Análisis

Guardianes de la Galaxia: Crítica Doble

Por Jesús Delgado
-

ARGUMENTO: Guardianes de la Galaxia, la apuesta veraniega de Marvel Studios, en la que el director James Gunn retrata la continuidad cósmica del Universo Cinematrográfico de Marvel. Cinco perderdores se ven abocados a una carrera a contrarreloj para salvar la galaxia del kree genocida conocido como Ronan "El Conquistador". Liderados por el terrícola Peter Quill "Star-Lord", Gamora, Groot, Rocket Racoon y Drax se convertirán en la última línea de defensa de Xandar y del resto del universo ante la total aniquilación.  2014 - Dirigida por: James Gunn - Protagonizada por: Chris Patt, Zoe Saldana, Dave Batista, Lee Pace, Karen Gillan, John C. Reilly, Glenn Close, Bradley Cooper (voz), Vin Diesel (voz) y Josh Brolin.

Lo prometido es deuda. Aquí está nuestra crítica doble de Guardianes de la Galaxia. Por eso, tras haber pasado por el pase exclusivo para prensa al que hemos asistido, venimos a contaros nuestras primeras impresiones acerca de épica y colosal película de James Gunn con la que Marvel Studios va a arrasar en taquilla este verano.


Si habéis estado siguiendo nuestro Especial de Guardianes de la Galaxia, a estas alturas no necesitaréis que os digamos quién es quién en esta aventura cósmica. Sin embargo, si no es así, os hacemos un rápido repaso antes de entrar en faena.

Guardianes de la Galaxia narra las peripecias de Peter Quill, alias Star-Lord (Chris Patt), que es una suerte de saqueador de tumbas espacial, nacido en la Tierra. Durante una de sus misiones de exploración, Peter da con un misterioso orbe en el que también está interesado Ronan "El Acusador" (Lee Pace). Ronan, un militar de alto rango del Imperio Kree, pretende desatar el poder del orbe sobre Xandar, el imperio enemigo de su gente, y devastarlo hasta las cenizas. Con este conocimiento en su poder, y ayudado inesperadamente por unos delicuentes como él, Peter deberá formar una banda que se erija como Guardianes de la Galaxia.

Y hasta aquí os contamos, si queréis saber más aún tendréis que esperar al 14 de agosto, fecha de estreno en España. Aunque, creednos, la espera merecerá la pena. 

Star Wars e Indiana Jones encuentran a Marvel

Esta es la mejor definición que se nos ocurre para resumir esta cinta. Por un lado, decimos que Guardianes de la Galaxia es como Star Wars, gracias al escenario cósmico, sus batallas espaciales, mundos lejanos, razas alienígenas a gohó y toda la ambientación que cualquier relato de ciencia ficción que nos propondría. Pero además del tono de bien contra el mal que impregna su trama, y de cómo los verdaderos héroes son civiles sin prácticamente poderes, en lugar de personajes extremadamente poderosos.

Pero además, podemos subir la apuesta y decir que tiene mucho de Indiana Jones, ya que aunque le sobra épica, la aventura y la comedia están asegurada. Desengañémonos, si bien "Indy"  no era precisamente Terminator, sino un pícaro con suerte y mucho aguante, los Guardianes de la Galaxia tampoco son Los Vengadores. Los Guardianos no son sino la mugre de la sociedad galáctica, que se encuentra en el lugar adecuado, en el peor momento posible, como última línea de defensa ante un enemigo infinitamente superior.

Con estos ingredientes tenemos como resultado la adaptación de unos héroes de tercera división los cómics de Marvel, prácticamente desconocidos para el gran público hasta hace bien poco, que de repente se convierte en superhéroes de primer orden dando como resultado Guardianes de la Galaxia, la película del verano.

Y no, no el autor de estas líneas no os exagera. Si nos tenemos que únicamente ceñir al guión y a su historia, que es obra del director James Gunn y Nicole Perlman así como de Dan Abnett y Andy Lanning (los autores del cómic original de los Guardianes de la Galaxia de 2008, en el que se basa la cinta), entonces lo que presenciamos es una historia tremendamente buena, que no decae ni un momento, con grandes dialogos, acción a raudales y las dosis perfectas de escenas épicas y de alivios cómicos para sobrellevarlas. 

