Gravity Rush 2
Análisis

Gravity Rush 2 - Análisis del juego para PlayStation 4

Por David Martínez
-

Versión comentada: PS4

Gravity Rush 2 es un sandbox muy original, en que nos movemos (y combatimos) alterando la gravedad. Kat regresa a PS4 con una aventura más grande, más cuidada e igual de emocionante.

Gravity Rush 2 es un juego muy poco convencional. La obra de Keiichiro Toyama (director de Silent Hill o Forbidden Siren) pone punto y final a las aventuras de Kat, la transmutadora de la gravedad. ¿Cómo? ¿Que no sabéis de quién estamos hablando? Kat es la protagonista de Gravity Rush para PS Vita (y su versión remasterizada para PS4) y comienza el juego sin poderes y sin memoria... sólo con un estómago vacío.

De hecho, antes de comenzar Gravity Rush 2, lo más recomendable es que disfrutemos de Gravity Rush Overture, el anime de 17 minutos que enlaza el final del primer juego con el arranque de éste, y que nos dejará en una situación perfecta para reencontrarnos con Kat; perdidos en la ciudad flotante de Banga, extrayendo mena de un antiguo yacimiento y expuestos a peligrosas tormentas gravitacionales. 

Muy pronto el desarrollo de Japan Studio coge ritmo. Kat recupera sus poderes para manipular la gravedad: flotar -o caer libremente- por los escenarios, lanzar objetos y realizar ataques especiales. Y así recorre libremente unos escenarios cuyo tamaño (según el propio estudio de desarrollo) es 250% mayor que en el primer Gravity Rush. También es más variado, porque además de Banga, las minas, la Tierra prohibida, Hekseville o Neu Hiraleon, visitamos la ciudad flotante de Jirga Para Lhao y la cima del mundo.  

Todos los mapas del juego tienen un toque exótico y "diferente". Son islas en el aire, con construcciones inspiradas en culturas sudamericanas, grandes rascacielos, mansiones o suburbios que recuerdan a la favela. Y están poblados por personajes con los que interactuar; podemos tomarles una foto, charlar con ellos o simplemente saludar (tenemos una serie limitada de gestos a los que reaccionan). Aunque os adelantamos que las posibilidades están lejos de lo que ofrecen otros sandbox como Watch Dogs 2 o GTA V.

La línea visual del juego contribuye a que nos sintamos dentro de esta extraña realidad. Gravity Rush 2 combina la inspiración del  manga -sobre todo en el diseño de personajes y animaciones- con los colores y la arquitectura del cómic franco belga bande dessineé (como las historietas del teniente Blueberry). El resultado es una paleta de colores apagados, en tonos pastel, con trazo fuerte para los contornos, en cel shading y una iluminación irreal. No es el único aspecto sacado de los cómics, ya que gran parte de las secuencias se han sustituido por viñetas con bocadillos de texto. Todo está subtitulado porque sus personajes hablan en un idioma inventado.

La aventura de Kat

Las primeras misiones están enfocadas a que mejoremos el control de la gravedad (y no es sencillo). Pero a medida que progresa el juego, el argumento cobra interés. Conocemos la situación oprimida de los habitantes de Jirga Para Lhao, nos reencontramos con Raven, otra transmutadora de la gravedad, y participamos en misiones de infiltración y combates contra los soldados del consejo. Sin perder el sentido del humor (especialmente cuando Kat tiene que improvisar cantando jazz, tomar fotos a chicas guapas o regar las plantas).

Poco a poco, vamos cogiéndole cariño a los arquetípicos personajes que se pasean frente a nosotros, como Ceci, Syd o el gato Dusty. Y vamos entrando en un argumento que pasa, en un parpadeo, a convertirnos en la salvadora del mundo. Los Nevi, las minas o el Consejo son sólo el principio de una historia mucho más grande... con uno de los epílogos más WTF que hemos jugado.  

La variedad de las misiones

El sistema de juego de Gravity Rush 2 combina elementos propios del "sandbox" con aspectos de RPG, como la mejora del personaje (con las gemas recogidas o con experiencia) y el equipo de distintos talismanes. Además de seguir la historia principal, nos da la posibilidad de cumplir más de 50 misiones secundarias, buscar tesoros o participar en pruebas cronometradas, con un ranking online. Incluso podemos coleccionar muebles para decorar nuestro hogar en Hekseville. 

Además, el juego nos permite alternar entre tres gravedades distintas: la normal, en que Kat se mueve como si estuviera en la Tierra, la lunar (con enormes saltos y armadura de color blanco) y la de Júpiter, que permite crear bolas de escombros o romper partes del escenario. La combinación de las tres, especialmente en los combates contra enemigos finales, consigue darle una enorme profundidad estratégica al combate. 

En último término, Kat aprende la transformación en pantera, con que puede andar libremente por el aire y asestar ataques devastadores con sus garras, aunque este modo sólo está disponible después de llenar el correspondiente medidor. Gravity Rush 2 no sólo consigue que los paseos por el aire sean una gozada, sino que que también disfrutamos lo suyo en los enfrentamientos. 

Con todo, después de jugar unas cuantas horas, el esquema de algunas misiones se repite (en particular las de superar las pruebas que marcan unas tablas de la ley). Los 26 niveles de historia (cuatro en el espectacular epílogo) se terminan en unas diez horas, aunque las secundarias están bien escritas y nos animan a seguir jugando durante mucho más tiempo. En lo que respecta al control, Gravity Rush tiene un esquema complicado que nos ha costado aprender, con la posibilidad de ajustar la cámara con el sensor de movimiento de nuestro Dual Shock 4 (se puede desconectar) y utilizando el panel táctil para seleccionar los distintos tipos de gravedad. 

Un juego muy personal 

El apartado técnico de Gravity Rush 2 combina una labor de diseño genial con algunos problemas de popping y, sobre todo, de movimiento de la cámara. Las animaciones de combate rebosan estilo, pero el sistema de detección de colisiones falla en momentos puntuales. En general, se trata de un apartado notable, con resolución 4K en PS4 PRO, salvo por su banda sonora (que alcanza el sobresaliente) compuesta por Kohei Tanaka

Como última sorpresa, Sony Japan Studio ha querido compensar el retraso que sufrió el juego con un DLC gratuito que podremos disfrutar el próximo mes de marzo, y que prolongará la historia. Será la guinda para un pastel con que Keiichiro Toyama ha querido homenajear al videojuego japonés, con todas sus particularidades.    

Valoración

Gravity Rush 2 es un "sandbox" muy particular, en que el estilo artístico, los controles de la gravedad y un profundo sistema de combate se imponen sobre algunos fallos de cámara. Kat pone punto final a su historia con un juego a la altura (y nunca mejor dicho).

Hobby

82

Muy bueno

Lo mejor

Los poderes gravitacionales, el diseño de los escenarios y una brillante banda sonora.

Lo peor

El control de la cámara es complicado. El esquema de algunas misiones se repite.