Harry Potter y el misterio del príncipe
Análisis

Harry Potter y el misterio del príncipe - Crítica de la película

Por Luis López Zamorano
-

Harry Potter y el misterio del príncipe fue la sexta película de la serie Harry Potter. Con motivo del estreno de Animales Fantásticos y dónde encontrarlos, recordamos esta película, continuando así con nuestro ciclo de críticas sobre la antología original del mago más famoso del cine fantástico. Con permiso de Gandalf, claro.

Corría el año 2009 cuando David Yates nos presentó Harry Potter y el misterio del príncipe. Habían pasado dos años desde que el director se estrenara en la saga del mago de Hogwarts y Yates estaba por demostrar que era capaz de aprender de sus errores y crear una película realmente interesante basada en una de las novelas escritas por J.K Rowling. Para ello, Warner Bros. encargó a Steven Kloves que se encargase del guión de la película, volviendo a la saga tras no haber participado en Harry Potter y la Orden del Fénix. Como resultado, Potter recuperó la magia perdida y volvió a contar con una historia interesante.

La vuelta de la magia

Si en nuestra crítica de Harry Potter y la Orden del Fénix nos quejábamos de que David Yates no había sabido dosificar bien el humor, creando escenas absurdas que nada aportaban al film, en esta ocasión debemos decir que ocurre todo lo contrario. El director parece haber aprendido de su experiencia y ahora, la mayoría de estas escenas en clave de humor aportan algo. Harry Potter y el misterio del príncipe sigue contando con fases en las que sus protagonistas exploran su adolescencia, muchas, pero en esta ocasión están bien hiladas.

Estas escenas nos sirven para conocer mejor los sentimientos de Hermione Granger y Ron Weasley, así cómo los de Harry Potter y Ginny Weadley, que por fin empieza a tomar algo de protagonismo. Por desgracia, el tratamiento de estas escenas de corte más adolescentes hacen que David Yates recorte partes más interesantes del libro y ponga menos interés en la trama de los Horrocruxes. Eso sí, no se hacen pastelosas y absurdas. Cada escena está bien cuidada y tiene la duración idónea para no sacar al espectador de la trama principal ya que, en su mayoría, acaban enlazando con algún acontecimiento importante.

Precisamente en ello se nota que la saga se va volviendo más oscura según se va acercando hasta su final, recordemos que estamos ante la película basada en el penúltimo libro de Harry Potter, aunque del último se fueran a hacer dos películas. Las preocupaciones de Harry Potter por el regreso de Lord Voldemort son ahora más serias y Draco Malfoy se termina por descubrir al fin como el gran enemigo que estaba llamado a ser desde que le vimos por primera vez Harry Potter y la piedra filosofal.

Harry Potter y el misterio del príncipe

Draco ahora es un mortífago y sobre él recae gran parte del peso argumental de Harry Potter y el misterio del príncipe. Hay que destacar que las dotes interpretativas de Tom Felton crecen enormemente en este film y que sabe llevar bien el peso de un personaje tan oscuro como el que le toca interpretar en esta ocasión.

Del mismo modo, la evolución interpretativa también se deja ver claramente en Emma Watson que, si en Harry Potter y la Orden del Fénix decíamos que apena destacaba, en Harry Potter y el misterio del príncipe se come la pantalla (mención especial aquí a la escena en la que llora junto a Potter por la frustración del amor adolescente).

Pero de vuelta a la trama de Harry Potter y el misterio del príncipe, hay que destacar que ahora todo se narra de una forma mucho más sencilla que en su predecesora. El argumento principal es igual de complejo, pero la forma de tratarse está mucho más cuidada, se nota la mano de Kloves en el guión. Y es que la película está llena de saltos temporales que nos explican el pasado del joven mago Tom Riddle, que finalmente se convertiría en Voldemort, y que nos ayudan a comprender mejor el inmenso poder que tiene el Señor Tenebroso y por qué hay que temer su nombre. Por tanto, Harry Potter y el misterio del príncipe cuenta con uno de los argumentos más importantes e interesantes de toda la antología ya que nos ayuda a comprender bien las motivaciones del principal villano y cuáles son sus puntos débiles.