Si a este le aunamos el hecho de que sus cinco protagonistas se reparten de lujo el peso de la historia, nos hace evitarnos la deblacle de tener que ver cómo la acción es secuestrada por uno de ellos. Groot y Rocket Racoon (doblados por Vin Diesel y Bradley Cooper en la versión original) son dos pesos muy pesados debido al juego que dan; Gamora y Drax  no sirven únicamente para repartir leña y lucir carne, sino que nos los actores Zoe Saldana y Dave Batista nos regalan dos personajes bastante complejos. Y como guinda, el Peter Quill de Chris Patt se encuentra entre lo encantador y lo abofeteable. Así que todos contentos. 

Además, sin ser trascendente, Guardianes de la Galaxia, articula una división completa del Universo Cinematográfico de Marvel, siendo completamente independiente del resto de películas, salvo algún easter egg perdido. Por ello, quien se haya perdido alguna de las otras películas de Marvel Studios no tendrá ningún problema para engancharse a esta película y a su continuidad. Aunque si viene de las anteriores cintas, entonces el espectador se sentirá mucho más agradecido al poder ir atando cabos por su cuenta.

Sin embargo, debido a que la película pretende ser para mayores de 13, aunque en el fondo trate de captar a públicos de todas las edades, y a que pertence al género de los superhéroes, al final lo que encontramos es que se caen en algunos convencionalismos que los más exigentes tomarán como baratos o facilongos. Sin embargo, posiblemente, los que critiquen esto lo harán porque aún piensen que La Jungla de Cristal es un drama familiar de sobremesa. 

Parecido respecto a los cómics

La maldita y eterna pregunta a la que también tendremos que contestar. Guardianes de la Galaxia no pretende literalmente adaptar ningun cómic al pie de la letra. Realmente es una adaptación bastante libre de las series cósmicas de Marvel. En su trama encontramos numerosos detalles como la prisión estelar de las Kyln (que ya vimos en la mini-serie de Thanos, de Starlin y Giffen), Xandar, el mundo de los Nova, el Imperio Kree, Estación Sapiencial (la base de los Guardianes durante la serie de 2008-2010) y otros elementos que,  para evitar spoilers innecesarios, no os comentaremos.

Paralelamente, el retrato de los personajes es bastante correcto. Es cierto que resulta ligeramente más cómico que en los cómics originales y que algunos de ellos, como Drax o Star-Lord, son despojados de su seriedad original. Pero teniendo en cuenta que las cintas de Marvel Studios son un universo paralelo al Marvel tradicional y a la línea Ultimate, ¿a quién diablos le puede molestar ésto? Sobre todo si en principio aceptamos que son versiones nuevas y no las mismas de los tebeos.

De hecho, muchos elementos clásicos como los Nova, Yondu (Michael Rooker) o el Coleccionista (Benicio del Toro) están adaptados para que sean propuestas nuevas que funcionen a las mil maravillas. Otros, en cambio, se refunden para servir de guiño, como el logo de los guardianes en los cómics o algunos personajes secundarios. No entraremos en detalle para no aguaros la sorpresa, pero hasta la escena final es un guiño descarado a los cómics de segunda y tercera línea de Marvel. 

Guardianes de la Galaxia pues, no es una lectura literal de ningún cómic en concreto. Toma elementos de Aniquilación, Aniquilación Conquista, El Imperativo Thanos y varios cómics clásicos. La película los mezcla y los funde y da como resultado a una nueva continuidad cósmica en la que por fin vemos a grandes razas galácticas como los kree o incluso al Coleccionista. y esto se agradece mucho. Los fans quedarán en este aspecto, en una sola palabra, encantados.

