Análisis

Green Hornet - Crítica de El Avispón Verde

Por Jesús Delgado
-

Crítica de El Avispón Verde (Green Hornet, 2011) - Dirigida por: Michel Gondry - Protagonizada por: Seth Rogen, Jay Chou, Christoph Waltz, Cameron Diaz, Edward James Olmos, David Harbour y Tom Wilkinson. - Distribuida por: Columbia Pictures.Un joven rico y malcriado decide cambiar su vida, convirtiéndose en un luchador contra el crimen junto a su amigo inventor, formando la pareja conocida como El Avispón Verde y Kato. Los nuevos "superhéroes" decidirán ir contra un poderoso mafioso ruso para consolidar su carrera de justicieros.  Seth RogenJay ChouChristoph WaltzCameron DiazEdward James OlmosDavid HarbourTom Wilkinson

Cuando los superhéroes volvieron a tener algo de respetabilidad, gracias a los X-men de Bryan Singer, el Batman de Nolan y el Spider-man de Sam Raimi, en la pasada década volvió a abrirse la veda de los superhéroes y un cúmulo de películas del género llegó a las pantallas de cines. Algunas de ellas tan abominables como Ghost Rider, Catwoman o Elektra y otras que supusieron un nuevo comienzo para este tipo de películas de héroes, como fue Iron Man. 

 

Sin embargo, en todo hay tonos grisis (o verdes, en el caso que nos ocupa). En pleno auge de la era dominada por Marvel Studios, nos llegó en 2011 Green Hornet, un intento de rescatar a un héroe pulp del olvido. Esta no era la primera vez que un personaje así se llevaba al cine. En los 90, diversas productoras apostaron, con poco éxito, por, superhéroes de los años 30 o ambientados en dicha época, como The Phantom, La Sombra o Rocketeer. Pero su tono anacrónico, según algunos expertos, pudo ser lo que lastró estas películas, haciéndolas evitar las mieles de la gloria. De ahí que para estar nueva versión se apostara por una modernización. 

Todo este proceso implicó que la película de Green Hornet es un producto que estuvo en el horno (o mejor dicho, en la fresquera) desde los años 90, que pasó por varios responsables, directores, guionistas y productores hasta que finalmente vio la luz en 2011, con Seth Rogen como guionista y protagonista. Y sí, os podéis echar a temblar ante esta premisa (o quizá no tanto). De hecho, debido a esta elección, lo que tenemos con este Green Hornet es una versión ligeramente libre del personaje original que trató de quitar el sabor rancio y casposo del original. 

El héroe pulp clásico

Si algo se puede decir de Green Hornet es que es el primo hermano de La Sombra, Batman, Spider y el resto de vigilantes nacidos en los años treinta del pasado siglo. Creado por George W. Trendle y Fran Striker para seriales radiofónicos (el personaje saltaría más adelante a los cómics y a los relatos), The Green Hornet (literalmente El Avispón Verde) era el prototípico héroe de acción del pulp. Esto es, niño rico que decide luchar enmascarado contra el crimen, valiéndose de inventos y acompañado de un escudero o ayudante. Este presupuesto, de hecho, es la base de héroes como Green Arrow o el citado Batman que a día de hoy se han revitalizado, sin embargo en el caso del Green Hornet se perpetuó incluso hasta la famosa serie que todos conocemos (o no).

 

Y es que al calor de la serie del 66 de Batman, la misma de cuya película ayer os hicimos la crítica, los productores televisivos le dieron una oportunidad al personaje para aparecer en la tele. De esta manera mientras el héroe titular era interpretado por Van Williams, el ayudante del héroe, Kato, fue encarnado por una leyenda del cine y de las Artes Marciales: Bruce Lee. Y, por cierto, hablando de Batman del 66, con esta serie también tuvo su pequeño crossover. 

Pero, como os decíamos antes, el presupuesto añejo y excesivamente serio de Green Hornet no funcionaba del todo bien, a pesar de su premisa, que es posiblemente lo que le desmarca respecto del resto de héroes. Y es que Green Hornet, a diferencia de Batman, The Phantom o La Sombra, no se reconoce como un héroe o justiciero, sino que la percepción pública es la de que se trata de un siniestro señor del crimen. Esto, claro, no es más que una tapadera. Valiéndose métodos brutales y cuestionables, el Green Hornet se hace pasar por un supercriminal para adentrarse en el submundo y subvertirlo desde dentro. Y esta es su principal diferencia y atractivo. Sin embargo, debido a su complejidad, este detalle apenas se ha explotado y eso explica por qué Seth Rogen hizo lo que hizo para revitarlizar al personaje.

El "Dork Knight" del siglo XXI

Y es que lo que Seth Rogen prácticamente nos propone es una metaparodia del Green Hornet. Lejos de mostrarnos un refinado e inteligente hombre de negocios, con una gran sentido del deber (una forma educada de decir que tiene gustos raros en cuanto a vestuario y tendencias algo fachas), Rogen nos propone el típico personaje prototípico de comedias americanas: borracho, vividor, lerdo, torpe, egomaniaco y algo entrañable. Esto da la vuelta a la tortilla, demostrándonos que desde el primer momento la película no es seria, sino que es una burla y homenaje al personaje original. 