Harry Potter y el misterio del príncipe

Además, el ritmo de la cinta está bien tratado. Desde los primeros minutos ya nos queda claro que vamos a ver una película oscura maquillada con algún toque de humor, en su mayoría dados a la perfección por Jim Broadbent como Horace E. F. Slughorn, el nuevo profesor de pociones de Harry y compañía. Unos toques de humor que acompañan durante gran parte del metraje con pequeñas dosis hasta llegar al gran final. ¡Y qué final!

Harry Potter y el misterio del príncipe cuenta con uno de los finales más impactantes y apoteósicos de la antología, por no decir el más. Aquí es donde de verdad se gustan los actores participantes y donde personajes como Severus Snape, que está interpretado a la perfección de nuevo por Alan Rickman, vuelven a asombrarnos y a demostrar que son imprescindibles para entender el universo de Harry Potter.

Creando un mundo mágico

Si durante todo el texto hemos estado destacando la mejor labor de Yates en el montaje final de la película con respecto a su trabajo en la anterior entrega, también tenemos que destacar su buen hacer en los aspectos técnicos del film. Una vez más, cada plano de Harry Potter y el misterio del príncipe está perfectamente mimado. Tan bueno fue el trabajo de su director aquí que la película fue nominada al premio Oscar a la mejor fotografía.

Los efectos especiales vuelven a estar a un gran nivel de realismo y nos dejan momentos visuales realmente memorables. Algo que también ocurre con el aspecto sonoro de Harry Potter y el misterio del príncipe. David Yates volvió a confiar en Nicholas Hooper para componer la banda sonora original de la película y el resultado fue tan bueno que hasta recibió una nominación para los premios Grammy.

Harry Potter y el misterio del príncipe

Conclusión

Harry Potter y el misterio del príncipe es una de las mejores películas de la antología. Ya no sólo porque su argumento sea clave para comprender tanto el principio como el final de la saga, ya que profundiza en la figura de Voldemort antes de ser el gran villano que todos temen, sino porque técnicamente es una de las más completas. El montaje es claramente superior al de Harry Potter y la Orden del Fénix, ya no dan ganas de desconectar con tanta frecuencia, y los planos elegidos son capaces de mantener pegado a la pantalla a todo amante del séptimo arte y de la fotografía.

Además, los jóvenes protagonistas ya se confirman como pequeños grandes actores y tanto Daniel Radcliffe como Rupert Grint y, especialmente, Emma Watson y Tom Felton demuestran su crecimiento artístico, mientras que actores de renombre como Michael Gambon y Alan Rickman vuelven a comerse la pantalla.

En definitiva, Harry Potter y el misterio del príncipe podría ser más fiel al libro y centrarse un poco menos en las historias amorosas de los estudiantes de Hogwarts, pero no es una película que decepcione en absoluto ya que, cuando tiene que centrarse en lo realmente importante, lo borda.

Harry Potter y el misterio del príncipe

¡No guardéis la varita!

En los próximos días seguiremos analizando todas las películas del mago en nuestro especial críticas de Harry Potterpara que estéis al día de cara al estreno de Animales Fantásticos y dónde encontrarlos. Seguro que Albus Dumbledore está encantado de teneros de nuevo en Hogwarts.

Valoración

Una de las mejores películas de la saga. Combina a la perfección una trama oscura con momentos más cómicos y desenfadados. Los actores brillan en cada secuencia y, aunque se salta partes importantes del libro, el resultado final es muy satisfactorio.

Hobby

86

Muy bueno

Lo mejor

El montaje, el apartado técnico y la interpretación de todos los actores principales y secundarios.

Lo peor

Se salta partes del libro, tal vez se centre demasiado en los romances juveniles.

Lecturas recomendadas