Espectáculo de luz, color y música

Marvel Studios no deja nada al azar. Y por eso, Guardianes de la Galaxia es práctcamente un cómic llevado a la pantalla. No nos referimos a los planos y a los encuadres, sencillamente geniales.  Tampoco decimos esto porque incluso haya secuencias con escenas ocurriendo en primer plano, mientras en segundo se desarrolla otra acción paralela. Sino que en general, la sensación que deja es la de que estamos viendo un cómic, debido al estilo narrativo trepidante y que no nos da ni un respiro. De hecho, las casi dos horas que dura la película se pasan en un suspiro. 

Además, la construcción del mundo es tan completa como compleja. Estéticamente se definen muy bien los distintos planetas y localizaciones: Sapiencial, las naves kree, Xandar... incluso la base de operaciones de Thanos, todas están muy bien definidas en cuanto a la arquitectura, el diseño y la gama de colores que se deben utilizar en cada caso. Estas elecciones además se apoyan en una compleja historia que no nos abruma, sino que vamos descubribiendo a medida que la trama avanza, desnundándose por si sóla ante nuestros ojos y revelando un rico mosaico galáctico. que aún deberemos terminar de ver en Guardianes de la Galaxia 2.  

En cuanto al sonido y la música. La elección de temas musicales de los 70/80 es un acierto bestial, que logra crear atmosferas únicas y atípicas que dotan a esta película de personalidad propia. Además, las increíbles voces de Vin Diesel y Bradley Cooper con Groot y Rocket son, posiblemente, de lo mejor de la película. Por nuestra parte no sabemos aún cómo lo habrán hecho sus actores de doblaje en España, pero desde luego tienen un listón muy alto que superar.

Y hasta aquí podemos contaros. Si queréis saber si acertamos o no de lleno, no olvidéis pasaros por el cine el 14 de agosto. Os aseguramos que no quedaréis defraudados. 

Y ahora la segunda opinión...

Crítica de Guardianes de la galaxia por Fátima Elidrissi Feito

Guardianes de la galaxia saca pecho y consigue algo inaudito: erigirse como una película autónoma a pesar de ser el décimo film del universo cinematográfico de Marvel gracias a una habilidosa e inteligente mezcla de acción, aventuras, humor y la pizca justa de romance y drama. Durante dos horas James Gunn no sólo consigue que el espectador se preocupe por el destino de unos personajes prácticamente desconocidos para el común de los mortales, sino que le mantiene pegado a la butaca en una narración que apenas concede un respiro entre hilarantes gags autoparódicos, espectaculares y destructivas persecuciones y los estremecedores esfuerzos de los protagonistas por salvar el mundo. Porque, no nos olvidemos, Guardianes de la galaxia es la historia de un grupo de marginados que emprenderá conjuntamente el camino a la superheroicidad como una forma de redimirse y dar sentido a su existencia. Para explicarlo, comencemos por el principio.

La película empieza con un momento dramático: la muerte en 1988 de la madre del joven Peter Quill. Para que os hagáis una idea del endemoniado ritmo que se gasta la película, acto seguido el niño será abducido por el alienígena Yondu (Michael Rooker), líder de un grupo de bandidos espaciales conocido como los Ravagers.

Tras esto, saltamos en el tiempo 26 años para encontrarnos con un Quill ya adulto e interpretado por Chris Pratt, un encantador forajido intergaláctico tras un misterioso orbe plateado. En este planeta abandonado Pratt nos regala su primer baile y canción ochenteros, pero la calma dura poco: liderados por Korath (Djimon Hounsou) los soldados del despiadado Ronan (Lee Pace) intentarán sin éxito frustrar los planes del protagonista.

Como muestran estos apenas primeros veinte minutos, la mayor virtud de Guardianes de la galaxia es su posmoderna habilidad para la mezcolanza. La película combina géneros, cambia el tono, mantiene la tensión y arranca más de una carcajada al espectador, dando la impresión de que todo llega sin apenas esfuerzo, algo que aporta fluidez y agilidad a la narración.

¿Dónde está mi orbe, aquí o aquí?

