater 2 Rage Burst puede ser una muy buena opción. Además, incluye un código de descarga cross-buy de God Eater Resurrection para PS4 y PS Vita, por lo que también podemos jugar a la anterior entrega de la saga en ambas consolas totalmente gratis.

Valoración

Un buen action RPG que cuenta con un gran sistema de personalización y divertidas batallas, pero puede hacerse repetitivo y sufre en su apartado técnico.

Hobby

68

Aceptable

Lo mejor

Las mecánicas de los combates, el sistema de personalización de habilidades y armas y su apartado multijugador cooperativo.

Lo peor

Los gráficos resultan anticuados, poca variedad de misiones y se echan de menos las voces originales en japonés.

Lecturas recomendadas