Análisis

Headhunters: crítica de una gran sorpresa

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: Roger Brown, un arrogante cazatalentos, vive rodeado de lujo con su deslumbrante esposa Diana. Lo que ella no imagina es que para mantener esa vida Roger roba obras de arte. Su ambición parece imparable hasta que conoce a Clas Greve, que dice tener un cuadro de Rubens desaparecido en la 2ª Guerra Mundial.2012 – DIRIGIDA POR Morten Tyldum– PROTAGONIZADA POR Aksel Hennie, Synnøve Macody Lund, Nikolaj Coster-Waldau.

Con un comienzo claramente orientado al suspense en el que Roger Brown se presenta a sí mismo con un afortunado ladrón de guante blanco con una doble vida, pronto Headhunters da un giro hacia la comedia negra y el thriller violento. Y lo hace de una manera natural que atrapa totalmente al espectador sin darle apenas un respiro. La espiral de violencia se intensifica de tal modo que roza el gore más salvaje, pero lo hace de una forma tan elegante y humorística que, afortunadamente, llega a buen puerto sin problemas.

La clave es un guión sólido, un reparto excepcional y una mezcla de géneros que mantiene al espectador clavado a la butaca hasta el final arrancándole incluso alguna sonrisa de cuando en cuando. Todo ello sin perder de vista la evolución del personaje principal. La película se basa en el libro homónimo de Jo Nesbø, galardonado como mejor novela del año en 2011 en Noruega. El éxito editorial fue prácticamente inmediato alcanzando el primer puesto en la lista de los libros más vendidos en Suecia la misma semana de su lanzamiento.

Una buena dosis de realismo y patetismo

El espectador de hoy ha perdido la inocencia. Ya no le vale que se lo den todo mascado, por eso da gusto ver una película en la que levantar un cadáver cuesta trabajo, en la que un corte sangra y una herida no se cura de una escena para otra. Las heridas de Roger en concreto, son más profundas de lo que parecen porque tienen su origen en la necesidad de cambiar y aceptarse a sí mismo.

Tyldum tiene la gran virtud de hacernos sentir empatía por un tipo que en un principio, como poco, presenta una moral cuestionable. El ritmo de la película avanza con su protagonista, al que literalmente veremos “volver a nacer” entre sangre y sudor, una de las metáforas visuales más intensas que podemos encontrar en la película. De tiburón empresarial a proscrito anónimo, Roger necesitará desprenderse de su coraza de autocomplacencia para tener una vida real.

Lo escatológico juega un papel tremendamente importante, no sólo por su presencia física en la trama sino por su implicación como proceso de desintegración del personaje.

Sexo, dinero, poder... y otros peligros para tu reputación

Como bien nos enseña Headhunters, es la reputación la que permite que el cuadro de un artista valga una fortuna o que un directivo quintuplique sus ingresos en un par de años. Sin embargo, también nos muestra todo aquello que puede destruirla: la traición, los celos, la ambición… Y será de ese proceso de destrucción del que Roger tenga que salir aplicando su ingenio.

Fuera del entorno de las apariencias en el que tan cómodo se encuentra, la pátina azulada de los despachos se desvanece para dar paso a una paleta de colores más variada. Para los pedantes que hablan de frialdad nórdica hay que decir que la puesta en escena, si bien es rigurosa pues no deja al descuido un solo detalle, también es tremendamente cercana. Consigue crear ambientes muy distintos, algunos de divertida sordidez, como la casa de Ove, el compinche de Roger, que no duda en satisfacer a los voyeurs con vídeos caseros picantes de una prostituta rusa (ahí es nada).

Otros toques de humor más blanco, sorprenden por inesperados y originales, aligerando la carga dramática y la acción que envuelven al protagonista. Fantástica la persecución en la que Roger tiene que enfrentarse con un perro agresivo e impagable la escena en la que se bebe una San Miguel mientras comprueba con asombro el pasado de ese tal Clas Greve que se cuela en su vida de repente para zarandearla.

El empaque físico de Nikolaj Coster-Waldau (Juego de tronos, Blackthorn), le ayuda sin duda a construir un personaje tremendamente fuerte que removerá los cimientos de la sólida vida de Roger. También la esbelta y bellísima Synnøve Macody Lund realiza un gran trabajo como catalizador de todos los actos de su marido, ¿late bajo toda la trama una historia de amor? Tendréis que ir al cine para comprobarlo.

Valoración

Con una trama urdida con gran pericia, Tyldum extrae la quintaesencia del thriller. El frenético ritmo y las claves narrativas impulsan una violenta historia que no deja a nadie indiferente. Sin duda, uno de los mejores estrenos del año.

Hobby

90

Excelente

Lo mejor

Que todo casa al final, incluso lo que parecía imposible.

Lo peor

Que se la compare con Millenium. Hablar de la novela nórdica como un cajón estanco es absurdo.

Lecturas recomendadas