 

Entendiendo esto más que como una película de superhéroes al uso, con cierto grado de trascendencia como Capitán América: El Soldado de Invierno o (dios nos libre) Batman v Superman, Green Hornet es una payasada que no trata de ocultarlo ni maquillarlo en ningún momento. Y, ojo, aunque hace muchos homenajes a la serie original de los años 60, la de Bruce Lee, esto no es un tributo a ella (como trató de justificar Joel Schumacher su Batman Forever y Batman y Robin) la cinta se postula como una burla del Avispón Verde, pero también de todo lo que significan los vigilantes.

El discurso de Green Hornet es prácticamente una parodia deconstructiva de Batman y de los justicieros enmascarados que tratan de paliar su ausencia de poderes con cacharros caros y coches indecorosamente ostentosos. Que el Green Hornet de Rogen sea un pazguato, vago, narcisista e indolente viene siendo la respuesta a aquellos que exigen héroes realistas. ¿O acaso os creéis que un millonario que juega a superhéroe por las noches es todo lo que nos cuentan los tebeos?

Esta burla también se extiende al sidekick (ayudante) quien en esta historia es el verdadero resuelve-marrones y héroe, pero que siempre queda eclipsado por la figura del "jefe". A su vez, la crítica no deja títere con cabeza parodiando a los villanos, los cuales están representados por un Christoph Waltz, que lejos de sus mejores papeles, nos brinda una disección de un villano y de sus motivaciones que no tiene desperdicio. Ah, y lo mismo va por Cameron Diaz. Aunque su papel de "chica" no es el de la típica dama en apuros y trasciende las limitaciones del "interés romántico del héroe", Díaz logra darle una patada en la entrepierna al estereotipo clásico de heroína, rompiendo algún que otro molde y dándole la vuelta al mismo. 

Mal planteada, peor entendida

Decir que Green Hornet hizo malos números en 2011 es falso. De 120 millones que costó, la cinta recaudó más del doble de esa cantidad. Y eso que la crítica la puso a parir casi desde que salió de las salas de cine. Desde el guion hasta el ritmo, hasta las actuaciones (incluyendo la de un monstruo como Waltz), los críticos no tuvieron compasión. ¿Sin embargo es tan mala película como dijeron?

Pues, a ver, no es The Dark Knight de Christopher Nolan, pero tampoco es para darla palos hasta el carnet de identidad. El problema de la película reside en cómo se trató de vender al público frente a lo que realmente es. Hacéos un favor y subid unos párrafos más, hasta el cartel de Green Hornet. ¿Qué os sugiere su visión? Dramatismo, heroismo, acción, profundidad, personajes épicos y multidimensionales... un héroe de grandes ideales y principios, con una historia escrita por uno de los mejores guionistas de Hollywood y una dirección de autor. Salvo en los último ya os decimos que vais de cráneo. Más que nada porque algo de autor tiene. Su director es Michel Gondry, respondable de Rebobine, por favor, La Espuma de los días u ¡Olvídate de mí!.

 

Una vez más, la compañía tenía una idea en la cabeza, y los responsables de la película otra. Y ese es el problema de Green Hornet, que se construye como una Bromedia (una comedia de "Bros"), pero no se plantea así, ni tampoco se publicita de esta manera Imaginad que Capitán América: Civil War tras haber prometido una cosa en los tráilers luego hubiera resultado ser muy distinta en el cine, algo así como la cuarta entrega de Resacón en Las Vegas, ¿cuál sería vuestra reacción?. Eso mismo.

Y es que, vamos a ser justos, la película como tal no está tan mal. Se rodó con bastante tino, las escenas de acción y de persecuciones no parecen falsas y son bastante trepidantes y no resultan aburridas o reiterativas. El guión, aunque no acaba de concretar del todo entre la comedia chorra y una película de acción en algunos momentos, no se hace lento ni pesado y, a vecesm hasta sorprende. Además, la historia va a dónde tiene que ir,  a pesar de las incongruecias, desarrollándose poco a poco, pero con paso seguro. Y las actuaciones, sin ser dignas de figurar en los anales, tampoco son incorrectas e, incluso, nos hace reír.

Vamos, resumiendo, que Green Hornet no está mal para una noche de sábado si no ponen nada mejor en la tele. Palomitas, bebidas frías y ganas de ver una película gamberra y algo (muy) tonta, ayudan mucho a digerirla. Sobre todo si te gusta el humor de Seth Rogen. Si no, idos prontito a la cama.Casi será lo mejor. 


¡Pero, hey! Hay muchas más películas de superhéroes en nuestro especial de cine dedicado al género. Si esta no es vuestra película, a lo mejor alguna de las que en él figuran sí lo es.  

Valoración

"Bromedia" que parodia al Green Hornet original. Sorprendentemente divertida y tonta si te gusta el humor de las películas de Seth Rogen.

Hobby

60

Aceptable

Lo mejor

Te logra arrancar bastantes (son)risas. El humor tontorrón te mantiene entretenido

Lo peor

No se toma en serio ni a sí misma. No concreta del todo el tono en ciertas escenas.

Lecturas recomendadas