La cuestión es que el villano de la cinta, el kree Ronan, también quiere recuperar este curioso artefacto, en su caso para que su patrón, Thanos (Josh Brolin) le ayude a cumplir su ansiada venganza exterminando el planeta Xandar. Thanos enviará entonces a su hija adoptiva Gamora, una máquina de matar de piel verdosa interpretada por Zoe Saldana, tras Peter Quill. Pero el destino querrá que Rocket Raccoon, un brillante mapache genéticamente evolucionado al que da voz Bradley Cooper en la versión original, y su arbóreo y monotemático compinche Groot (Vin Diesel), intenten también cazar a este humano para cobrar una sustanciosa recompensa. Los desperfectos causados por el encuentro de estos cuatro personajes les llevarán a la cárcel, donde este variopinto equipo encontrará un quinto miembro en Drax el destructor (Dave Bautista).

Sin ánimo de estropear cómo avanza la trama a partir de aquí, como habréis imaginado a partir del título de la película el destino de la galaxia terminará en manos de este grupo de renegados integrado por un combo de bandidos, cazarrecompensas y asesinos, unos inadaptados que encontrarán en sus compañeros unos amigos y en esta misión un propósito para sus vidas.

Superado el inevitable mensaje moralizante de la película, vamos con las refrescantes novedades de Guardianes de la galaxia. Como podéis leer con todo lujo de detalles en nuestra crítica comiquera, el universo de la película nació en 1969 con la que sería la primera aventura de Marvel en el espacio exterior. No obstante, el guión de la película combina magistralmente referencias a la cultura pop de las últimas décadas, desde la ciencia ficción, la música o el cine en general a Star Wars, David Bowie o Kevin Bacon en particular.

Estos guiños, cameos y demás homenajes subrayan la comicidad de la película, una de las grandes bazas del film. Frente al habitual exceso de dramatismo del que suelen pecar las películas de superhéroes, Guardianes de la galaxia consigue encontrar la medida exacta de dramatismo para no agotar ni dejar indiferente al espectador. El poderoso elemento satírico del film desacraliza un género que tiende al onanismo, mofándose de los superhéroes, las historias de aventuras, el romance, el musical… ¡Si hasta se permite el lujo de interrumpir de la manera más bochornosa al villano de la película en su discurso final!

Una deconstrucción de géneros, por favor

Evidentemente no todo es perfecto y sorprende, por ejemplo, lo rápido que este grupo de villanos se asocia para decide cambiar de gremio y dedicarse a la defensa altruista del universo, culpa quizá del poco desarrollo de las motivaciones de los personajes. Pero ante la proliferación de cintas que exceden el metraje que una película de aventuras recomienda (siempre que pretenda mantener la atención de espectador), se trata de un error salvable. Porque a pesar de tanto malabarismo (o precisamente por ello) Guardianes de la galaxia es puro entretenimiento.

A todo lo dicho se suman las apabullantes escenas de acción, que sin pretender distraer al espectador le permiten por un momento olvidarse de la trama para disfrutar del increíble espectáculo pirotécnico (más en 3D) que está presenciando.


Los millones de dólares que sus predecesoras han amasado bien merecían que Disney y Marvel corrieran ciertos riesgos con esta explosiva montaña rusa que suena al Ooga Chaka de Hooked on a Feeling. Por no hablar de la presencia de secundarios de lujo como Glenn Close, John C.Reilly o Benicio del Toro.


En resumen, los ingredientes que utiliza Guardianes de la galaxia quizá no sean nuevos, pero la forma en que deconstruye y reconstruye este universo dan como resultado un genuino disfrute para los sentidos. Así que, ¿dónde está Guardianes de la galaxia 2?

Valoración

Película de acción cósmica en la que se adapta de maravilla a una serie-z de Marvel Comics. James Gunn y su equipo han logrado convertir a unos pringados en unos personajes de primera división con todas las de la ley.

Hobby

89

Muy bueno

Lo mejor

El cóctel perfecto de comedia, aventura y épica. Marvel Studios lo ha vuelto a lograr. ¡Hurra!

Lo peor

Las relación entre los personajes algo forzada. Se entiende debido a las convenciones del género.

Lecturas recomendadas