Harley Quinn: La llamada del deber - Review del tomo 4
Análisis

Harley Quinn: La llamada del deber - Review del tomo 4

Por Jesús Delgado
-

Harley Quinn: La llamada del deber es el tomo 4 de la colección de Harley Quinn de DC Comics que edita Ecc ediciones en España. En esta review os hablamos del viaje de Harley a Hollywood y de su "particular" lucha contra un marinero forzudo, amante de las algas...

¡Harley Quinn ha vuelto! Ecc ha editado recientemente el cuarto volumen de su colección, titulado Harley Quinn: La llamada del deber. En este tomo de la colección de Harley Quinn, seguimos a la ex-sicaria del Joker, recovertida en mercenaria y heroína de alquiler, cuando dos nuevos casos llaman a su puerta.

Por un lado, Harl tendrá que lidiar con peligroso marinero desbocado, perteneciente a la Edad de Plata de DC, al que unas algas alienígenas. a cuyo consumo se ha vuelto adicto, le dotan de una fuerza y resistencia sobrehumanas (sí, es tal y como os lo contamos). Pero no solo eso, cuando reciba el encargo de una conocida de uno de sus pacientes, Quinn  abandonará las torres de Nueva York para visitar Los Ángeles, con una sola intención: Conquistar Hollywood. Y si le da tiempo, rescatar a la hija de su nueva clienta.  

De este modo arranca el tomo 4 de la serie de Harley Quinn, firmada por Amanda Conner y su marido Jimmy Palmiotti, una de las más locas, divertidas y sorprenderes colecciones de DC durante su etapa del Nuevo Universo DC (The New 52), y también de las mejor valoradas. Chad Hardin y John Timms regresan como ilustradores de turno para esta ex-psiquiatra y ex-villana, reconvertida en justiciera, en una edición que añade un desternillante especial veraniego con Cat-woman y Hiedra Venenosa como invitadas estelares.

¡Eso no es cosa de risa!

¿O realmente sí? Como viene pasando con los tomos anteriores, Harley Quinn es una serie ligera que pretende tomarse a chacota a sí misma como al resto del Universo DC. En esta misma línea se construye las aventuras narradas en el tomo Harley Quinn: La llamada del deber. Con un tono de parodia de grano fino, Harl primero se burla de los estereotipos clásicos para dibujar una amenaza y hacer debutar a su banda de Harleys, su nuevo equipo para situaciones extremas, para acto seguido viajar a Hollywood antes de protagonizar el más alocado road trip de su vida junto a dos joyitas de miedo: Selina Kyle y Pamela Isley, Catwoman y Hiedra. 

¿Sois fans de Harley Quinn? Seguro que sí. ¿Pero sabéis como la crearon? Os lo contamos en este reportaje.

Con esta premisa, ya os adelantamos que estamos ante un cómic rápido, ágil, entretenido y que afortunadamente no se lee en dos patadas. Y es que, una segunda re-lectura resulta tremendamente complaciente. Sobre todo por la cantidad de detalles que a nivel narrativo, para arrancarnos una sonrisa, nos dejan caer la pareja de guionistas. Ahora bien, quien quiera solo tragedia griegas, filtros azules y chirriar de dientes... mejor que ni se acerque a este cómic, que lo mismo le sienta mal y le da un telele o algo. 

Y es que, por si no nos habíamos dado cuenta ya,  el cómic de Harley Quinn es ante todo comedia y buen rollo. No pretende reinventar la rueda, sino brindar un rato agradable a sus lectores. Y esto lo sigue consiguiendo sobradamente sus responsables. Además, el buen gusto con el que tratan temas como la identidad sexual o de género, resulta muy elogioso.

Sin regodearse ni ocultarlo, sino de manera totalmente natural y nada artificial, la serie Harley es escaparate para diversos grupos humanos, tratando dentro de la comedia, ser reflejo de la realidad social de EEUU a día de hoy. Esto implica que también vemos representantes de minorías étnicas a tutiplén, así como numerosos personajes femeninos de cierto peso en la historia, ninguno de ellos metido con calzador para adaptarse a las cuotas malditas de representación. 

Además, al margen de estas consideraciones, el tándem Palmiotti/Conner tiene muy buen tino a la hora de separar entre las grandes sagas, el nivel de integración de sus personajes en ellas y su papel en el mundo. En este aspecto, los guionistas saben como jugar con el status de Harley, emancipada del Joker y a la vez miembro del Escuadrón Suicida, en tanto tiene sus propias historias. Esto implica que algunas de las cosas que aquí pasan siguen siendo canon, pero no rompen con el cuadro global del rumbo del Universo DC. Sirva por ejemplo la presencia de un Bizarro en esta historia o el cameo de cierto miembro de la Fuerza Especial-X. 

Dicho todo esto, también de hablar de Hardin y Timms quienes ya reconocemos prácticamente como los dibujantes oficiales en este punto de la serie. Cada uno dibuja con su propia estilo, reconocible y bien diferenciado a Harley y a su entorno. Pero ninguno disgusta. De hecho, vemos como cada cual dentro de la temática ligera de Harley, se adapta con más o menos soltura a un tipo de historia concreta. A Hardin le disfrutamos más en historia con algo de exageración y parodia, mientras que Timms funciona muy bien cuando Harley Quinn salta a escenarios que requieren un toque más dinámico para mejorar la acción. Aún así, más de uno, como que aquí firma, sigue enamorado de las portadas de Amanda Conner que pueden verse y disfrutarse en las páginas interiores del tomo. 

Por todo lo expuesto, si lo que queréis es pasar un rato agradable, partiros la caja con las gamberradas de Harl y desconectar un rato, tenemos claro que os hemos de recomendar Harley Quinn: La llamada del deber y los tomos anteriores de su colección. 

Harley Quinn: La llamada del deber es el cuarto tomo que recopila la serie regular del personaje durante la etapa del Nuevo Universo DC. Podéis encontrarlo ya en librerías especializadas y grandes superficies por 17,95 euros.

Harley Quinn: La llamada del deber - Review del tomo 4

Además, si habéis disfrutado de esta crítica, pero queréis saber más sobre la serie, podéis leer las anteriores reviews:

Valoración

Harley sigue haciendo de las suyas. Divertida e irreverente, sacude una buena patada a los cimientos de los cómics con sus hilarantes peripecias.

Hobby

78

Bueno

Lo mejor

Harley haciendo cosas de Harley, y mientras tratando de ser "la buena". Los surrealistas crossovers que se marca y sus giros de guión.

Lo peor

No es un título recomendado para alguien que insista que los superhéroes son serios, amargados, adultos y oscuros. Se expone a un infarto leyéndolo.

Lecturas recomendadas